Millones de ciudadanías de EU en peligro

Univision.com* | Jan 07, 2011 | 7:02 PM

En al menos 14 estados quieren cambiar la Enmienda 14

WASHINGTON DC - Legisladores de al menos 14 estados están promoviendo que sus respectivas asambleas o congresos debatan y cambien la Enmienda 14 de la Constitución, para arrancar y negar la ciudadanía a cientos de miles de ciudadanos estadounidenses hijos de padres indocumentados.
La lista incluye Arizona, Pensilvania, Alabama, Delaware, Idaho, Indiana, Michigan, Misisipi, Montana, Nebraska, Nuevo Hampshire, Oklahoma, Texas y Utah.
Entre septiembre y octubre el Congreso Federal hablaron fuera de agenda una moción similar presentada por ultraconservadores, pero no consiguieron los votos necesarios para debatirla en ambas cámaras. Sin embargo, los promotores advirtieron que no abandonarían los esfuerzos tras los comicios de medio tiempo del 2 de noviembre, cuando los republicanos arrebataron a los demócratas el Control de la Cámara de Representantes y cuatro sillas en el Senado.
Desde el primer día
El miércoles (5 de enero), simultáneamente a la instalación del nuevo Congreso, legisladores de al menos seis estados que figuran en la lista anunciaron en Washington DC que llevarán adelante una campaña nacional y que, en caso de que el Congreso no actúe sobre el tema, promoverán que sean los gobiernos estatales quienes debatan y modifiquen la Enmienda 14.
Reunidos en las instalaciones del Club Nacional de Prensa, los parlamentarios, encabezados por el senador Russell Pearce (republicano de Arizona), autor de la Ley SB1070 que entre otras medidas criminalizó la estadía sin papeles en ese estado fronterizo con México (siendo que en el resto del país sigue siendo una falta de carácter civil no penal), el grupo insistió en que se le debe negar la ciudadanía a los hijos de padres sin papeles que nazcan en territorio estadounidense.
De inmediato grupos locales y nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes tildaron de "racistas" a los promotores del proyecto y exigieron al Congreso y al gobierno del Presidente Barack Obama no aceptar presiones y desestimar este tipo de iniciativas que, dijeron, lesionan gravemente los intereses y derechos de la comunidad inmigrante.
"La migración ilegal es una enfermedad de proporciones épicas", reaccionó el senador estatal Danny Burton (republicano de Carolina del Sur), quien además argumentó que la migración indocumentada representa para Estados Unidos un costo estimado de $ 113,000 millones.
Propuesta inmoral
Para Juan Vega, director del Centro Latino Chelsea, en Boston Massachussets, la propuesta de debatir la Enmienda 14 para quitar la ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en Estados Unidos "es inmoral y no constituye una solución justa al problema de los 11 millones de indocumentados que viven en el país".
"Parece mentira que éste sea el próximo asalto hacia la comunidad inmigrante", agregó. "El hecho que se enfoquen en un área tan fundamental a los valores de este país es preocupante y nos inquieta. Todo indica que están buscando (los promotores) crear un clima de mayor división en el pueblo y en la comunidad inmigrante", apuntó.
Durante la presentación de la propuesta republicana un grupo de jóvenes pertenecientes a Casa de Maryland, una organización de ayuda a inmigrantes, ondeó una manta para protestar por la recomendación.
"Esta iniciativa es ignorante, errónea, inhumana, racista y no será aprobada", dijo uno de los jóvenes que fue expulsado del recinto por personal de seguridad.
Rosa Lozano, una activista Casa de Maryland, dijo que decidieron interrumpir el evento porque no es justo que los legisladores estatales estén presentando "leyes racistas, de odio".
La Raza está indignada
El Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la principal organización hispana de Estados Unidos, dijo que la propuesta hecha por legisladores estatales de Arizona, Georgia, Oklahoma, Pensilvania y Carolina del Sur "busca destripar la cláusula de la ciudadanía estadounidense consagrada en la 14 Enmienda de la Constitución", y que "al parecer estos señores tienen un problema con la garantía constitucional de que los niños nacidos en nuestro país son ciudadanos estadounidenses".
Agregó que este tipo de propuestas son "irreflexivas" y que conducen al país "en la dirección equivocada, lejos de la inclusión y lejos de nuestros valores americanos fundamentales".
