Jefes de la seguridad de EU a favor de la reforma migratoria

Univision.com y Agencias | Mar 01, 2011 | 8:02 PM

Napolitano, Chertoff y Ridge niegan que habrá deportaciones masivas

WASHINGTON - Estados Unidos necesita una reforma migratoria integral porque no puede sellar sus fronteras, coincidieron este martes la actual secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, y sus dos predecesores en el cargo, Tom Ridge y Michael Chertoff.
"Creo que en estos momentos la cuestión que surge a menudo es que si alguien puede colarse ilegalmente a través de la frontera, qué impide hacerlo a un terrorista", explicó Napolitano en un acto en una universidad para conmemorar el octavo aniversario del Departamento.
"Es física y fiscalmente imposible tener un agente de la Patrulla Fronteriza sentado cada 100 yardas a lo largo de la frontera, así que cuando se habla de controlar nuestras fronteras, una de las cosas con las que hay que contar es buena inteligencia", añadió Napolitano.
"Tenemos que entender que nunca seremos capaces de sellar esas fronteras", explicó.
Llamado al Congreso
"Espero que algún día en el futuro empecemos a mirar nuestra política migratoria de forma global", añadió Ridge, quien fue el primer secretario de Seguridad Nacional, entre 2003 y 2005.
"No creo que todas las personas que quieren cruzar la frontera quieren convertirse en ciudadanos estadounidenses. No creo que debiéramos ser tan arrogantes, así que más vigilancia, más tecnología, sí, pero en algún momento espero que el Congreso acepte su responsabilidad", añadió Ridge.
La reforma migratoria integral ha sido uno de los fracasos legislativos consecutivos del gobierno de George W. Bush, que la defendió en dos ocasiones, en 2006 y 2007, y del gobierno de Obama.
Rechazan deportaciones masivas
"No vamos a mandar a 12 millones de personas (indocumentadas) a casa, mejor que nos olvidemos de eso", enfatizó Ridge, lo que provocó aplausos de la audiencia.
"La mayoría de personas que cruzan la frontera no vienen para hacer daño a Estados Unidos, sino para trabajar en los empleos que los estadounidenses no quieren", añadió Michael Chertoff, que fue el segundo secretario del Departamento, entre 2005 y 2009.
"La inteligencia es buena, pero no perfecta", añadió en referencia a la vigilancia en las fronteras.
Planes inconclusos
La reforma migratoria ha sufrido varias derrotas en el Congreso desde mediados de 2006. El 3 de junio de ese año el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que armonizaba una ley aprobada por la Cámara de Representantes –que criminalizaba la estadía indocumentada- y otra del Senado -que otorgaba una vía de legalización para millones de indocumentados- por razones de seguridad nacional.
En 2007 hubo intentos por lograr respaldo bipartidista, pero legisladores de ambos partidos votaron en contra. La reforma migratoria necesita 60 votos en el Senado y 218en la cámara.
En 2008 el entonces candidato presidencial Barack Obama prometió empujar un proyecto de legalización en el primer año de gobierno, pero los debates de la crisis financiera, la reforma de salud  las guerras en Irak y Afganistán, entre otros, postergaron el compromiso.
Entre junio de 2009 y marzo de 2010 un grupo bipartidista encabezado por lo senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) intentó redactar un borrador, pero la iniciativa se vio truncada por los comicios de medio tiempo de noviembre pasado.
Nuevo esfuerzo
A mediados de febrero Schumer reconoció que había vuelto a conversar sobre el tema con Graham y que juntos trataban de revivir el debate para finalizar la redacción del borrador.
La iniciativa propone:
   1. Reforzar la seguridad en la frontera;   2. Poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados;   3. Tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, y   4. El establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales.
Según el borrador, que nunca llegó a ser debatido en el Congreso, los ciudadanos y los inmigrantes legales que quisieran trabajar en Estados Unidos requerirían una tarjeta de la Seguridad Social a prueba de falsificación y de alta tecnología, que contendría los datos biométricos de su portador.
Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes, no han dicho si esta vez apoyarán el proyecto.
©Univision.com y Agencias
Comentarios