Castro reconoce que la reforma laboral estatal está atrasada

Univision.com y Agencias | Mar 01, 2011 | 1:48 PM

'Actualización' del modelo cubano

LA HABANA - Raúl Castro prolongó el plazo de cierre de 500 mil empleos estatales, fijado para marzo, y aseguró que la aplicación de los cambios tomará "no menos de un quinquenio", una moderación de la velocidad del tren de las reformas, cuyas vías aún no están listas.
Castro encabezó una reunión del Consejo de Estado y de Ministros en la cual se rindió un reporte de la actividad de Cuba, incluyendo lo que él mismo designó como la "actualización" del modelo cubano y que prevé la reducción de las plazas innecesarias con el objetivo de incrementar la eficiencia económica.
El mandatario "alertó que una tarea de esta magnitud que afecta de un modo u otro a tantos ciudadanos no puede enmarcarse en plazos inflexibles, y su ritmo de avance dependerá de nuestra capacidad para crear las condiciones organizativas y legales que garanticen su exitoso despliegue", indicó una nota oficial leída por un locutor en el noticiero estelar de la televisión.
"Teniendo en cuenta el retraso en el inicio de este proceso, (Castro) orientó ajustar el cronograma de su ejecución al tiempo que reiteró la voluntad de que el Estado cubano no dejará a nadie desamparado", agregó.
Un reporte de la AP divulgado hace algunas semanas dio cuenta de los problemas de las autoridades para poner en marcha las "disponibilidades", que contemplaban trabajos de comisiones de recursos humanos y la evaluación de los contenidos de trabajo del personal, así como la obligación de ofrecerle, a quienes estuvieran sin empleo, alternativas en sectores prioritarios para el país.
'A favor de los trabajadores'
Castro "señaló que el proceso de disponibilidad laboral que se ejecuta para disminuir las plantillas infladas en el sector estatal no constituye un fin en sí mismo, sino una medida encaminada a recuperar la eficiencia y la disciplina en los colectivos de los trabajadores", agregó la nota.
La televisión no ofreció las palabras del mandatario, sino un resumen de la reunión mediante un comunicado.
A mediados del año pasado Castro aseguró que era necesario "actualizar" el modelo cubano, sometido a las presiones de una fuerte crisis externa y la baja productividad, que críticos atribuyeron al paternalismo y los amplios subsidios estatales.
Este programa contemplaba la reducción de medio millón de puestos en el sector estatal, un  diez por ciento de la fuerza laboral de la isla, así como la apertura al trabajo independiente mediante la autorización de licencias para poner pequeños comercios o ejercer profesiones u oficios.
Cafeterías, restaurantes, permisos para zapateros o costureras, peluqueras y manicuras fueron algunas de las áreas en que se otorgaron permisos.
"El presidente del Consejo de Estado y de ministros añadió que nuestro modelo no es tarea de un día y ni siquiera de un año, y que por su complejidad demandará no menos de un quinquenio desplegar su implementación", expresó el comunicado, que además indicó que no debe haber "apresuramientos" en implementar las reformas a fin de no cometer "errores".
Debate y consenso
Otra de las medidas que había tomado Castro fue convocar para abril al VI Congreso del Partido Comunista --el máximo órgano de decisión de la institución-- para debatir sobre las medidas y generar consenso en torno a ellas.
A manera de preparación se dio a conocer un documento llamado "Proyecto de Lineamientos" que comenzó a debatirse en todos los centros de trabajo, centros vecinales y de estudio, incluso entre los no militantes.
Durante la reunión de los altos funcionarios se informó que se desarrollaron 127,113 asambleas para discutir el texto, con la participación de siete millones de ciudadanos quienes realizaron más de dos millones de señalamientos agrupados en 600 mil proposiciones.
Podrían aplicar correcciones
"Conozco varias personas que han quedado disponibles (denominación oficial de los desplazados) y no encuentran donde trabajar, el escenario no está listo para aplicar las medidas", dijo a la AFP Felipe Zambrano, 57 años, empleado de una cadena hotelera estatal.
Según explicó el viceministro del Trabajo José Barreiro a la AFP, los 'disponibles' serían absorbidos por otros organismos estatales -como la agricultura y la construcción- que aún requieren mano de obra, el trabajo privado y "otras formas de gestión no estatales".
Es decir que se contempla el paso de varias actividades, fundamentalmente en los servicios, de manos del estado a cooperativas, como ya se experimentó en barberías y peluquerías.
"Hace tiempo habíamos advertido que las condiciones no se habían creado para hacer este proceso tan grande, o sea que tampoco se puede desestimar la posibilidad de que se apliquen correcciones", dijo a la AFP el economista disidente Oscar Espinosa Chepe.
Chepe considera que debe "flexibilizarse" más la apertura al trabajo privado y los impuestos, pues en las condiciones actuales "frenan" el desarrollo de ese sector.
Necesita garantizar el éxito
El propio Raúl Castro reconoció que el avance de ese proceso de desplazamiento laboral "dependerá de nuestra capacidad para crear las condiciones organizativas y legales que garanticen su éxito".
En diciembre, el presidente de la Comisión de Asuntos Legislativos del Parlamento, José Toledo, dijo que las reformas requieren "una amplia actividad legislativa", que requerirá "crear nuevas normas, más que modificar lo vigente", y entre ellas citó una ley que regule las cooperativas urbanas.
Las proyecciones de las reformas están contenidas en 291 "lineamientos" que los cubanos discutieron durante tres meses en reuniones obreras, centros estudiantiles o asambleas vecinales, las cuales debe sancionar el VI Congreso del gobernante Partido Comunista (PCC, único) en abril.
Según Granma, hasta el 7 de febrero se celebraron 127,113 asambleas, en las que participaron siete millones de personas, las cuales realizaron 2.3 millones de intervenciones, que se resumen en más de 600 mil propuestas de "supresiones, adiciones, modificaciones, dudas y preocupaciones".
En un reciente artículo, el economista Rafael Betancourt, dijo que los Lineamientos abordan de forma "acrítica", algunos problemas internos, como la centralización de la economía, implantada en 2003, lo que frenó "las muchas y variadas iniciativas de autogestión" adoptadas en los años 90, "que ahora se intentan revivir".
©Univision.com y Agencias
Commentarios