Anulación de lapidación de iraní por adulterio es "posible", según el gobierno

AFP | Jan 02, 2011 | 12:13 PM

Su hijo pide que no sea ejecutada

TEHERÁN, Irán - La pena de muerte por lapidación de la mujer iraní Sakineh Mohammadi-Ashtiani, condenada por adulterio, podría ser anulada, estimó el domingo un alto representante de la justicia iraní citado por la agencia Fars.
Al ser preguntado si la lapidación a Sakineh Mohammadi-Ashtiani podía ser anulada, Malek Ajdar Sharifi, jefe de Justicia de la provincia de Azerbaiyán Este, declaró que "cualquier cosa es posible".
Sharifi también señaló que todavía hay algunas "ambigüedades" en las "pruebas" de este caso, lo que está retrasando la toma de la decisión final.
La condena a lapidación de Sakineh Mohammadi-Ashtiani provocó una movilización de la comunidad internacional, por lo que las autoridades iraníes decidieron suspenderla hasta revisar el caso.
Mientras tanto, el hijo de Sakineh Mohammadi-Ashtiani, pidió que su madre no sea ejecutada.
"La sentencia contra mi madre es la lapidación pero ésta no debería llevarse a cabo. Pido que la sentencia de muerte sea conmutada. Ese es mi pedido", señaló Sajjad Ghaderzadeh.
"Considero a mi madre e Issa Taheri como los asesinos de mi padre y los dos son culpables. Creí que sería liberada si había una polémica en torno a su caso, pero eso no sucedió", declaró.
"No creo que mi madre no sea culpable", agregó Ghaderzadeh.
El encuentro entre Ghaderzadeh y la prensa internacional, organizado por la justicia local, tuvo lugar en una residencia en Tabriz perteneciente a la propia justicia iraní.
Mohammadi-Ashtiani, encarcelada en Tabriz (noroeste de Irán), fue condenada a muerte por dos tribunales diferentes en 2006, por su implicación en el asesinato de su marido.
Su condena por asesinato fue reducida en apelación en 2007 a 10 años de cárcel, pero su sentencia a morir lapidada por adulterio fue confirmada el mismo año por otra corte de apelación.
La justicia suspendió en julio la pena de lapidación mientras espera una nueva examinación del caso.
Mohammadi-Ashtiani fue encontrada culpable de matar a su marido, con la ayuda de su amante Issa Taheri.
Su hijo Sajjad Ghaderzadeh fue detenido el 10 de octubre, junto con el abogado de su madre, Hutan Kian, cuando planeaban reunirse con dos periodistas alemanes que los iban a entrevistar. Ghaderzadeh precisó que había sido puesto en libertad bajo fianza el 12 de diciembre.
©AFP
Commentarios