EU insta a reformas en Medio Oriente

Univision.com y Agencias | Feb 05, 2011 | 9:59 AM

Revueltas de Túnez y Egipto se extienden en el Medio Oriente

MUNICH/EL CAIRO – Las revueltas de Túnez y Egipto se extienden por el Medio Oriente como un reguero de pólvora. Mientras cientos de miles en El Cairo exigen la renuncia del octogenario presidente Hosni Mibarak, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, apremió este sábado a los gobernantes de la región a emprender reformas democráticas para responder a un descontento cada vez mayor, a pesar del riesgo de inestabilidad en el corto plazo.
Clinton dijo ante la conferencia de seguridad internacional en Munich, Alemania, que el cambio es una "necesidad estratégica que fortalecerá a las naciones árabes y llevará más prosperidad a sus pueblos, al tiempo que las volverá menos susceptibles a ideologías extremistas. Sin esas acciones, la región padecerá inseguridad y amenazas en mayor grado, advirtió.
"Esto no es simplemente un asunto de idealismo; es una necesidad estratégica", afirmó. "Sin un auténtico progreso hacia sistemas abiertos y políticamente responsables, la brecha entre el pueblo y sus gobiernos sólo crecerá, y la inestabilidad se profundizará".
Clinton evocó con sus palabras el mensaje que pronunció el mes pasado en Qatar, donde advirtió en persona a los gobernantes regionales que los fundamentos del progreso y del desarrollo se estaban "hundiendo en la arena" y lo seguirían haciendo a menos que actuaran para satisfacer las aspiraciones de sus pueblos, en particular las de su explosiva población de jóvenes.
Murió periodista egipcio
Un reportero egipcio herido de bala durante los enfrentamientos de esta semana falleció a consecuencia de sus lesiones, con lo que se convirtió en el primer periodista muerto en los 11 días de protestas antigubernamentales.
Ahmad Mohamed Mahmud, de 36 años, tomaba fotografías de los enfrentamientos en las calles desde el balcón de su casa, cerca de la céntrica Plaza Tahrir, cuando fue "herido por un francotirador", hace cuatro días, informó el diario estatal Al-Ahram en su sitio de internet.
Mahmud murió el viernes en un hospital. Trabajaba para Al-Taawun, un diario que pertenece a la editorial de Al-Ahram.
Mientras tanto, el periodista sueco Bert Sundstrom de la televisora pública SVT se encontraba en estado grave en un hospital de El Cairo tras ser apuñalado por la espalda el jueves.
Naciones Unidas describió la serie de ataques contra los reporteros que ocurrieron durante los enfrentamientos de esta semana como un intento por impedir la cobertura de las protestas contra el gobierno. El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que los ataques contra los reporteros, activistas por los Derechos Humanos y manifestantes pacíficos en Egipto eran "inaceptables".
Lista de denuncias
La televisora panárabe Al-Yazira dijo que alguien prendió fuego a sus oficinas en El Cairo, junto con el equipo que estaba dentro de ellas.
Más tarde, el canal de televisión, con sede en Qatar, informó que las fuerzas de seguridad arrestaron a su jefe de oficina en El Cairo, Abdel-Fata Fayed, y al corresponsal Ahmed Yusef.
Los simpatizantes del presidente egipcio Hosni Mubarak atacaron a decenas de corresponsales en el centro de la capital egipcia esta semana sin que las unidades militares cercanas intervinieran para impedirlo.
El viernes hubo menos ataques de este tipo, cuando los manifestantes opositores al gobierno realizaron una marcha más pacífica en la plaza Tahrir.
El gobierno egipcio dijo que los reportes sobre una "política oficial contra los medios internacionales", eran falsos y que la violencia contra los periodistas era inaceptable.
La postura oficial
"Los medios internacionales han sido y siempre serán bienvenidos en Egipto", dijo el Centro de Prensa de El Cairo, una organización estatal que se encarga de la acreditación de medios de comunicación. El centro agregó que más de 1,000 periodistas internacionales se encontraban en el país.
"Lamentablemente los periodistas internacionales han estado en peligro por las mismas condiciones que amenazan a todos los egipcios en zonas del país donde han ocurrido disturbios mayores y una crisis en la seguridad", dijo el centro.
Agregó que el Ministerio de Información había colaborado con las autoridades para acelerar la liberación de los periodistas que fueron detenidos.
La Casa Blanca informó que trabajaba con la embajada estadounidense en El Cairo para reunir a los periodistas estadounidenses que han sido golpeados o detenidos y retirarlos de Egipto.
El secretario de prensa Robert Gibbs dijo que el gobierno estadounidense sigue recibiendo reportes perturbadores sobre lo que calificó como "un ataque sistemático a los periodistas".
Cerco de seguridad
Un importante dispositivo militar protege ahora el Museo de El Cairo, repleto de inestimables tesoros y antigüedades, después de que hace una semana varios intrusos lograran penetrar en sus salas en busca de oro, rompiendo vitrinas y dañando 70 objetos.
Detrás de las rejas que rodean el edificio hay soldados en uniforme de combate, casco, chaleco antibalas y fusil de asalto. Junto a ellos los bomberos se ven atentos y en el patio están desplegados varios blindados, además de aquellos estacionados en la plaza Al Tahrir.
