Inminente retorno del debate sobre la Enmienda 14

Univision.com* | Dec 28, 2010 | 11:57 AM

Ultraconservadores quieren quitar ciudadanía a hijos de indocumentados

La vida para la inmigrante Margarita T. no ha sido fácil en los últimos 11 años en el sur de Florida. Ella y su esposo, un trabajador agrícola, tienen dos hijos ciudadanos estadounidenses y se esfuerzan a diario para que los pequeños sigan estudiando y, algún día, vayan a la universidad. Pero la derrota demócrata en las elecciones del pasado 2 de noviembre trajo consigo una advertencia: el regreso del debate de la Enmienda 14 de la Constitución que, de ser modificada, quitaría la ciudadanía cientos de miles de estadounidenses hijos de padres indocumentados.
"Imagínese usted, sería terrible. Tendríamos que irnos del país donde nacieron mis hijos", comentó Margarita T. "Lo intentaron a mitad de año y no lo consiguieron. Pero ahora tienen la mayoría en la Cámara (de Representantes) y nada quita que lo vuelvan a discutir y aprobar en 2011", agregó.
En noviembre de 2008 los demócratas retuvieron el control de la Cámara de Representantes con 255 asientos frente a 178 republicanos. Pero dos años más tarde los republicanos consiguieron 239 curules frente a 183 demócratas, victoria que le significó un duro revés a la administración del presidente Barack Obama, el primer afroamericano en conquistar la Casa Blanca.
El ala dura
Pese a estar en minoría, un sector de la oposición sometió a debate la Enmienda 14, tema que para algunos expertos es difícil y desvía la atención sobre un asunto de mayor importancia, como la reforma migratoria.
Reportes elaborados por organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, entre ellos el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y The Urban Institute,  revelan que en Estados Unidos viven entre 4 y 5 millones de niños ciudadanos estadounidenses hijos de inmigrantes indocumentados.
"Quitar la nacionalidad a los hijos de los inmigrantes no sólo afecta a éstos (los extranjeros), sino a los niños americanos", afirmó recientemente Michele Waslin, del Immigration Policy Center (IPC), durante una conferencia telefónica en la que también participaron varios expertos para debatir sobre la historia, pormenores y ramificaciones de impugnar la Enmienda 14 vigente desde 1868.
La misma garantiza la ciudadanía a "todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos", agregó Waslin.
Pero el ala dura del Partido Republicano piensa de manera diferente. En julio, varios dirigentes, como el senador Mitch McConnell (Kentucky), pidió llevar a cabo audiencias sobre el tema en el Congreso, y Jon Kyl (Arizona), que en años anteriores favoreció iniciativas para incrementar las redadas y las deportaciones de indocumentados, catalogó de "carga pública" a los hijos de indocumentados nacidos en territorio estadounidense.
A la caza de votos
Esta postura permitió a senadores como John McCain (republicano de Arizona), que en el pasado apoyó la reforma migratoria comprensiva con una vía regulada de legalización para indocumentados, ganar nuevamente la elección en su estado, y también al movimiento ultraconservador Tea Party, que se opone abiertamente a darle residencia a los 11 millones de indocumentados y demanda el cambio inmediato de la Enmienda 14.
Para Elizabeth Wydra, consejera del Constitutional Accountability Center, es "históricamente equivocado" buscar revocar esta Enmienda de la Constitución. "Es una mala idea porque precisamente esta parte de la Carta Magna expresa la libertad e independencia, los ideales de este país, a sus ciudadanos sin importar la raza y el credo. Mejor tratemos de resolver el problema migratorio por la rama legislativa y no por la Constitución", enfatizó.
Según los expertos, la meta de los republicanos antes de la elección de medio tiempo de noviembre era atraer los votos de los conservadores debido a que el tema migratorio desempeñó un papel principal, y en las elecciones presidenciales de 2012 será determinante para elegir al sucesor de Obama, por lo que todo indica que temas como la Enmienda 14 surgirán con mayor fuerza.
No será fácil
Pero el camino a recorrer para los ultraconservadores es cuesta arriba. Bill Hing, profesor derecho de la Universidad de San Francisco, explicó que para realizar una enmienda constitucional se requiere la aprobación de las dos terceras partes de ambas cámaras en el Congreso, además del consentimiento de al menos 38 estados.
Hing apunta además que estas propuestas no son serias, que se trata de “pura distracción política” y que los autores de estas iniciativas no han analizado bien los “pormenores que esto implica".
La discusión para enmendar la Constitución y negar la ciudadanía a los hijos de los indocumentados comenzó un día después que la juez federal, Susan Bolton, emitió un fallo sobre la ley de Arizona (SB1070) y detuviera temporalmente los puntos más álgidos de la polémica regulación que, entre otras medidas, criminalizó la estadía indocumentada en ese estado fronterizo con México, a pesar que en el resto del país sigue siendo una falta de carácter civil no penal.
Batalla sin cuartel
