Cuba condena a 15 años de prisión a contratista estadounidense Alan Gross

Univision.com y Agencias | Mar 12, 2011 | 3:42 PM

Atentado contra la seguridad

LA HABANA - El contratista estadounidense, Alan Gross, fue condenado a 15 años de prisión por  trabajar para Estados Unidos en un proyecto de redes informáticas clandestinas contra el Gobierno cubano, que lo considera un atentado contra la seguridad del Estado, indicó el sábado una nota oficial sobre un caso que tensado las relaciones entre los dos países.
El Tribunal de La Habana halló responsable a Gross, de 61 años y arrestado en la isla hace 15 meses, de los delitos "contra la independencia o integridad territorial", según una nota oficial difundida en el noticiero de televisión, una semana después de concluido el juicio.
"Al tomar esa decisión el Tribunal tuvo en cuenta las numerosas pruebas testificales, periciales y documentales, practicadas en el juicio oral, en especial las presentadas por la Fiscalía que demostraron la participación directa del contratista norteamericano en un proyecto subversivo del Gobierno de Estados Unidos para tratar de destruir la revolución", subrayó la nota.
El estadounidense, de 61 años arrestado el 3 de diciembre de 2009, llegó a Cuba con equipos de telecomunicaciones a nombre de la Development Associates International (DAI), una firma que presta servicios a la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) con el objetivo de implementar programas de apoyo a la democracia y que la isla denuncia sistemáticamente como una pantalla para financiar actividades antigubernamentales.
Al comenzar el proceso la Fiscalía había pedido 20 años de cárcel por el delito "de actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado", contemplado en el código penal de la isla.
"Durante la vista del juicio oral el acusado reconoció haber sido utilizado y manipulado" por la agencia la USAID, indicó el comunicado oficial de este sábado.
Juicio de dos días
Gross tuvo su presentación en la corte el viernes y sábado de la semana pasada, cuando los jueces escucharon las declaraciones de 10 testigos y nueve peritos; así como la presentación de pruebas documentales, según un reporte oficial de entonces. La prensa internacional no tuvo acceso tribunal, pero la familia del inculpado y diplomáticos sí.
Entre los testigos estuvieron miembros de la comunidad judía de la isla pues la DAI aseguró que la infraestructura de su contratista era para ellos. Aunque se desconoce con exactitud su testimonio, líderes hebreos habían rechazado públicamente este argumento.
El jueves, mientras se esperaba la resolución del tribunal, la secretaria estadounidense de Estado Hillary Rodham Clinton exhortó a Cuba a libera al contratista y acusó a las autoridades judiciales de la isla de cometer una "injusticia" contra Gross.
Según el comunicado oficial, Gross "podrá interponer en su momento recurso de casación (un tipo de apelación) ante la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo".
Según la sentencia, Gross buscaba ese objetivo con "el empleo de sistemas de infocomunicaciones fuera del control de las autoridades para promover planes desestabilizadores contra diversos sectores sociales".
Washington lo reconoce como empleado de la empresa subcontratada por la USAID, pero afirma que ayudaba a judíos en Cuba a comunicarse con el exterior dándoles celulares y computadoras, aunque representantes de esa comunidad lo niegan.
Fricciones entre La Habana y Washington
La defensa pública de Gross estuvo a cargo de la abogada cubana Nuris Piñero, quien representa también a las familias de cinco cubanos presos en Estados Unidos hace 12 años, bajo cargos de espionaje y cuya liberación reclama Cuba al señalar que eran agentes, pero no para espiar a Estados Unidos, sino a grupos anticastristas de Miami.
El caso de Gross frenó el acercamiento que habían iniciado Cuba y Estados Unidos, sin relaciones diplomáticas desde 1961, con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca a inicios 2009.
Mientras Gross esperaba el fallo del Tribunal, Cuba arreció durante esta semana sus acusaciones de que Washington fomenta una "ciberguerra" contra la isla, presentando agentes infiltrados en las filas del "enemigo, una estrategia que no usaba desde hacía casi una década.
Hace tres semanas apareció en internet un video supuestamente filtrado, en el que un experto de la Seguridad afirma que Gross creaba "una plataforma tecnológica" para "una red virtual de mercenarios" entre los que incluyó a la bloguera Yoani Sánchez, a quien el Departamento de Estado concedió el martes el premio "Valentía de las Mujeres".
©Univision.com y Agencias
Commentarios