Ataques en Nigeria dejaron decenas de muertos

AFP | Dec 25, 2010 | 4:59 PM

Serie de explosiones

NIGERIA - Las autoridades nigerianas intentaban el sábado contener la violencia que sacude al país, tras una serie de atentados con bomba y ataques contra iglesias sin precedentes que provocaron la muerte de 38 personas la víspera de Navidad.
Un total de 32 personas murieron y 74 resultaron heridas como resultado de siete explosiones en dos lugares diferentes de la ciudad de Jos (centro), que marca el límite entre el norte, mayoritariamente musulmán, y el sur, principalmente cristiano, según la policía. La mayoría de las víctimas realizaba compras navideñas cuando ocurrieron los hechos.
En la ciudad de Maiduguri (norte), presuntos miembros de una secta islamista atacaron tres iglesias, quemando una de ellas y ocasionando la muerte de seis personas, dijo un portavoz del ejército.
Atentados sin nexos
Inicialmente no se había establecido ninguna relación entre las dos series de ataques y atentados ocurridos en la víspera de la Navidad en el país más poblado de África (150 millones de habitantes).
Las tensiones entre cristianos y musulmanes se exacerban en Nigeria al tiempo que se acercan las elecciones presidenciales de abril.
El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, prometió que el gobierno "haría todo lo necesario para que los responsables de las explosiones mortales de Jos sean entregados a la justicia".
La situación estaba particularmente tensa en Jos, en donde este año, los conflictos intercomunitarios provocaron la muerte de cientos de personas.
Vehículos incendiados
La policía intentaba calmar la situación el sábado, luego de que habitantes de Jos señalaran que un grupo de jóvenes habían incendiado cinco vehículos e instalado una barricada sobre la ruta que conduce al lugar en el que ocurrió una de las explosiones.
"Es la primera vez que se utilizan explosivos de tanta potencia", aparentemente con dinamita, dijo el comisario Abdulrahman Akano, de la Policía del estado de Plateau, cuya capital es Jos.
"La gente hacía sus compras" y "el lugar atacado era frecuentado por toda clase de personas, musulmanes y no musulmanes", agregó.
Para el gobernador de Plateau, Jonah David, "el objetivo de los instigadores (de los atentados) es montar a los cristianos contra los musulmanes y desencadenar otro ciclo de violencia con el fin de sabotear las actividades pre electorales".
En el norte del país, los ataques contra iglesias de Maiduguri son los últimos actos de violencia atribuidos a la secta islamista Boko Haram, que se sublevó y tuvo un enfrentamiento con la policía el año pasado, provocando cientos de muertos.
"En un ataque contra una iglesia bautista, cinco fieles, de los cuales uno era sacerdote, fueron asesinados", dijo el teniente Abubakar Abdullahi.
En otro lugar de la ciudad que es considerado como un "feudo" islamista, un guardia fue asesinado por otros presuntos miembros de la Boko Haram, que habían atacado otra iglesia, agregó el portavoz militar.
Algunos soldados nigerianos lograron impedir otro ataque contra una tercera iglesia de Maiduguri, según Abdullahia.
"Un número indeterminado de hombres armados dispararon en los alrededores de la iglesia y una patrulla militar que se encontraba en el sector respondió (a los ataques). El tiroteo duró algunos minutos", precisó la misma fuente, y agregó que una iglesia bautista y la casa de su sacerdote, fueron incendiadas.
Más de 50 personas, de las cuales algunas eran policías, soldados, religiosos, autoridades locales o políticos, han sido asesinadas en Maiduguri durante los últimos cinco meses por presuntos miembros de la secta Boko Haram, que busca establecer un Estado islamista "puro".
En julio 2009, la secta contaba con miles de miembros que reivindican vínculos con los talibanes de Afganistán.
En aquel entonces, la secta operó un ataque contra comisarías de varios estados del norte.
©AFP
Comentarios