Enfermos mentales en Cuba murieron por descuido y corrupción

AFP | Jan 25, 2011 | 2:27 PM

Golpe a sector salud de Cuba

LA HABANA, Cuba - Las autoridades de Cuba dijeron que el robo de alimentos y abrigos en un hospital siquiátrico tuvo que ver en la muerte de 26 enfermos en 2010, lo que constituyó un golpe al emblemático sector salud cubano y un crudo ejemplo de corrupción.
La Fiscalía pidió condenas de seis a 14 años de prisión para los directivos y empleados del hospital siquiátrico de La Habana, por desvío de recursos, mala alimentación de los pacientes y no tomar las medidas necesarias de protección, lo cual contribuyó a las muertes ocurridas en enero de 2010 durante una ola de frío.
"Una difícil y dolorosa búsqueda de la verdad, que toca en lo más hondo la sensibilidad de cada cubano, al producirse en el seno de un sector que es orgullo y baluarte de Cuba y de muchos países del mundo", subrayó Granma.
El juicio, que se desarrolló durante 12 horas diarias la semana pasada y convocó a 70 testigos y peritos, quedó concluso para sentencia, sin fecha precisada. Los argumentos de la defensa no fueron publicados hasta ahora.
El fiscal pidió de seis a 14 años para el director del hospital, cuatro vicedirectores y la nutricionista; y al resto de empleados acusados -número no revelado- de 10 a 12 años por "malversación de recursos" para "la alimentación de los pacientes, así como otros productos de vestuario y lencería asignados para su protección".
Escándalo termina en juicio
La muerte de los enfermos -que según una ilegal comisión de derechos humanos sobrepasan la treintena pues otros murieron días después- conmocionó e indignó a los cubanos, que conocieron versiones sobre un enorme robo de comida, cobijas, abrigos, aparatos y hasta ventanales del hospital por parte de los empleados.
Una evaluación clínica reveló signos de "desnutrición y un elevado número de diagnósticos de anemia y niveles deficientes de vitaminas entre los fallecidos, lo que "no se justifica" pues el hospital recibía alimentos para 2,458 camas y su ocupación promedio era de 1,484.
El suceso puso en la escena pública el deterioro de los servicios de salud, gratuitos en Cuba y orgullo de la revolución de Fidel Castro, debido, según el gobierno, a dificultades del embargo de Estados Unidos y graves problemas internos.
Pero también mostró la extendida corrupción en Cuba, que representa, según el gobierno, el mayor peligro para la estabilidad del sistema socialista. "La corrupción es mucho más peligrosa que la llamada disidencia interna", sostiene el académico cubano Esteban Morales.
Desde que relevó en 2006 a su hermano Fidel, Raúl Castro, según el cual la "metástasis del cáncer de la corrupción" subió de la "rodilla" a la "cintura", lanzó una ofensiva de fiscalización, encabezada por la Contraloría General, que creó con amplios poderes.
Corrupción en la isla
Miles de auditores tomaron por sorpresa en 2010 más de 750 empresas para detectar actos de malversación, robo, favoritismos, tráfico de influencias, derroche y negligencias.
La ofensiva implica desde empresas como una que facturaba 100 millones de dólares al año y era propiedad mixta del gobierno cubano y el empresario chileno Max Marambio, hasta el robo de 'jabas' (bolsas plásticas), como ilustró este lunes el semanario Trabajadores.
Una cadena de robos que salen de las empresas y bodegas estatales alimenta el gigantesco mercado negro donde los cubanos compran de todo a precios más bajos que las onerosas tiendas en divisas: desde un clavo, pollo o aceite, hasta gasolina y cemento.
Aunque no son públicas, varias investigaciones de corrupción se siguen contra grandes empresas y algunos ministros recientemente han sido destituidos por falta de control sobre el manejo de millonarias inversiones.
©AFP
Commentarios