El senador Lindsey Graham (Carolina del Sur), que a principios de 2010 era el único republicano que apoyaba una reforma migratoria amplia y se acopló a una propuesta demócrata, fue el primero que propuso cambiar la Enmienda 14 redactada al final de la Guerra de Secesión, para que los hijos de los antiguos esclavos pudieran acceder a la nacionalidad.
Graham argumentó que la "ciudadanía por nacimiento es un error" y empuja a que "más ilegales lleguen al país" con el sólo propósito de "tener hijos con nacionalidad estadounidense".
"Este argumento no es sostenible", aclaró Waslin. "Los inmigrantes vienen al país para trabajar y sólo pensar que utilizarán a los hijos para arreglar su situación migratoria no es cierto. Este proceso tarda años".
Margarita T. no comprende la delicada y compleja telaraña que envuelve la política de Washington DC, pero asegura que “conozco el miedo que se ha generado en los últimos meses. Una tiene miedo incluso de mandar a los hijos a la escuela, porque piensa que a uno lo va a arrestar a la entrada del colegio y nos van a deportar. Ya paso eso en Massachussets, cuando más de 100 niños quedaron abandonados”.
La más grande
En marzo de 2007 más de 500 agentes federales y policías locales allanaron una fábrica de artículos militares en la localidad de New Bedford y arrestaron a casi 400 trabajadores, la mayoría indocumentados, según la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE).
La agencia aseguró que se trató del mayor operativo de este tipo registrado en el país.
La batida ocurrió a eso de las 8 de la mañana, cuando decenas de niños estaban en las escuelas y jardines infantiles. A la hora de salida, más de 100 quedaron abandonados a la suerte de profesores, vecinos y familiares de los detenidos, quienes fueron puestos de inmediato en proceso de deportación.
La Raza y The Urban Institute, durante seis meses, prepararon el informe “Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos”, revelando los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.
El informe culpó al Congreso federal por el daño infringido a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria y su incapacidad de lograr una solución al problema que plantean 11.1 millones de inmigrantes sin papeles.
Clima de intolerancia
Las organizaciones nacionales que batallan por una solución al problema en el que viven los millones de indocumentados, advierten que el debate de la Enmienda 14 y otras leyes similares en un Congreso donde los republicanos reconquistaron una mayoría clave, sin duda incrementará el clima de intolerancia en el que se encuentra sumido el país.
El Instituto de Política Migratoria (MIP) reveló en un reciente informe titulado "Los impactos demográficos de eliminar la ciudadanía por nacimiento", que en la actualidad tres de cada cuatro indocumentados en Estados Unidos es de origen hispano, con lo cual la minoría hispana sería la más golpeada si hay un cambio en la Enmienda 14.
Si se aprueba una modificación a la Enmienda 14 la población de niños privados de su ciudadanía por tener padres indocumentados sería de 4,7 millones para 2050, y el porcentaje de todos los niños estadounidenses entonces considerados "ilegales" se duplicaría de dos a cuatro por ciento, agregó.
Añadió que la población indocumentada aumentaría a 24 millones en 2050, suponiendo que se niega la ciudadanía a niños nacidos en Estados Unidos cuando uno de sus padres es indocumentado pero el otro es ciudadano estadounidense.
Qué dice la Enmienda
El objetivo de la Enmienda 14 fue revertir un dictamen de 1857 del Tribunal Supremo de Estados Unidos, en el caso conocido como "Dred Scott", que negaba la ciudadanía estadounidense a personas de ascendencia africana.
Posteriormente, un fallo del Tribunal Supremo de 1898, en el caso "United States v. Wong Kim Ark", estableció que la 14 Enmienda de la Constitución efectivamente aplica a niños nacidos en Estados Unidos aunque sus padres no sean ciudadanos.
El informe del MIP fue divulgado antes de la elección del 2 de noviembre, mientras grupos conservadores insistían en que su propósito es eliminar los incentivos para la inmigración ilegal en Estados Unidos.
Pero la autora principal del informe, Jennifer Van Hook, profesora de sociología y estudios demográficos en la Universidad estatal de Pensilvania, enfatizó que aún si se frena "por completo y de inmediato" la inmigración ilegal, la eliminación de la ciudadanía automática "generaría una gran población indocumentada nacida en Estados Unidos que tiene el potencial de aumentar con el tiempo".
A su vez, Michael Fix, coautor del estudio y un vicepresidente de MIP, dijo que también debe quedar claro que si se elimina la ciudadanía automática en Estados Unidos, en realidad se estaría creando una clase de inmigrantes indocumentados que "se perpetuaría" constantemente.
Así, si se niega la ciudadanía a niños con al menos un padre indocumentado, por ejemplo, para la llegada de la tercera generación, un total de 6.3 millones de personas nacidas en Estados Unidos sería indocumentada pese a que sus dos padres han nacido en este país, explicó el reporte.
“No me imagino que en Estados Unidos le quiten la nacionalidad a mis hijos”, dijo Margarita T. “Sería como decirles que son hijos de nadie”, concluyó.
©Univision.com*
Comentarios