Ofrecen recompensa por presuntos asesinos de activista Marisela Escobedo

AFP | Dec 24, 2010 | 3:54 PM

Exigía justicia

CIUDAD JUAREZ, México - El gobierno del estado norteño de Chihuahua ofreció una recompensa de unos $40,000 a quien brinde información sobre el homicida de la activista social Marisela Escobedo Ortiz, asesinada a sangre fría frente a la gobernación estatal.
Escobedo murió la semana pasada cuando exigía justicia para su hija, asesinada en el 2008, afuera de la oficina del gobernador de Chihuahua, en un caso que ha generado fuertes críticas a las autoridades.
La fiscalía general de Chihuahua dijo que ofrece 500,000 pesos (unos $40,000) por información sobre el autor intelectual del asesinato y otros 200.000 (16.000 dólares) por datos sobre el autor material.
La hija de Escobedo, Rubí Frayre Escobedo, murió asesinada presuntamente por su novio, Sergio Barraza, quien fue arrestado pero después liberado por falta de pruebas. Las autoridades presumen que es el autor intelectual del segundo crimen.
Crimen captado en video
El asesinato de la activista social fue captado por una cámara de vigilancia, en un video que muestra a un hombre enmascarado disparándole en la cabeza mientras ella trata de huir. El crimen ocurrio aunque se habían designado policías estatales para protegerla.
Dos días después, el cuerpo de Manuel Monge Amparán, de 36 años y hermano de la pareja de Escobedo, fue hallado envuelto en una cobija. Su comercio de venta de maderas y materiales al parecer fue incendiado de manera intencional, dijeron agentes ministeriales.
En un comunicado, la fiscalía reiteró el jueves que junto con el Ejército sigue tratando de esclarecer el homicidio y que ya solicitó el apoyo de Interpol para la localización de Barraza.
Hasta ahora, nadie ha sido arrestado por el crimen de Escobedo.
Chihuahua, donde se ubica Ciudad Juárez, fue uno de los primeros estados en adoptar una reforma al sistema judicial para incorporar los juicios orales y exigir a los agentes ministeriales demostrar la culpabilidad de los acusados.
Pero fue en Chihuahua donde tres jueces estatales ordenaron la liberación de Barraza, luego que confesó el asesinato y condujo a la policía hasta el cadáver quemado y desmembrado de Frayre Escobedo. Durante el juicio, Barraza afirmó que era inocente y que había sido torturado para declararse culpable. Uno de los jueces dictaminó en abril que la procuraduría no presentó evidencia física en su contra.
©AFP
Comentarios