El México que plantea Enrique Peña Nieto

Univision.com | Sep 01, 2014 | 1:56 PM

Por Juan Campos, académico y experto en política mexicana

En el Segundo Informe de Gobierno, se prevé que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, destaque la importancia de las 11 reformas estructurales: económicas, sociales y políticas, que se aprobaron en los dos primeros años de su administración.
“Varios de los resultados no serán inmediatos, se vislumbran para hacerse realidad en unos años”
Hace apenas dos días, en la reunión que sostuvo con los diputados de los grupos parlamentarios del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), destacó la labor que hizo posible contar con un marco legal moderno, que permitirá —dijo el Presidente— sentar las bases “para la construcción del México nuevo que queremos. De un México de progreso, de modernidad, de más y mejor educación, de más empleos”.
El presidente Peña Nieto, le apuesta a los resultados de las acciones de su administración, es decir, no sólo a las normas que se han implantando jurídicamente, sino a las medidas concretas que se derivan de ellas, sobre todo en materia de energía, de telecomunicaciones, relaciones laborales, de educación y política electoral —que su gobierno tiene la responsabilidad de llevar a buen término—, a las que considera que servirán para la solución de varios de los problemas que enfrenta el país.
El gobierno está convencido de que las reformas estructurales propiciarán el incremento sostenido y a tasas mucho mayores que en la actualidad, del producto interno bruto (PIB); dicho crecimiento ha estado ausente, desde hace décadas, en la economía del país.
Además, plantea que la mejora en el ámbito económico repercutirá para elevar las condiciones de vida y de trabajo de la población que enfrenta los flagelos del desempleo, el empleo informal, los bajos salarios, la carencia de prestaciones en salud y vivienda, el difícil acceso a la educación media superior y superior para las nuevas generaciones, así como a otros satisfactores básicos.
Las difíciles condiciones en las que viven millones de mexicanos, que constituyen la mayoría de los habitantes del país, hace pensar que las expectativas presidenciales no cuentan con las condiciones que le permitan avanzar significativamente en la mejoría de las condiciones de existencia de los mexicanos que viven en condiciones de pobreza, insalubridad y marginación.
Es necesario agregar, que buena parte de los ciudadanos ya no cree en las bondades de las políticas gubernamentales ni en las promesas de los políticos, porque ha sido engañado sistemáticamente.
Siempre les ofrecen crecimiento económico sostenido; más y mejores empleos, y bien remunerados; que se habrá de elevar la calidad de la educación y de los servicios de salud; que tendrán accesos a los servicios públicos indispensables como agua potable, alcantarillado, y a otros satisfactores. Tantas veces les han prometido lo mismo, y no les han cumplido, que ven con escepticismo los ofrecimientos de hoy.
Otro factor que afecta negativamente la credibilidad en las promesas actuales, es que varios de los resultados no serán inmediatos, se vislumbran para hacerse realidad en unos cuantos años, cuando los que actualmente gobiernan ya no ocupen esos cargos y no se les pueda exigir el cumplimiento de la palabra empeñada.
Cuando el actual Presidente de la República, y los actuales diputados, senadores y secretarios de Estado, hayan cedido su lugar a otros políticos, quizá a otro partido, que ajeno a los compromisos de ahora, realizará nuevas promesas, de las que muchos más estarán convencidos de que tampoco se van a cumplir.
Este es el reto que tiene la actual administración. Si no consigue derrotar al escepticismo y al desaliento de los ciudadanos, si no consigue convertir en realidades las esperanzas de las nuevas generaciones, el camino de México será cada vez más difícil.
©Univision.com
Comentarios