Republicanos listos para endurecer política migratoria

AFP | Jan 05, 2011 | 8:17 AM

La reforma migratoria se aleja en Estados Unidos

WASHINGTON - La mayoría republicana en la Cámara de Representantes estadounidense, que asume sus escaños a partir de este miércoles, prepara iniciativas legislativas para endurecer la política migratoria e intentar capturar al máximo número de indocumentados.
Desde un mayor despliegue de fuerzas policiales en la frontera a la anulación del derecho a la ciudadanía por haber nacido en suelo estadounidense, los republicanos quieren acentuar la política represiva, aunque sus posibilidades de éxito son escasas a causa de la división del Congreso.
El presidente Barack Obama "ha logrado algo de progreso, pero podría haber hecho más", declaró el legislador republicano Peter King (Nueva York) a la cadena televisiva Fox, en vísperas de asumir la jefatura de la comisión de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes.
Reforma inconclusa
El gobierno Obama persiguió una reforma migratoria integral durante dos años, pero también logró números récord de aprehensión y deportación de ilegales: más de 392,000 en el año fiscal 2010 (octubre 2009 a setiembre 2010), 195,000 de los cuales con antecedentes penales (aumento del 20%).
Unos once millones de indocumentados viven en Estados Unidos, donde la última vez que se produjo una reforma migratoria fue en 1986, bajo la presidencia del republicano Ronald Reagan.
King quiere que el gobierno siga desplegando a la Guardia Nacional en la frontera con México, que se vuelva a investigar métodos de vigilancia electrónica y que se ejecuten redadas masivas en empresas en todo el país.
Frontera militarizada
El gobierno Obama desplegó en agosto de 2010 un total 1,200 efectivos de la Guardia Nacional en cuatro estados de la frontera sur, entre ellos Arizona, donde se producen la mayor parte de cruces ilegales desde México.
Ese despliegue formó parte de un paquete de medidas suplementarias por un monto de $600 millones.
Todo un sistema de vigilancia electrónica, con radares y sensores especiales, probado durante tres años a un costo de más de $1,000 millones, fue suspendido el año pasado tras comprobarse numerosos errores.
"¿Qué han hecho para sustituirlo? Nada, nada", se lamentó King.
"Creo que para la supervivencia de nuestro país tenemos que garantizar el control de nuestras fronteras", advirtió con tono solemne.
La Enmienda 14
Su colega Lamar Smith (Texas), jefe del Comité de Asuntos Judiciales, declaró por su parte que quiere resucitar un debate sobre la 14ª Enmienda de la Constitución, aprobada en 1868 para garantizar la nacionalidad estadounidense por derecho de suelo.
Esa enmienda ha sido criticada en años anteriores por los miembros más conservadores del Partido Republicano por considerar que autoriza abusos por parte de indocumentados, que tienen sus hijos en Estados Unidos para intentar no ser deportados.
La Cámara de Representantes pasó a manos de los republicanos, pero el Senado sigue siendo demócrata por una corta mayoría y cualquier intento de llevar adelante reformas radicales se toparían en principio con su oposición.
La Ley de Arizona
El panorama luce más complicado a nivel estatal, donde las victorias republicanas fueron sustanciales en los comicios legislativos del 2 de noviembre.
Al menos siete estados se disponen a promulgar leyes como la polémica SB1070 de Arizona, que proclama la inmigración ilegal un delito estatal y obliga a los funcionarios públicos a denunciar a los indocumentados, según la organización Foro Nacional sobre la Inmigración.
La Ley de Arizona entró en vigor el 29 de julio de 2010. Pero en la víspera una jueza federal dejó varias partes en suspenso tras una demanda interpuesta por el Departamento de Justicia. El proceso legal sigue en curso.
©AFP
Comentarios