Maltrato a inmigrantes continúa bajo gobierno de Obama

Univision.com* | Mar 22, 2011 | 3:48 PM

Gobierno no garantiza el debido proceso a los extranjeros sin papeles

WASHINGTON – En un duro revés para su política migratoria, el gobierno del presidente Barack Obama recibió un severo informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el que se denunciaron las criticas condiciones en las que viven inmigrantes detenidos en cárceles de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), y el deterioro del debido proceso a los extranjeros durante el proceso de encarcelamiento y deportación de Estados Unidos.
Si bien el documento señala que la administración de Obama mejoró el trato a los inmigrantes indocumentados –en comparación con lo actuado por la administración republicana de George W. Bush (2001-2009)-, denunció que  el avance no fue lo suficiente, y que éstos (los extranjeros sin papeles de estadía legal) siguen sujetos a vejaciones.
El extenso informe de la CIDH, entidad que depende de la Organización de los Estados Americanos (OEA), fue elaborado tras varias visitas a seis centros de detención de inmigrantes y entrevistas con funcionarios, expertos, detenidos y familiares.
La Comisión detalló que el documento da cuenta de condiciones precarias de inmigrantes detenidos, falta de acceso a abogados y capturas discriminatorias basadas en la raza.
"Hemos visto una cierta evolución con respecto al tratamiento de migrantes bajo la actual administración, pero nos parece que es todavía claramente insuficiente", dijo en teleconferencia el presidente de la CIDH, Felipe González.
Tratados como criminales
La CIDH apuntó que Estados Unidos tiene el patrón de someter a detención a los inmigrantes sin papeles, una situación que, subrayó, debería ser una excepción en casos de estricta necesidad. Agregó que las personas detenidas por las autoridades federales de inmigración reciben un trato como si estuvieran "imputadas por delitos penales, cuando en realidad no se trata" de esa situación.
Añade que es "preocupante la ausencia de un sistema de detención auténticamente civil, con las condiciones generales compatibles con la dignidad y el trato humano".
Desde principios de su gestión, que arrancó el 20 de enero de 2009, la Administración de Obama ha reiterado que su política es la de enfocarse en la detención y deportación de inmigrantes indocumentados que representen un peligro para la sociedad. Este grupo lo integran principalmente extranjeros con orden de deportación vigente o que hallan cometido delitos criminales.
Durante el año fiscal 2010 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deportó a más de 392 mil extranjeros –la cifra más alta en la historia- y de ellos cerca de 195 mil no tenían antecedentes criminales.
Arrestos desproporcionados
La CIDH dijo estar convencida de que “en muchos casos, y probablemente en la mayoría de ellos, la detención constituye una medida desproporcionada” y que los programas de alternativas a la detención “configurarían una opción más equilibrada a fin de dar cumplimiento al interés legítimo del Estado de asegurar el cumplimiento de la normativa migratoria”.
Pero en aquellos casos en que la detención sea estrictamente necesaria, la CIDH consideró en su informe “preocupante la ausencia de un sistema de detención auténticamente civil, con las condiciones generales compatibles con la dignidad y el trato humano, así como aquellas condiciones especiales propias de una detención no punitiva”.
Dijo que observa con preocupación que para la administración y el cuidado personal de las personas migrantes detenidas, “se recurre con frecuencia a contratistas privados, sin que se cuente con información suficiente sobre los mecanismos de supervisión”.
En otra parte del informe se lee que la Comisión considera preocupante el impacto que tiene la detención en el debido proceso, principalmente en el derecho a acceder a un abogado, y por tanto, en la posibilidad de ser liberado.
Urgen mejores programas
La OEA estimó que a fin de garantizar de mejor manera el derecho a la representación legal y eventualmente al debido proceso, “se necesitan programas más sólidos sobre alternativas a la detención”, y que el Programa de Orientación Legal debe ser expandido a todo el país.
La CIDH también observó con preocupación “la falta de representación legal suministrada de oficio para casos de niñas y niños no acompañados, inmigrantes con enfermedades mentales y otras personas incapaces de representarse a sí mismos”.
