Senado de EU vota hoy sábado el Dream Act

Univision.com* | Dec 17, 2010 | 9:09 AM

Reid presentó moción para debatir versión de la Cámara

El senado estadounidense votará este sábado el proyecto de ley Dream Act, que de ser aprobado daría residencia a miles de jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Univos. Será el último chance para una iniciativa que surgió por primera vez en 2001 y que a la fecha no ha contado con el suficiente respaldo bipartidista para convertirse en ley.
El líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), presentó el jueves una moción para votar nuevamente el proyecto, perono garantizó si contaba con los votos necesarios para lograr una victoria. “El primer voto en torno al Dream Act tomará lugar el sábado por la mañana”, dijo Reid en un comunicado. “Si ese voto no prospera, el Senado pasará inmediatamente a votar sobre “Don’t Ask, Don’t Tell” (“No preguntes, No digas”), que permite a los homosexuales servir libremente en las Fuerzas Armadas.
Reid calificó ambos proyectos de ley como “importantísimos” para la nación y pidió a los republicanos darle una oportunidad a miles de jóvenes sobresalientes para que puedan continuar sus estudios en la universidad y obtener un título profesional.
El voto anterior
El Senado rechazó el Dream Act el 21 de septiembre por 56 votos a favor y 43 en contra, en una votación en la que se necesitan 60 respaldos de los 100 asientos de esa cámara.
El jueves 9 de diciembre la Cámara de Representantes aprobó una nueva versión del proyecto por 216 votos a favor y 198 en contra, elevando de esa forma la presión sobre el Senado para que apruebe la iniciativa, entregada por primera vez en 2001.
Un día después, el viernes 10, la directiva demócrata retiró su versión de Dream Act y abrió espacio para traer al pleno la versión aprobada por la Cámara, un paso que le permitió a Reid disponer de tiempo para encontrar votos republicanos al proyecto.
El Dream Act ha sido debatido al menos 12 veces en el curso de 10 años. La falta de apoyo bipartidista nuevamente hace peligrar el debate previsto para este sábado. Tanto Reid como la directiva demócrata no han dicho si cuentan con los votos necesarios para aprobarlo y enviarlo al Presidente Barack Obama para que lo firme y se convierta en ley.
Ultimo esfuerzo de Obama
El viernes, la Administración del Presidente Barack Obama apuraba un último esfuerzo con llamadas telefónicas a congresistas para lograr la aprobación en el Senado del Dream Act, que también se conoce como “reforma migratoria para jóvenes indocumentados”.
"Ya he hecho varias llamadas a demócratas y republicanos (...) Continuaré haciendo las llamadas que sean necesarias", dijo el secretario de Educación, Arne Duncan, en teleconferencia con periodistas.
"Estoy 100% enfocado en que esto sea aprobado mañana", agregó.
"Hay un gran esfuerzo de toda la administración en este tema", añadió Cecilia Muñoz, directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca.
El propio Obama "ha estado haciendo llamadas durante todo este proceso" en el Congreso, "ha estado muy enfocado en esto" y "recibe actualizaciones regulares" de cómo se avanza, dijo Muñoz.
Clima de espera
Otros secretarios que han trabajando activamente a favor del Dream Act son los de Trabajo, Hilda Solís; Seguridad Interior, Janet Napolitano; Comercio, Gary Locke; y Agricultura, Tom Vilsack, pues estiman que traerá beneficios económicos y de seguridad para Estados Unidos, recordó la Casa Blanca.
Si el Dream Act se aprueba este sábado, el gobierno está preparado para asegurar que "los alumnos puedan usar las protecciones de la nueva ley tan pronto como sea posible", dijo Muñoz.
Y si la ley es derrotada, "nos reagruparemos y pensaremos en cómo volver con esto lo más rápido posible", porque "no quiero que tengamos que esperar uno o dos años más" para su aprobación, agregó Duncan.
Campañas nacionales
Mientras se alista el debate en el Senado, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la principal organización hispana de Estados Unidos, reiteró un llamado a la comunidad latina para llamar a los senadores y pedirles que sigan los pasos de la Cámara de Representantes y apoyen el Dream Act.
