Miles de damnificados por inundaciones en Australia

AFP | Dec 31, 2010 | 12:37 PM

Decenas de pueblos y ciudades permanecen bajo el agua

BUNDABERG - La primera ministra australiana, Julia Gillard, visitó el viernes a las miles de víctimas de las inundaciones en el noreste del país que pasarán la noche de fin de año en centros de alojamiento de emergencia.
En un territorio tan grande como Francia y Alemania juntas, decenas de ciudades y pueblos del Estado de Queensland están anegados y aislados.
"El gobierno y el personal de emergencia están dando toda la ayuda posible frente a estas inundaciones devastadoras", declaró a la prensa Julia Gillard, de visita en Bundaberg, una de las ciudades más afectadas.
"Lo que más impresiona es la valentía de los habitantes y la solidaridad entre las víctimas. Ese sentimiento de comunidad, ese sentimiento australiano que hace que en tiempos difíciles nos preocupemos unos por otros", añadió.
Ciclón devastador
Las inundaciones se deben al reciente paso del ciclón Tasha por esta región agrícola y minera cercana a la capital de Queensland, Brisbane. Las lluvias torrenciales han cortado las carreteras, dañado los ferrocarriles y perturbado la producción de carbón.
El nivel del agua sigue subiendo. Unas 22 ciudades están ya inundadas, mientras que en Rockhampton, al norte de Brisbane, al menos 4,000 casas corren el riesgo de inundarse.
"La policía ordenará a los habitantes de las zonas inundadas que se vayan de sus casas", informó a la AFP el alcalde de Rockhampton, Brad Carter.
Las tiendas, las casas y los comercios han sido invadidos por las aguas mientras que los automóviles desaparecieron bajo el caudal, sin dejar más salida a los habitantes que circular en barcos o en kayaks para recuperar lo que se pueda.
Evacuaciones masivas
En Emerald, 1,200 de los 11,000 habitantes fueron evacuados y cerca del 80% de esta región rural podría inundarse a causa de la crecida del río que pasa por los alrededores.
Anna Bligh, primera ministra del Estado de Queensland, estimó el coste de este desastre "sin precedentes" en varios miles de millones de dólares.
Bligh agregó que la crisis todavía no ha terminado y que las aguas van a subir más aún en los próximos días.
"Tenemos tres ríos que están creciendo, 17 centros de evacuación en los que más de mil personas se han refugiado, mientras que amigos o familiares hospedan a miles más", precisó la misma fuente.
Daños económicos
El puerto de Bundaberg estuvo cerrado el viernes a causa del detritus que obstaculizaba su acceso y el aeropuerto de Rockhampton podría tener la misma suerte durante el fin de semana.
Los gigantes mineros Rio Tinto y BHP Billiton dijeron tener problemas de producción en varias minas, que representan una cuarta parte de las exportaciones australianas de carbón de coque, destinado principalmente a las acererías asiáticas.
Las autoridades temen además una disparada del precio del banano, el mango y el azúcar, por la destrucción de numerosos cultivos. Se teme también que haya epidemias y escasez de alimentos en las regiones más aisladas.
Los servicios meteorológicos anunciaron la formación de otro ciclón a lo largo de la costa oeste, al otro lado del país.
En el sur, en Australia meridional y en Victoria, las temperaturas particularmente altas podrían ocasionar incendios.
©AFP
Comentarios