Asimismo, la Comisión consideró preocupante el rápido incremento de la subcontratación de agencias de ciudades, condados y Estados, a fin de ejecutar las leyes migratorias civiles, y dijo que había hallado que ICE no ha desarrollado un sistema de supervisión y rendición de cuentas apropiado para garantizar que estas asociaciones con agencias locales y estatales no apliquen las disposiciones migratorias de manera discriminatoria recurriendo al uso de perfiles raciales, y para garantizar que sus prácticas no utilicen la supuesta investigación de delitos como pretexto para perseguir y detener inmigrantes indocumentados.
Los centros visitados
La OEA dijo que para la elaboración del informe expertos de la CIDH visitaron seis centros de detención para inmigrantes: Southwest Key Unaccompanied Minor Shelter (Phoenix, Arizona); Florence Service Processing Center (Florence, Arizona); Pinal County Jail (Florence, Arizona); T. Don Hutto Family Residential Center (Taylor, Texas); Willacy Detention Facility (Raymondville, Texas); International Education Services Unaccompanied Minor Shelter (Los Fresnos, Texas).
Indicó que los investigadores celebraron audiencias temáticas, tomaron testimonios a inmigrantes que habían estado detenidos y a sus familiares, consultaron a expertos en inmigración en Estados Unidos, organizaciones no gubernamentales e internacionales que trabajan en el tema, abogados y defensores y defensoras de los derechos de las personas migrantes, y elaboraron un cuestionario para que fuera respondido por el Estado y por personas y organizaciones de la sociedad civil.
ICE cuenta con al menos 346 centros de detención en Estados Unidos, según datos del DHS.
La Comisión agradeció al gobierno la colaboración prestada para la realización de las visitas a los centros de detención y por la disposición para colaborar con la investigación.
Lo habían advertido
A finales de 2009 la CIDH emitió un informe premilitar con conclusiones similares: que en las cárceles de ICE los inmigrantes sin papeles son mantenidos en "condiciones inaceptables" y que en algunos casos el derecho al debido proceso "ha sido afectado".
La mayoría de las cárceles auditadas por la Comisión fueron creadas o reformadas bajo la administración del ex presidente George W. Bush (2001-2009).
"La frecuente subcontratación del personal de tales instalaciones a través de compañías correccionales privadas generan obstáculos considerables para que la atención ofrecida a los migrantes detenidos resulte compatible con sus derechos humanos básicos", precisó la OEA.
Con reos peligrosos
En el informe premilitar, la Comisión determinó que dos tercios de los inmigrantes detenidos por el ICE se encuentran confinados en recintos carcelarios estatales y municipales y no en sitios especializados, una situación que calificó de lamentable.
En cuanto a los indocumentados homosexuales, transexuales o enfermos mentales, la Comisión reveló que éstos son mantenidos incomunicados con el alegato de protegerlos por su vulnerabilidad, pero en realidad esa es "una manera de castigar a las víctimas", denunció.
Otro delicado aspecto visto y constatado por los expertos de la OEA en 2009 fue la falta de acceso a abogados de los menores detenidos.
En su gran mayoría, los menores deben defenderse por sí mismos, resaltó la CIDH con honda preocupación.
Dijo además que la Border Patrol (Patrulla Fronteriza) no hace las preguntas pertinentes cuando detiene a menores indocumentados para determinar si son víctimas de tráfico de personas o califican para solicitar asilo en Estados Unidos.
Drama de familias presas
El reporte de 2009 también señaló que en los centros de detención de ICE para familias "las condiciones observadas no cumplen con los principios aplicables a la detención de solicitantes de asilo bajo el derecho internacional".
Subrayó que, de acuerdo con los datos proporcionados por el gobierno, el 90% de las familias que se encuentran en el centro de detención de Hutto, Texas, son solicitantes de asilo.
En otra parte del documento, la Comisión manifestó su preocupación por la falta de acceso adecuado a asesoría legal para los menores de edad no acompañados que son detenidos por las autoridades en territorio estadounidense.
Durante el gobierno de Bush, el DHS determinó que los solicitantes de asilo que no tienen la capacidad de demostrar una identidad sean encarcelados hasta que sus procesos sean investigados y resueltos. Si el dictamen es favorable, la familia es liberada y obtiene el amparo del gobierno. Si el caso se pierde, la familia es deportada de inmediato.
Defensores de los derechos de los inmigrantes han reiterado que personas que buscan asilo vienen huyendo de sus países para salvar sus vidas y las vidas de sus familias, y que en ese esfuerzo no todos pueden probar adecuadamente sus identidades cuando ingresan a Estados Unidos. Esa carencia, advierten, no debe ser motivo para tenerlos presos mientras los casos son investigados.
©Univision.com*
Commentarios