EU planea deportar 200 mil indocumentados en 2012

Univision.com* | Feb 18, 2011 | 8:31 PM

Gobierno de Barack Obama no frena la política de expulsiones

WASHINGTON – Contrario a los pedidos de decenas de grupos que defienden los derechos de los inmigrantes para que el gobierno federal detenga las deportaciones, la jefa de la seguridad de Estados Unidos dijo en el Senado que el objetivo para el año fiscal 2012 es expulsar a 200 mil indocumentados.
La Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, dijo ante la Comisión de Seguridad Interna del Senado que el objetivo de la administración es expulsar a extranjeros con antecedentes penales, y para ello solicitó al Congreso un aumento de $157 millones en el presupuesto de la Oficina de Aduanas ny Control Fronteizo (ICE).
Durante el año fiscal 2010 el gobierno federal deportó a más de 392 mil extranjeros, la cifra más alta registrada en la historia de la agencia. De ellos, poco más de 195 mil tenían antecedentes criminales.
Ampliarán programas
Para alcanzar los objetivos delineados por Napolitano, el DHS quiere extender el programa Comunidades Seguras a todo el país, un sistema que permite a las autoridades locales (estatales y municipales) verificar el estado migratorio de los reos en bases de datos federales.
El presupuesto del DHS asciende a los $57 mil millones e incluye la contratación de 1,000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza y 250 para la agencia de protección de fronteras (CBP), lo que llevaría a ambos cuerpos a tener en la zona sur del país a más de 21 mil efectivos.
El DHS también pidió al Congreso $242 millones para el año fiscal 2012, dinero que será destinado a seguir reforzando la vigilancia fronteriza con más tecnología contra el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, y de dinero y armas desde Estados Unidos hacia los cárteles de la droga en México.
La mayoría de México
De acuerdo con datos del DHS, de los 392 mil expulsados en 2010, el 71% son de origen mexicano.
Napolitano ha reiterado que el enfoque de su agencia está centrado en deportar delincuentes y desestima críticas contra el DHS por priorizar la expulsión de algunas personas sobre otras.
"Tenemos un conjunto de prioridades y priorizamos a los delincuentes", indicó. Pero "este departamento está abocado a hacer cumplir la ley" afirmó.
La cantidad de extranjeros con antecedentes criminales deportados en 2010 aumentó en un 71% con respecto al último año de la administración de George W. Bush (2001-2009). Las estadísticas precisan que un 33% de los deportados con antecedentes cometieron crímenes serios tales como violación o asesinato, mientras que otro 44% fueron arrestados por robo o delitos relacionados con drogas ilegales.
La reforma migratoria
El director de ICE, John Morton, recordó que el sistema de leyes migratorias actual "no es exactamente el ideal", y de allí que se necesite la reforma migratoria integral defendida por el gobierno del presidente Barack Obama.
La Administración Obama respalda una reforma migratoria que abra una vía para legalizar a millones de indocumentados que carecen de antecedentes criminales, pero el Congreso no cuenta con el respaldo bipartidista necesario para aprobar un proyecto en ambas cámaras.
Entre junio de 2009 y abril de 2010 los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina el Sur) trabajaron en un borrador de reforma amplio que priorizaba la seguridad nacional, pero los  republicanos abandonaron la iniciativa.
El jueves (17 de febrero) Schumer reconoció que reanudó las conversaciones con Graham y que ambos buscan el respaldo necesario para revivir el debate en el Congreso.
Condición republicana
Los republicanos exigen que, antes de un debate de reforma migratoria, el gobierno asegure primero las fronteras. Napolitano afirma que el gobierno ha hecho "todos los esfuerzos para hacer segura la frontera" del suroeste, colindante con México y que es tiempo que el Congreso debata y apruebe una vía regulada para que millones de indocumentados que carezcan de antecedentes criminales puedan legalizar sus permanencias.
Mientras el Congreso decide si debate o no la reforma, el DHS prosiguió con la ejecución de redadas silenciosas en cientos de empresas en distintos puntos del país.
Las batidas, que consisten en la verificación de los estados migratorios de miles de trabajadores, se realizan por medio de un sistema digital creado por el gobierno en respuesta a los ataques terroristas de 2001 y permite al DHS revisar los datos de identidad de un empleado en una gigantesca base de datos interconectada entre la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), el FBI y la Administración del Seguro Social ((SSA).
Durante el año fiscal 2010 la Oficina de Aduanas e Inmigración (ICE) inició 2,746 investigaciones en lugares de trabajo, un número "récord". Durante el año 2009 la agencia llevó a cabo 503 inspecciones, se determinaron 237 sanciones y se giraron multas por casi $7 millones. En 2008 sólo se reportaron 18 sanciones y se giraron multas por $675 mil, según deportes del DHS.
©Univision.com*
Commentarios