Un estudio descarta que las deportaciones mejoren la seguridad en EEUU

Notimex | Sep 03, 2014 | 9:30 PM
El principal programa del gobierno federal de Estados Unidos para identificar a inmigrantes sin documentos, sospechosos de crímenes graves con el fin de deportarlos, no ha hecho que el país sea más seguro, indicó este miércoles un estudio.
“El programa no ha servido su objetivo central de hacer más seguras a las comunidades”
Elaborado por Adam Cox, investigador de la Universidad de Nueva York (NYU), el estudio apuntó que el programa Comunidades Seguras, creado hace seis años para expulsar a extranjeros con antecedentes penales, no ha reducido las tasas de delitos violentos en Estados Unidos.
Según Cox, la conclusión de que Comunidades Seguras no baja la tasa de crímenes violentos ni la general de crímenes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) abre dudas de que deportar a extranjeros que cometen crímenes resulte eficaz para el control del delito.
El estudio titulado "¿El cumplimiento de las leyes migratorios reduce el crimen? Evidencia de Comunidades Seguras", indicó que luego de que el programa deportara a 250 mil personas no hay cifras que indiquen que la medida haya bajado los delitos graves en Estados Unidos.
"El único índice de crímenes para los que había evidencia que sugería una pequeña reducción asociada con Comunidades Seguras eran los crímenes menos serios contra la propiedad, como el hurto y quizá el robo de vehículos motorizados", señaló Cox.

Polémica por el programa Comunidades Seguras y el creciente número de deportaciones.

El programa, implementado condado por condado por varios años, fue diseñado para que las autoridades locales compararan la información personal de un extranjero sospechoso de haber cometido un delito con la que tienen las agencias de migración.
Si el extranjero sospechoso de cometer un delito es un inmigrante indocumentado entonces se inicia un proceso de deportación.
Sin embargo, Cox explicó que la "evidencia muestra que el programa no ha servido su objetivo central de hacer más seguras a las comunidades".
Expresó que el programa se basa en la presunción de la criminalidad que suponen los inmigrantes al país, pese a que las investigaciones académicas muestran que los extranjeros "no son más proclives (y quizá sean menos proclives) de cometer un crimen que los nativos".

La ciudad de West New York se convirtió en la segunda del estado de Nueva Jersey en tomar la decisión de no participar en el polémico programa.

Sin embargo, el estudio asentó que no hay cifras que avalen una baja en la tasa de homicidios, violaciones, robo o asalto agravado como consecuencia de la implementación de Comunidades Seguras.
En paralelo al estudio de Cox, fue difundida este miércoles una investigación de Thomas Miles, de la Universidad de Chicago, que apunta a que Comunidades Seguras fue implementado al principio en condados con mayores concentraciones de hispanos, lo que genera sospechas.
"El hecho de que la temprana activación del programa esté correlacionada claramente con los condados con una población grande de hispanos genera importantes dudas acerca del perfil demográfico en el cumplimiento de las leyes de inmigración", declaró Miles.
©Notimex
Comentarios