Australia brinda apoyo consular a Assange

AFP | Dec 08, 2010 | 9:55 AM

Fundador de WikiLeaks permanece detenido en Londres

SIDNEY - El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, detenido en Londres, recibirá asistencia consular de Australia, prometió el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores australiano, Kevin Rudd.
El cónsul general australiano en Gran Bretaña ya habló con Assange, detenido este martes en Londres en cumplimiento de una orden de captura expedida por Suecia que lo acusa de delitos sexuales, mientras que algunos diplomáticos asistieron a su audiencia en el tribunal este miércoles, según fuentes oficiales.
"Hemos confirmado que aportaremos apoyo consular, así como lo hacemos para cualquier ciudadano australiano", dijo Rudd, un día después de que la primera ministra Julia Gillard calificara la publicación por WikiLeaks de cables diplomáticos como "gravemente irresponsable".
"Le vamos a proporcionar pronto una carta indicándole que estamos preparando visitas consulares y cualquier otro tipo de apoyo consular concerniente a su bienestar y a sus derechos legales", dijo Rudd en una declaración a la televisión.
Carta de condena
Su comentario se produjo horas después de que el propio Assange se entregara a la policía en Londres para hacer frente a las acusaciones de Suecia que sus abogados estiman motivadas por razones políticas, mientras las filtraciones de cables diplomáticos por su sitio internet WikiLeaks seguían sembrando el pánico y la furia en muchos gobiernos en el mundo.
En un artículo escrito antes de su detención y publicado en la prensa australiana el miércoles, Assange atacó al gobierno de su país por ponerse en su contra y apoyar los reclamos de Estados Unidos de que sus revelaciones son ilegales.
"Los australianos deben observar sin orgullo la vergonzosa complacencia ante (los llamamientos por parte de Estados Unidos para que Assange sea procesado) por parte de la primera ministra Julia Gillard y de su gobierno", escribió Assange.
"Los poderes del gobierno australianos aparecen plenamente a disposición de Estados Unidos tanto como para cancelar mi pasaporte australiano, espiar o acosar a quienes sostengan a WikiLeaks", añadió.
"Estamos desamparados. El gobierno Gillard está tratando de matar al mensajero porque no desea que la verdad sea revelada, incluyendo información acerca de sus propios pactos diplomáticos y políticos", dijo.
©AFP
Comentarios