Oposición libia retrocede en el este, Gadafi dice haber recuperado ciudades

AFP | Mar 06, 2011 | 1:20 PM

Tintes de guerra civil

El régimen libio intentaba el domingo recuperar el control con ataques aéreos contra los insurgentes y manifestaciones de "victoria" en Trípoli, y dijo haber recobrado varias ciudades, lo que negó la insurgencia, que sin embargo pierde terreno.
En el 20º día de insurrección, el coronel Muamar Gadafi se declaró favorable al envío de una comisión de investigación de "Naciones Unidas o de la Unión Africana" para evaluar la situación. También esgrimió los espectros de Al Qaeda y de una masiva migración a Europa.
La revuelta adquiere ahora los tintes de una guerra civil y la televisión estatal libia anunció que las fuerzas fieles al coronel Gadafi se dirigían a Bengasi, feudo de la oposición a unos 1,000 km al este de Trípoli.
El ejército libio ya intentó en los últimos días lanzar una contraofensiva para detener el avance de los insurgentes, bombardeando Ajdabiya y Brega, al oeste de Bengasi.
Pero la insurgencia, una mezcla de jóvenes sin verdadera experiencia de combate y de militares que se unieron a la oposición, logró pese a todo avanzar hasta la ciudad petrolera de Ras Lanuf, a 300 km al sudoeste de Bengasi.
La televisión estatal Al Libya aseguró que las fuerzas de Gadafi habían recuperado Misrata, así como Ras Lanuf y la ciudad de Tobruk, todos entre Trípoli y la frontera con Egipto.
Los rebeldes niegan haber perdido ciudades
La televisión mostró imágenes de miles de personas que celebraban la "victoria contra los terroristas" en la Plaza Verde de Trípoli, así como en Sirte, la ciudad natal del "Guía de la Revolución", y en Sebha (sur).
Pero los rebeldes, que desde el 15 de febrero se alzaron contra Gadafi, negaron de inmediato validez a esos informes.
En Ras Lanuf, periodistas de la AFP comprobaron además que esa ciudad seguía en manos de los insurrectos que la habían tomado el sábado, aunque el domingo por la mañana la aviación de Gadafi llevó a cabo dos ataques. Los bombardeos no dejaron víctimas, según los primeros informes, aunque provocaron movimientos de pánico en la población, que corría por las calles en busca de refugio.
En cambio, los intensos combates obligaron a los insurgentes a retirarse de Bin Jawad, a unos 30 km de Ras Lanuf, desde donde habían esperado avanzar hasta Sirte, que se halla unos 160 km más hacia el oeste. Según fuentes médicas esos combates dejaron al menos dos muertos y 30 heridos, entre ellos un periodista francés.
Pero los insurgentes desmintieron en cambio que las fuerzas de Gadafi hubiesen retomado Tobruk, cerca de la frontera con Egipto.
En Misrata (150 km al este de la capital, tercera ciudad del país), los tanques de Gadafi bombardeaban la ciudad, indicaron residentes, pero la localidad seguía bajo el control de los rebeldes, según uno de éstos y un habitante.
"Los tanques disparan hacia el centro de la ciudad, cerca del local de la radio. Los habitantes no tenemos armas. Si la comunidad internacional no interviene, habrá una carnicería", declaró por teléfono un habitante.
Manifestación orquestada por el régimen
En Trípoli, el régimen orquestó una manifestación de apoyo a Gadafi para celebrar la "victoria". Soldados, policías y milicianos dispararon al aire para expresar su alegría. "Hemos ganado, Al Qaida se fue", afirmaba un soldado. En el centro, entre 4,000 y 5,000 personas partidarias de Gadafi se congregaron en la plaza Verde.
Gadafi, de 68 años, en el poder desde 1969, advirtió que la crisis en Libia podría crear una estampida hacia Europa de migrantes africanos y asiáticos que trabajan en su país.
Más de 100 mil personas huyeron de Libia tan sólo por la frontera con Túnez desde el 20 de febrero, según la ONU. En total, 191 mil personas abandonaron el país y unas 10 mil se dirigían hacia la frontera egipcia, según la misma fuente.
En el plano político los rebeldes seguían organizándose. El Consejo Nacional creado por ellos el 27 de febrero se reunió por primera vez el sábado y se declaró "único representante de Libia".
El ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé afirmó en El Cairo que Europa y Francia no pueden "tolerar la locura criminal" del régimen de Gadafi, poco antes de que su ministerio emitiera un comunicado que "saluda" la formación del Consejo opositor.
Sin embargo, el ministro dijo que una intervención militar extranjera tendría "efectos negativos" y se pronunció en favor de una zona de exclusión aérea para impedir los bombardeos.
En la ONU, los diplomáticos anunciaron el domingo que la comisión de sanciones sobre Libia celebraría su primera reunión en los próximos días y sería presidida por Portugal.
Por su parte, el papa Benedicto XVI expresó este domingo su preocupación por los enfrentamientos que "han provocado numerosos muertos y una crisis humanitaria creciente" en Libia.
©AFP
Commentarios