Una fase de la campaña, que cuenta con el respaldo de destacados líderes latinos (políticos, empresarios, gobernantes, deportistas y de la administración pública), incluyó el envío de una carta a la dirección del Senado “donde instamos a los legisladores a que aprueben el proyecto de ley ‘Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (Dream Act)’”, dijo Janet Murgia, directora de La Raza.
El Dream Act le permitirá a unos 850 mil jóvenes indocumentados que han crecido en Estados Unidos la oportunidad de obtener un estatus legal condicional y, tras el cumplimiento de una serie de requisitos, la posibilidad de solicitar la ciudadanía si asisten a la universidad o servir en el ejército. Parte del futuro de EU
"Estados Unidos no puede permitirse el lujo de perder otra generación de jóvenes que están de pie para contribuir a su prosperidad económica y social", se lee en la misiva dirigida a los líderes del Senado, el demócrata Harry Reid y el republicano Mitch McConnell (Kentucky).
"Los beneficiarios del Dream Act son nuestros futuros maestros, enfermeros e ingenieros. Estados Unidos ha invertido en la educación de muchos de estos individuos desde la guardería, y es lógico que nos puedan servir y contribuir, lo que permite a nuestra nación a obtener los beneficios”, precisó.
“La comunidad latina está contando con el Congreso para reunirse y mostrar su apoyo para el futuro de estos jóvenes y de la nación", agregó.
Los firmantes destacaron que el apoyo al Dream Act “se eleva por encima de la política” y precisa que empresarios, militares, religiosos, defensores de los derechos civiles y líderes educativos de todo el país están a favor de este proyecto de ley.
La Raza también invitó al público a continuar firmando la misiva a través de Internet, mensajes que están siendo remitidos de inmediato al Senado
Miles de llamados
Simultáneamente, en California, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), reportó el envío de 57 mil llamados telefónicos al Congreso en apoyo al Dream Act, y solicitó a la comunidad hispana a seguir enviando mensajes de apoyo al proyecto previo a la votación de este sábado.
Jorge Mario Cabrera, director ejecutivo de CHIRLA, dijo que la campaña es liderada por un grupo de jóvenes indocumentados denominados “dreamers”, quienes decidieron dar la cara en defensa del proyecto de ley.
“Los llamados instan a los senadores a que respalden y voten a favor del Dream Act”, reiteró el activista.
Religiosos claman
En Washington DC, mientras, dirigentes de organizaciones religiosas se pronunciaron a favor del proyecto y urgieron al Senado a emitir un voto favorable similar al decidido por la Cámara de Representantes la semana pasada.
Joel Hunter, de la congregación religiosa Northland, dijo el jueves durante una conferencia telefónica organizada por la Casa Blanca que favorece el Dream Act porque se concentra en un grupo con grandes posibilidades de ser exitoso, no castiga a los hijos por los errores de sus padres y podría generar ventajas económicas y militares para Estados Unidos.
El pastor Rich Nathan, de la congregación Vineyard Columbus, destacó que el Dream Act y la reforma migratoria integral son los únicos temas que han logrado un consenso unánime entre la comunidad religiosa estadounidense.
"Muchos de nosotros venimos de familias con estatus (migratorio) mixto. No podemos votar, pero nuestros familiares y amigos sí", dijo Julieta Garibay, de 29 años, una promotora de la ley desde que se presentó en el 2001. "Nuestros aliados recordarán quién votó y cómo votó, y los harán rendir cuentas de eso en el 2012".
"La Dream Act es extremadamente poderosa por esa razón, porque tiene un impacto en los niños que llegaron a temprana edad, quienes hicieron lo que se les pidió, no se metieron en problemas y sólo quieren recibir educación o unirse al ejército", dijo la subdirectora del grupo America's Voice Lynn Tramonte.
No lo respaldan
Los detractores de la iniciativa señalan que el Dream Act perjudicaría a los estadounidenses en momentos en que la nación enfrenta una tasa de desempleo de 9,8%. Otros criticaron la edad máxima de 29 años.
El Senador republicano Scott Brown (Massachusetts) sostiene que el Dream Act se trata de una “amnistía encubierta” y que votará en contra del proyecto.
"Esos son niños bastante crecidos", dijo el republicano Lamar Smith durante el debate en la Cámara de Representantes. Smith calificó el proyecto como "una pesadilla" y pronosticó que el gobierno estadounidense sería incapaz de revisar los antecedentes de todos los solicitantes.
©Univision.com*
Commentarios