Crece presión a favor del Dream Act

Univision.com* | Dec 16, 2010 | 10:49 AM

America Ferrera y Ozomatli se suman a campaña nacional

Tras la aprobación del proyecto de ley Dream Act en la Cámara de Representantes, que daría residencia a unos 850 mil jóvenes que ingresaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años de edad, organizaciones pro inmigrantes incrementaron una campaña nacional de presión para que el Senado apruebe la iniciativa presentada por primera vez al Congreso en 2001.
El Consejo Nacional de La Paza (NCLR), la principal organización hispana de Estados Unidos, anunció que a los esfuerzos de apoyo se sumó la actriz America Ferrara, el grupo angelino Ozomatli y Janet Murgia, presidenta de la organización con sede en Washington DC.
“Ahora que la Cámara de Representantes aprobó el Dream Act, la presión está sobre el Senado para que haga lo mismo”, dijo La Raza en un comunicado. “Le hemos pedido a muchos líderes latinos dentro del gobierno, mundo de negocios, entretenimiento y deportes que firmen una carta urgiendo al Senado a que apruebe a este importante proyecto de ley antes de que se cierre la sesión legislativa”, agregó.
La Raza añadió que la misiva está abierta para que las personas que apoyan el Dream Act “agreguen su nombre a la lista de latinos” y la envíen al Senado estadounidense.
Firma la petición para el Senado ahora y diles a los Senadores que voten SI por el Dream Act”, invitó Clarissa Martínez de Castro, directora de inmigración y campañas nacionales de La Raza.
“¿Cuál sería la razón de no permitir que los jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos por sus padres a una edad muy temprana no puedan perseguir su sueño de una educación universitaria o de servir en las fuerzas armadas?”, se preguntó La Raza.
La última versión
La versión 2010 del Dream Act, aprobada por la Cámara de Representantes, crea el estado de no-inmigrante condicional durante 10 años, seguido de tres años de residencia legal permanente antes de la aplicación para la naturalización.
Los beneficiarios, además, recibirán una autorización de empleo y un permiso de viaje para salidas y reingresos a Estados Unidos sin afectar el trámite de la residencia temporal.
Los inmigrantes que califiquen al programa también podrán inscribirse en una universidad como estudiantes no extranjeros y pagar las mismas cuotas que un alumno residente o ciudadano.
Advierte que los inmigrantes acusados de fraude electoral, fraude de matrimonio, si padece un mal que sea un riesgo para la salud pública, si constituye un riesgo de convertirse en carga pública, o si abusó de su visa de estudiante, cometió poligamia o evadió impuestos, no calificará para regularizar su estado de permanencia en Estados Unidos.
Edad máxima
El tope máximo de edad para calificar será de 30 años y los candidatos, primero a la residencia temporal, deberán presentar datos biométricos de identidad, someterse a una verificación de antecedentes y un examen médico.
Por razones de seguridad nacional, los datos de identificación de los postulantes no serán confidenciales y los candidatos, además de estar registrados en el Servicio Selectivo, tendrán un año de plazo para postular una vez entre en vigor la ley si es aprobada por el Senado.
Una vez votada y aprobada por esta instancia, el Congreso enviará la ley al Presidente Barack Obama para que la promulgue y entre en vigor.
Los jóvenes beneficiarios del Dream Act “son líderes en sus comunidades, involucrados en sus escuelas, atletas destacados, y artistas, muchas veces graduándose con honores”, subrayó La Raza.
Beneficio para el país
Martínez de Castro detalló que con la aprobación del Dream Act “nuestro país sale ganando inmensamente a causa del talento y la energía de miles de jóvenes que han sobresalido en sus estudios, un esfuerzo que ya ha sido demostrado”.
“Ellos quieren la oportunidad de asistir a la Universidad o de servir en las Fuerzas Armadas y de contribuir al único país que conocen como su hogar”, añadió.
El viernes de la semana pasada el Senado tomó la decisión de sacar de la agenda su proyecto de Dream Act y abrió un espacio para revisar y votar el proyecto aprobado en la víspera por la Cámara de Representantes.
El Senador Harry Reid (demócrata de Nevada), líder de esa Cámara, dijo que empujará el plan para ser votado por el pleno, donde los demócratas necesitan 60 votos y sólo cuentan con 56.
Los republicanos han advertido que no respaldarán la propuesta porque se trata de una amnistía encubierta.
©Univision.com*
Commentarios