'Rey del tomate' es alcalde de Jerez

EFE | Jul 06, 2004 | 10:37 AM

Esfuerzo sostenido

ZACATECAS, México - Andrés Bermúdez quien hizo realidad el "sueño americano", al cruzar a EU como indocumentado y convertirse en un próspero empresario tomatero, cumplió su "sueño mexicano": ser alcalde del pueblo que le vio nacer.
En su segundo intento, el "Rey del Tomate", como le conocen todos en su pueblo, Jerez, de 60 mil habitantes, obtuvo una victoria incontestable que sus enemigos políticos le habían negado en 2001, porque no había cumplido con el plazo de residencia en México desde su retorno.
Bermúdez se define a sí mismo como "antipolítico", muy tenaz, y considera innecesario conocer la alta política para ejecutar sus proyectos.
Lo que sabe hacer Bermúdez es tan simple como cultivar huertas de tomate, una actividad a la que se dedicó con pragmatismo e inteligencia y que le convirtió en uno de los emigrantes mexicanos más exitosos de EU.
Como miles de personas en Zacatecas, en el centro del país, Bermúdez partió hace tres décadas, cruzó la frontera escondido en el maletero de un automóvil, y "sin papeles" y pese a su vida clandestina en Carolina del Norte, logró amasar una fortuna superior a los veinte millones de dólares a fuerza de trabajo y tesón.
Su éxito se forjó con la venta de un revolucionario sistema para lograr grandes producciones de tomate que le hicieron acreedor del sobrenombre con el que se le conoce.
La fortuna no le alejó de su gente, ni olvidó su pueblo, ni su compromiso con su país, y regresó a México con pretensiones de ser alcalde.
El primer asalto al poder lo dio en 2001: derrotó a los grupos internos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que se oponían a su candidatura y en julio ganó donde debía, en las urnas.
Pero la osadía de este emprendedor quedó truncada por el sempiterno Partido Revolucionario Institucional (PRI), que siempre había gobernado Jerez y se tomó la derrota como una afrenta.

El "voto de castigo"

Todo estaba preparado para la llegada del "Rey" a la presidencia municipal pero los priístas impugnaron su victoria alegando que tenía la doble nacionalidad y no cumplía con el año mínimo de residencia en México que exige a cualquier candidato el Código Electoral de Zacatecas.
Bermúdez admitió que residía en Sacramento (EU) y ese argumento, y no el hecho de que hubiese adquirido la nacionalidad estadounidense, sirvió al tribunal electoral para aceptar la demanda que puso el PRI y desbancarlo.
A fines de agosto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló su victoria y designó como presidente municipal al suplente, Ismael Solís Mares.
Esto propició el malestar de los mayoritarios seguidores del "Rey del Tomate", quienes bloquearon el acceso a la Alcaldía durante varios días sin lograr la revocación de la decisión del TEPJF.
Los fieles al "Rey" acudieron al Palacio Legislativo de Zacatecas el 8 de septiembre de aquel año, día en que el gobernador Ricardo Monreal Ávila rendía su tercer informe de gobierno, para lanzarle tomates podridos, todo un gesto de apoyo a Bermúdez.
A pesar de la presión popular, su victoria fue anulada y el "Rey del Tomate" se declaró hastiado de la política, aunque confesó que no cejaría en su empeño de buscar la presidencia municipal.
El PRD le cerró las puertas esta vez pero el conservador Partido de Acción Nacional (PAN) ofreció a este empresario la candidatura que le ha convertido en alcalde tres años después del primer intento.
Durante la jornada electoral el nerviosismo se reflejó en la cara del "Rey del Tomate": "Es que esto no es fácil", se repetía una y otra vez a la espera de conocer los resultados definitivos que a la postre le convertirían en máximo gobernante municipal.
Tras el éxito, Bermúdez señaló que éste deriva del "voto de castigo" que la gente le dio al PRD por no haberle defendido ni permitido ser alcalde en 2001.
©EFE
Commentarios