Un techo para la Navidad

Univision.com | Dec 20, 2010 | 1:05 PM

Nuevas razones para celebrar

Cuando la tierra tembló en Haití y Chile este año, cientos de miles de personas perdieron sus hogares. Los sobrevivientes salieron a la calle y en medio de la desesperación esperaron algún tipo de ayuda. Mientras la burocracia gubernamental se peleaba para decidir a quién y que entregar, un equipo de jóvenes voluntarios con sede en Santiago de Chile decidió tomar acción.
A los pocos días una organización llamada Un Techo para mi País movilizó a más de 75,000 voluntarios, sobre todo estudiantes de escuela secundaria y universitarios, que comenzaron a construir casas de transición para las víctimas desplazadas en Chile.
Meses más tarde, 21,000 casas fueron entregadas a los necesitados que podían comenzar a reconstruir sus vidas bajo el calor y la protección de una vivienda de 200 metros cuadrados.
En las ciudades de Grand Goave y Leogane en Haití, voluntarios de Un Techo han completado 200 viviendas y 500 voluntarios tienen como objetivo completar 10,000 viviendas en los próximos 4 años.
“Nuestros voluntarios han construido ya un gran número de casas de transición en Chile y Haití, pero la necesidad sigue siendo infinita. Necesitamos que todos los latinoamericanos se comprometan a ayudar a reconstruir con el mismo vigor que lo haríamos en cada uno de nuestros países,” dijo el director social de Un Techo para mi País-Latinoamérica, Maximiliano Pérez.
La misión de Un Techo no comenzó como un equipo de respuesta de emergencia, sino como una organización fundada por un grupo de estudiantes universitarios y la visión de un sacerdote jesuita llamado Felipe Berríos.
Su objetivo era eliminar las condiciones deplorables en muchos barrios pobres de Chile y proporcionar ayuda a las familias marginadas. Sobre la base de su éxito en el país Un Techo comenzó a expandirse y hoy sus voluntarios ayudan a construir casas en 18 países de América Latina.
Las casas de transición son de madera o aluminio y están diseñadas para venderse a bajo costo, fáciles de construir y móviles. Una casa típica es de 200 metros cuadrados y cuesta unos $1,500 completarla. Siempre que sea posible la familia beneficiaria aporta el 10 por ciento del costo lo que crea un sentido responsabilidad. Estas casas se construyen en dos días con un equipo de ocho a diez voluntarios que trabajan junto a la familia.
La organización Un Techo ha encontrado que las familias a quienes se les ha dado un refugio de transición han dado lugar a efectos positivos a largo plazo, como la reducción de enfermedades, una mayor seguridad y un lugar para estudiar que a menudo impide que los niños abandonen la escuela.
Con tanta pobreza en América Latina la elección de las familias a quienes se harán construcciones, depende de varios factores. La selección de hogares elegibles se realiza a través de un proceso de evaluación y seguimiento, a través de visitas a los barrios de tugurios.
Los voluntarios presentan el proyecto y las familias necesitan llenar una encuesta básica. Se hace entonces la selección de las familias más necesitadas, con base en criterios como las condiciones de vivienda, ingresos, tamaño de la familia, las condiciones de salud y el acceso a redes sociales.
Una vez que la casa está construida la labor de los voluntarios y la transición de los nuevos propietarios se convierte en lo que Un Techo llama sus programas de inclusión social. Los voluntarios pasan tiempo ofreciendo tutoría a los niños, proporcionando tecnología y formación profesional para los adolescentes, creando programas de alfabetización de adultos y clases con nuevas habilidades para los padres.
También se ofrece formación profesional en oficios tales como cocinar y coser, así como microcréditos y capacitación empresarial.
Cuando la primera dama Michelle Obama visitó México este año, la directora social de Un Techo de México fue una de las pocas elegidas para compartir su trabajo durante una presentación en una universidad. Michelle Obama se quedó tan impresionada que lo comentó en la página web de la Casa Blanca.
“Después que Mariana Vázquez del Mercado Castro dio un apasionado discurso sobre el liderazgo y el papel que cada ciudadano debe desempeñar en el cambio,” la señora Obama dijo: “Voto por ti.”
Desde 1997 más de 250,000 voluntarios han hecho un cambio para los más necesitados en América Latina. Cada año 20,000 jóvenes en 18 países pasan un fin de semana o dos en la construcción de una casa que se espera se convierta en una fundación y un camino hacia una vida mejor. Y gracias a ellos y su ardua labor, esta temporada de navidad muchos tendrán una nueva razón para celebrar.
©Univision.com
Comentarios