Cerrado desde hace más de ocho días, el museo es aledaño a una avenida que se ha convertido en una línea frontal entre manifestantes partidarios y opositores de Mubarak, que esporádicamente se enfrentan a pedradas.
Allí levantaron barricadas con coches calcinados, camiones a los que reventaron los neumáticos, paneles, postes y adoquines.
El viernes en la tarde, cuando decenas de miles de personas gritaban su cólera contra el presidente egipcio, nadie estaba autorizado para llegar a menos de veinte metros de las rejas.
Tesoros invaluables
Zahi Hawass, secretario de Estado para las antigüedades explicó a la AFP que el 28 de enero los ladrones rompieron vitrinas y algunos objetos, pero fueron capturados por simples ciudadanos que habían entrado al museo para proteger los tesoros.
La población formó luego una cadena humana, cogidos por la mano alrededor de las rejas para impedir toda incursión en los cientos de salas donde se exponen 100,000 objetos, además de otros 50,000 en las reservas.
"Lo que ocurrió en Egipto es muy poco común, el ver la solidaridad popular y de seguridad entre el pueblo y el ejército, para proteger el Museo", se felicitó Hawass.
Todos los objetos dañados, entre ellos dos esculturas de Tutankhamón, podrán ser reparadas y nada fue robado según el Hawass.
Bombas incendiarias
El miércoles cuando los enfrentamientos a pedradas y proyectiles entre partidarios y opositores a Mubarak estaban en su apogeo, los cocteles molotov volaban en los alrededores del museo.
Dos de los proyectiles cayeron al interior del recinto, incendiando un árbol. La policía y los bomberos apagaron el fuego.
El edificio no fue afectado pero las imágenes, transmitidas en directo, provocaron inquietud en el mundo entero.
"El Museo egipcio de El Cairo contiene objetos únicos para el patrimonio mundial", declaró el British Museum a lo que la UNESCO añadió: "Es de la mayor importancia que esos objetos irreemplazables sean totalmente protegidos para garantizar su seguridad".
Cerca de las rejas del museo, Mahmud El Wekeel, de 37 años, guía profesional comentaba mirando el edificio construido en 1902:
"Sí, no he trabajado desde hace dos semanas... No hay ni un solo visitante en El Cairo, todos huyeron a sus países. Pero volverán, es por este museo que volverán, el año próximo o después...".
Cristianos se suman
"Demasiados cristianos murieron bajo la era de Mubarak. Vete de Egipto ya", reza la pancarta de Nader, un joven copto de 23 años, que manifiesta en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo, topándose a menudo con islamistas con los que sólo comparte su odio contra el presidente.
"Las persecuciones contra los cristianos se han incrementado en los últimos diez años en Egipto", deplora Nader, al recordar los últimos atentados de los que fueron víctimas los coptos, como el que dejó 23 muertos y más de 70 heridos en una iglesia de Alejandría (norte) el pasado 31 de diciembre.
"Lo único que hace Mubarak es intentar disimular lo ocurrido. Esta no es la solución", añade el joven copto, cuya comunidad, mayoritariamente ortodoxa, representa entre 6 y 10% de los 80 millones de habitantes del país y constituye la minoría cristiana más importante de Oriente Medio.
"Venimos igual"
El patriarca Shenuda III, jefe de la iglesia copta de Egipto, llamó la noche del viernes a los manifestantes a tener en cuenta "las concesiones" que hizo el gobierno, tras más de una semana de protestas que se concentran, en El Cairo, en Tahrir, la plaza de la liberación en árabe.
También "nos dijo que no teníamos que acudir a las protestas" contra el presidente, que se iniciaron el 25 de febrero, reuniendo a cientos de miles de personas y dejando más de 300 muertos, según una evaluación de la ONU.
"Pero nosotros, venimos igual a las manifestaciones porque queremos dejar constancia de que los cristianos estamos aquí", explica Ihab, de 41 años, que da vueltas a la plaza con una pancarta que reza "Jesús nos dará una vida mejor. Vete ya Mubarak para que podamos disfrutarla".
Futuro incierto
Nader e Ihab se sumaron a las protestas de la plaza Tahrir, donde se reúnen a diario manifestantes que reflejan la diversidad del país, desde laicos a islamistas, pasando por Ihab y el Jesús que exhibe en su pancarta.
Este copto no teme que los islamistas se apoderen del poder en caso de que caiga Mubarak a causa de las manifestaciones en las que él mismo participa. "Un gobierno de los Hermanos Musulmanes sería un desastre", admite. "Pero en Egipto hay otras opciones que Mubarak o los islamistas", destaca, sin dar nombres.
Otro manifestante copto da vueltas por la plaza con una pancarta que dirige un mensaje claro al hijo de Mubarak: "Gamal, dile a tu padre que los coptos lo detestan", en un claro intento por demostrar que los cristianos no están al lado del presidente como son a menudo presentados.
Una de las figuras predominantes de la comunicad copta, el magnate egipcio de telecomunicaciones, Naguib Sawiris, también rompió el silencio el pasado lunes para calificar las protestas de "buena noticia" para Egipto y asegurar que "todo el mundo quiere la democracia".
©Univision.com y Agencias
Commentarios