Kerry eligió a Edwards de vicepresidente

Univision.com y Agencias | Jul 06, 2004 | 8:50 AM

Se define la fórmula demócrata

WASHINGTON - El candidato presidencial demócrata John Kerry anunció el martes que el senador John Edwards será su compañero de fórmula en las elecciones estadounidenses de noviembre.
"El senador John Edwards me acompañará en la fórmula demócrata como candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos", dijo Kerry una presentación pública en Pittsburgh, en la que también mencionó a su esposa Teresa Heinz.
"Teresa y yo no podríamos estar más entusiasmados en que John y Elizabeth Edwards nos acompañen en este viaje para hacer un Estados Unidos más fuerte en casa y más respetado en el mundo", agregó Kerry.
Martes agitado
Varias cadenas de televisión dieron a primera hora del martes la información antes de que Kerry hiciera el anuncio oficial a través de un correo electrónico a millones de sus seguidores.
Los otros nombres que estuvieron como posibles compañeros de fórmula de Kerry fueron Richard Gephardt, el ex jefe de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes y el gobernador de Iowa (centro), Thomas Vilsack.
Incluso hubo especulaciones sobre la posiblidad de que la Senadora de Nueva York, Hillary Clinton, fuera nominada, pero nunca hubo más que especulaciones al respecto.
Reunión secreta
Kerry, se reunió con el senador Edwards la semana pasada, cuando éste estaba de vacaciones en Disney World, y añadió más intriga sobre quién sería su fórmula vicepresidencial para la campaña.
"Todavía no me he decidido y continuaré manteniendo este asunto en privado", había dicho Kerry el lunes durante una entrevista radial. Desde que Kerry se aseguró la candidatura de su partido en marzo, su equipo de trabajo nunca reveló pistas sobre quién podría ser el elegido.
Dos personas cercanas a la campaña de Kerry, quienes hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que Edwards interrumpió sus vacaciones familiares y viajó el jueves desde Florida a Washington para reunirse en secreto con el candidato presidencial.
Dijeron que la reunión fue muy positiva y que las posibilidades de Edwards de ser vicepresidente habían crecido. Sin embargo, en ese momento indicaron que no era el único potencial candidato que se había reunido con Kerry.
El papel de Edwards
Durante las primarias del partido celebradas en el primer semestre del año, Edwards ganó una sola elección, pero atrajo la simpatía de buena parte de los demócratas, aún quienes no votaron por él, por su imagen positiva y su discurso sobre problemas del país, sin ataques personales a los otros candidatos.
Edwards siempre se mantuvo como el favorito entre muchos activistas demócratas, por su físico joven, su buena educación y el mensaje que llevó durante las primarias demócratas: los "dos Estados Unidos", uno para los ricos y otro para los demás.
Sin embargo, otros discrepaban de Edwards, de 51 años, por tener un solo mandato como senador y por falta de experiencia en asuntos internacionales, ya que no consideran que tendría el empaque para ser presidente en caso de la muerte, renuncia o desafuero de Kerry.

Empate virtual en los sondeos

Por otro lado, y a cuatro meses de las elecciones presidenciales del 2 de noviembre, el actual presidente, el republicano George W. Bush y su adversario demócrata (Kerry) avanzan parejos en los sondeos.
"No tiene precedentes", destacó Stephen Hess, experto de la Brookings Institution en Washington, un centro de estudios que ha seguido todas las elecciones presidenciales estadounidenses desde hace 50 años.
Bush parece haber recuperado un poco el paso luego de un momento crítico en mayo pasado, gracias a la mejora de la situación económica y del traspaso de la soberanía en Irak a un gobierno interino después de más de un año de ocupación.
Kerry a su vez ha superado sus limitaciones en cuestiones de dinero, recolectando fondos de sus seguidores en los últimos tres meses, tal como ha hecho el presidente saliente con los republicanos.
Según los últimos sondeos, la medición de popularidad de Bush permanece por debajo del 50 por ciento. La historia electoral estadounidense reciente demuestra que ningún presidente saliente es reelecto si menos de la mitad de los ciudadanos está satisfecho con su administración, a cuatro meses del escrutinio.
Los analistas republicanos consideran que no son tanto los números de popularidad los que hay que observar, sino la diferencia entre los electores satisfechos y los que no lo están.
Un sondeo reciente realizado por el instituto republicano Tarrance para la George Washington University, indica que un 51 por ciento de los estadounidenses están insatisfechos con el presidente saliente y que un 48 por ciento están satisfechos.
Considerando las seis últimas elecciones presidenciales desde 1980, esta diferencia -en un sentido o en otro- permanecía superior a 10 puntos, a cuatro meses de la elección, lo que hace a esta diferencia insignificante, subrayó Ed Goeas, director de este instituto.

En manos de los indecisos

Hess considera también como débil la tasa histórica de electores que se presentan como indecisos.
"En general a esta altura de la campaña, cerca de un tercio del electorado no ha tomado aún una decisión. Actualmente, es más de un 20 por ciento , no dejando casi margen de maniobra para los candidatos. Si se pregunta a ese 20 por ciento hacia qué lado se inclinan, se dividen equilibradamente y si observamos más en detalle su composición, nos damos cuenta que de todas maneras no van a votar", subrayó.
En junio Bush se dedicó esencialmente a Irak, multiplicando los desplazamientos al extranjero para reunir apoyo internacional para el gobierno interino creado por Washington en Bagdad.
Estados Unidos afirma haberlo logrado con la aprobación unánime del Consejo de Seguridad de la ONU a principios de junio de una resolución de apoyo y la decisión esta semana de la OTAN de participar en la formación de las fuerzas de seguridad iraquíes.
La administración Bush manifestó también su deseo de no avivar las tensiones internacionales, en especial con Francia, una clara marcha atrás luego de la política de confrontación seguida en 2002 y 2003.
Esta táctica pretende dejar sin argumentos a los demócratas, que acusan al presidente republicano de haber aislado a Estados Unidos en la escena internacional.
Kerry debe aprovechar la convención de su partido a finales de julio en Boston (noreste), en su feudo de Massachusetts, donde será formalmente investido como candidato de los demócratas, al igual que su compañero de fórmula, que aún no escogió.
La convención republicana se realizará a finales de agosto en Nueva York, tres años después de los atentados terroristas del 11 de setiembre de 2001 que dejaron casi 3 mil muertos en esa ciudad y Washington.
©Univision.com y Agencias
Commentarios