Gobernadora de Nuevo México ordena verificar estatus

Univision.com y Agencias | Feb 01, 2011 | 10:39 AM

Miles de indocumentados al borde de la deportación

SANTA FE, Nuevo México – Cuatro semanas después de asumir el mando, la gobernadora republicana de Nuevo México, Susana Martínez, ordenó a la policía que empiece a preguntar a las personas arrestadas por delitos sobre su situación inmigratoria, reportó The Associated Press.
La orden ejecutiva, emitida el lunes, rescinde una política instrumentada en 2005 por el entonces gobernador demòcrata Bill Richardson.
La orden de Richardson prohibía a las fuerzas de seguridad estatal preguntar por la situación inmigratoria de una persona sólo para el propósito de determinar si el individuo violaba las leyes federales de inmigración.
Las razones de Martínez
"Esta orden libera las manos de los policías de Nuevo México en su misión de mantener seguras nuestras comunidades", dijo la gobernadora Martínez en una declaración.
"El sistema de justicia penal debe tener la autoridad para determinar la situación inmigratoria de todos los delincuentes, independientemente de raza o etnia y reportar a las autoridades federales a los inmigrantes indocumentados que cometan delitos", agregó.
Sin embargo, Martínez dijo que las fuerzas de seguridad de las agencias estatales no podrán preguntar por la situación inmigratoria a las víctimas de delitos, a los testigos de un delito o a quienes busquen asistencia policial. Richardson lo había ordenado así en 2005.
Confirman limitaciones
Scott Darnell, un vocero de Martínez, dijo que la Policía estatal no preguntará por la situación inmigratoria de los automovilistas detenidos por infracciones de tránsito como velocidad excesiva.
La política estatal se aplica solamente cuando alguien es arrestado por un delito, aclaró. La política de Martínez suscitó críticas de un grupo de derechos civiles.
"Esta orden ejecutiva invita a la 'individuación racial', dando un incentivo a la Policía para arrestar gente que luce y parece 'extranjera'", dijo Peter Simonson, director ejecutivo de la oficina en Nuevo México de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), en referencia a la llamada etiqueta racial o "racial profiling" en inglés.
"Los residentes de Nuevo México no deberían temer que una luz averiada en el auto u otra detención pueda conducir a su arresto debido al color de su piel", agregó.
Licencias en la mira
A mediados de enero Martínez pidió a la legislatura estatal la derogación de una ley que permite a los indocumentados obtener licencias de conducir.
Durante su campaña, Martínez prometió que pondría fin a la emisión de licencias de conducir a inmigrantes sin papeles.
El vocero de Martínez, Scott Darnell, dijo que la gobernadora tiene dos metas en materia de las licencias de conducir. "En primer lugar, quiere detener la práctica de emitir licencias de conducir a inmigrantes ilegales y, en segundo, apoya revocar las licencias a los inmigrantes ilegales que ya la han recibido ", según un reporte de la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex).
Nuevo México, Utah y Washington son los únicos tres estados donde los solicitantes de licencias de conducir no están obligados a probar que son residentes legales en Estados Unidos.
©Univision.com y Agencias
Commentarios