Los musulmanes de Chiapas

Univision.com | Feb 04, 2005 | 10:00 PM

Primeros en América Latina

CIUDAD DE MEXICO.- En la pared de madera de la casa de un indígena tzotzil de Chiapas reza una frase: “Alá, es el único Dios”. Rahim Juan no sabe leer, ni escribir, pero aprendió a grabar en árabe esta leyenda que muestra su conversión a la religión islámica en el sureste zapatista de México.
Hace 10 años, en medio del levantamiento armado, sus vecinos se decidieron por la religión y no por las armas. Hoy, él es un nuevo musulmán y tras los atentados del 11 de septiembre del 2001, cometidos por miembros del islam pertenecientes a Al Qaeda; es mejor conocido en San Cristóbal como parte de los “otros musulmanes”, los pacíficos y en los hechos: los únicos indígenas convertidos al islam en todo México.
Su esposa viste una falda larga y una pañoleta en la cabeza y aun cuando rezan en árabe sus rostros indígenas resaltan como el de los más de 300 habitantes que actualmente forman la comunidad islámica en una colonia en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
“Es la primera comunidad musulmana indígena en Latinoamérica. Nueva históricamente hablando, pero enraizada en el Islam primero”, explica Rahim Juan quien precisa que antes de ser indígenas se consideran musulmanes.
El Islam llegó a Chiapas en el mismo año en que apareció el EZLN, 1994. Dos misioneros españoles, Aureliana Pérez y Esteban López, comenzaron el proselitismo en la calle Damasco, Colonia Nueva Esperanza, una de las zonas más pobres de San Cristóbal de las Casas.
Durante los últimos años, estos indígenas musulmanes han decidido que el islam les ha ofrecido más cosas que sus anteriores creencias y por ello prefieren no comentar demasiado a los extraños. La razón de su conversión al islam es una: les ofrecieron tierra y comida.
Mientras que investigadores como el antropólogo Gaspar Morquecho especialista en los musulmanes de Chiapas, afirma que el número de musulmanes en el sureste mexicano aumenta; información de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA; por sus siglas en inglés) destaca que en Latinomérica el número de conversos se ha incrementado tras los atentados del 11 de septiembre.
La mayor parte de los conversos, refiere, tienen en común ser habitantes descontentos de zonas pobres en América Latina, lugares como Copán, Lempira, y La Paz en Honduras, además de la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay.
La mezquita del campo de maíz
Los indígenas tzotziles, descendientes de Mayas, que viven en la nueva comunidad musulmana son en su mayoría ex protestantes evangélicos que fueron expulsados por una decisión comunitaria, más no legal,  en 1993 de un pueblo cercano por otros tzotziles que profesan el catolicismo.
Según la “Comunidad Islámica en México” ,organización que representa a los musulmanes en el país, en Chiapas hay 350 musulmanes, que representan cerca del 12 por ciento de los 3 mil mexicanos que practican el culto en todo el país.
Además de la comunidad chiapaneca, existen congregaciones musulmanes en Cuernavaca, Guadalajara, Monterrey, Zacatecas, Durango, Tijuana y el Distrito Federal donde hay dos instalaciones que hacen función de mezquitas.
Pero la mezquita de San Cristóbal de las Casas está en un campo de maíz y es la primera y única de los musulmanes indígenas en América Latina. Para los tzotziles es su identidad.

Los indígenas del Islam

“Me llamo Amina, hablar castella me cuesta, soy tzotzil mis hijos y yo estamos contentos de estar aquí donde las mujeres encontramos protección, hermandad y vivir nuestro islam en las actividades diarias”, explica la mujer indígena mexicana que solo sabe algunas frases en español y algo de árabe.
Amina vive en la comunidad musulmana chiapaneca de San Cristóbal. Esta congregación autosuficiente divide sus actividades en tres gremios: alimentación, carpintería, confección, y tiene además una  escuela.
“Históricamente el de alimentos fue el primer gremio que se puso en marcha en Chiapas, y tiene vital importancia porque se utilizan las materias primas del lugar para diversas comidas, aunque uno por tradición desde que nace come frijoles, chile y tortilla”, señala Osama Hajidi López, que habla español y labora en esta división.
A este gremio se suma el de carpintería donde a los hombres se les enseña que la vida productiva les permite ser musulmanes las 24 horas del día, al poder seguir los preceptos islámicos al hacer su trabajo; y en contraparte, las mujeres laboran en el gremio de confección como una forma de obtener dinero independiente al de su esposo.
Para facilitar el trabajo de las mujeres, la comunidad musulmana les ofrece guardería y un comedor, servicios en los que se van rotando ellas mismas.Siguiendo los preceptos islámicos, los indígenas rezan y cantan en árabe, pocas veces hablan español, su vida transcurre en comunidad y prácticamente son autosuficientes.
La Madrastra
En la comunidad sobresalen dos construcciones, la mezquita y la escuela mejor conocida como “la Madrastra” que hace las veces de madre sustituta.
“Es la primera escuela musulmana establecida en México donde se enseña y cuida a los niños de las nuevas familias musulmanas de indígenas tzotziles en Chiapas”, dice Salina, una chiapaneca encargada hacer la limpieza del lugar al terminar las clases. Ella se convirtió al Islam hace cuatro años.
En esta escuela 60 niños toman clases desde preescolar hasta secundaria, el equivalente al high school, además de recibir comida y vestido.
“Lo más importante es que tratamos de transmitirles el amor al profeta [Mahoma]”, detalla Raina, que da clases de preescolar y que también enseña a los niños a cantar en árabe.
Pero en el cambiante Chiapas nada es seguro, y medio centenar de tzotziles que habían adoptado el Islam comenzaron a rebelarse por no permitirles hacer actividades o comer tortilla y entonces prefirieron regresar a su antigua religión, en una cambiante esperanza de tener una vida mejor.

Preocupación en gobiernos de México y EU

El aumento de musulmanes en este bastión zapatista, ha generado interés e investigaciones por parte del gobierno de México y también del de Estados Unidos quienes temen posibles actividades terroristas.
Según la Secretaría de Gobernación de México indica que en febrero de 1995 los rebeldes zapatistas se reunieron en Chiapas con misioneros del Islam, pero los miembros del EZLN rechazaron sus propuestas.
Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 Estados Unidos solicitó la revisión de las actividades de la comunidad musulmana en Chiapas, la cual presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México, argumentando ser objeto de discriminación. Según la denuncia, eran acusados de radicales y terroristas.
En el documento entregado al presidente de la CNDH,  los indígenas indicaron que la campaña difamatoria ha impedido que el gobierno federal los reconozca como organización.
Sin embargo, la Subsecretaría de Asuntos Religiosos de la Secretaria de Gobernación del gobierno mexicano afirma que se ha estado investigando a los 20 extranjeros en esa comunidad musulmana y su status migratorio debido a que ingresaron al país con visas de turistas. Los tzotziles lo niegan.
Católicos los aceptan
El obispo católico de San Cristóbal, Felipe Arizmendi indica que los indígenas musulmanes no son violentos, ni existen señales de terrorismo.
“Si libremente decidieron por el Islam, se les respeta su decisión”, agrega el obispo Arizmendi.
Sin embargo, el obispo destacó que es prudente que el gobierno mexicano investigue la situación legal de los extranjeros.
©Univision.com
Commentarios