"Nunca en la historia de nuestra nación hemos modificado la Constitución para quitar los derechos de alguien y no debemos hacerlo ahora", puntualizó la entidad en un comunicado en el que definió el paso dado por los congresistas estatales como "inflamatorio".
Al aventurar un futuro con cambios en la Enmienda 14, La Raza dijo que ello "lanzaría a la calle a miles de pacientes que llegaran a dar a luz a un hospital" y que "sumiría en el caos a la sociedad estadoundiesne".
Campaña de firmas
En respuesta a la propuesta, La Raza activó una campaña nacional de formas de apoyo a la Enmienda 14 de la Constitución con el fin, precisó, de preservar la cláusula de la ciudadanía.
El NCLR dijo que quienes quieren participar en la campaña pueden añadir sus nombres en una lista que será remitida al Congreso y reteró que la Enmienda 14 es un derecho que asiste a todas las personas que nacen en el territorio de Estados Unidos.
Haga click aquí si quiere participar en la campaña.
La propuesta de cambio
La iniciativa de los legisladores estatales precisa que si el Congreso federal se niega a debatir y cambiar la Enmienda 14, cada estado del país podrá entonces decidir si otorga o no la ciudadanía a los hijos de inmigrantes sin papeles.
Los promotores aseguraron que cuentan con el apoyo de 14 estados e indicaron que convertir en ley el proyecto sólo requiere ser aprobada por las legislaturas locales.
La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) anunció de inmediato su oposición a la medida, la que calificó como un “plan ilegal” que de ninguna forma resolverá el tema de la migración indocumentada en Estados Unidos.
En Estados Unidos viven 11.1 millones de indocumentados según datos del Pew Hispanic Center. La Raza y The Urban Institute señalan que entre 3 y 5 millones de niños estadounidenses son hijos de uno o dos padres indocumentados, quienes se verían afectados si este tipo de iniciativas es aprobada.
Se están reponiendo
El plan antiinmigrante anunciado el miércoles en la capital estadounidense fue advertido a mediados de diciembre, cuando activistas comunitarios señalaron que la nueva Cámara de Representantes, controlada por republicanos del ala dura (entre ellos varios del movimiento Tea party), buscarán debatir propuestas que dejarán de lado cualquier posibilidad para legalizar a los indocumentados.
"La derrota del debate del Dream Act no sólo afectó a 850,000 estudiantes sin papeles que calificaban para la residencia permanente, sino a toda nuestra comunidad. No nos hemos repuesto de este golpe, todavía nos duele y estamos esperando a ver qué haremos a nivel nacional", dijo Vega.
Agregó que la iniciativa de revisar la Enmienda 14 "no tiene cabida" en el Congreso y que "simplemente sería absurdo que en cada hospital de Estados Unidos primero se pregunte por el estado migratorio a una mujer embarazada antes de proceder a brindarle la atención que necesita".
"El Congreso debe tener en cuenta nuestro propio interés como país y el interés del pueblo y desechar este tipo de recomendaciones. No creo que avance, pero debemos estar atentos y luchar para que este 2011 el legislativo discuta una reforma migratoria comprensiva y justa", añadió.
Cómo se cambiaría
El camino a recorrer para los ultraconservadores es cuesta arriba. Bill Hing, profesor derecho de la Universidad de San Francisco, explicó que para realizar una enmienda constitucional se requiere la aprobación de las dos terceras partes de ambas cámaras en el Congreso, además del consentimiento de al menos 38 estados.
Hing apunta además que estas propuestas no son serias, que se trata de "pura distracción política" y que los autores de estas iniciativas no han analizado bien los "pormenores que esto implica".
Organizaciones nacionales que batallan por una solución al problema en el que viven los millones de indocumentados advierten que el debate de la Enmienda 14 y otras leyes similares en un Congreso, donde los republicanos reconquistaron una mayoría clave, sin dudas incrementará el clima de intolerancia en el que se encuentra sumido el país.
El objetivo de la Enmienda 14 fue revertir un dictamen de 1857 del Tribunal Supremo de Estados Unidos, en el caso conocido como "Dred Scott", que negaba la ciudadanía estadounidense a personas de ascendencia africana.
Posteriormente, un fallo del Tribunal Supremo de 1898, en el caso "United States v. Wong Kim Ark", estableció que la 14 Enmienda de la Constitución efectivamente aplica a niños nacidos en Estados Unidos aunque sus padres no sean ciudadanos.
©Univision.com*
Comentarios