EEUU entrenó a habitantes de Alaska como espías

The Associated Press | Sep 01, 2014 | 9:44 AM
Ante el temor de una invasión rusa y la ocupación de Alaska, durante los primeros años de la Guerra Fría Estados Unidos entrenó a pescadores, montañistas y ciudadanos de esa región para que integraran una red clandestina que alimentara a la inteligencia militar, según registros de la Fuerza Aérea y el FBI recientemente desclasificados.
“Aunque la guerra con la Unión Soviética no llegó a Alaska, esa oficina entrenó a 89 agentes”
La invasión de Alaska parecía una posibilidad real en 1950.
“Los militares creen que podría haber una invasión aérea incluyendo un bombardeo y el lanzamiento de paracaidistas”, dice un memorando del FBI.
Así que el director de esa agencia J. Edgar Hoover ideó un proyecto ultra secreto con la recién creada Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea dirigida por su protegido Joseph F. Carroll, un ex agente del FBI.
El plan era tener ciudadanos–espía en lugares clave de Alaska listos para esconderse de los invasores. Estos agentes estaban dotados con equipo de supervivencia con alimentos, ropa de abrigo, material para decodificar mensajes y radios. En la clandestinidad pasarían información sobre los movimientos del enemigo.
Los cientos de páginas con documentos hasta hace un tiempo secretos fueron proporcionados a The Associated Press por Government Attic, un sitio de Internet que publica informes del Gobierno obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información.
Para compensar posibles bajas en caso de una invasión, agentes de reserva aguardaban fuera de Alaska listos para llegar por aire al territorio ocupado.
Como los rusos nunca invadieron Alaska, el programa de agentes encubiertos jamás se activó.
El proyecto no fue, sin embargo, un fracaso. Funcionó desde 1951 hasta 1959, según Deborah Kidwell, historiadora oficial de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea.
“Aunque la guerra con la Unión Soviética no llegó a Alaska, esa oficina de la fuerza aérea entrenó a 89 agentes encubiertos y los equipos de supervivencia sirvieron en tiempos de paz en los siguientes años”, escribió en la revista de la agencia hace unos años.
El programa tuvo dos fases: la primera era reclutar y entrenar agentes encubiertos. La segunda fue el intento de crear un grupo de civiles entrenados listos para evacuar a las tripulaciones aéreas militares que estuvieran en peligro de ser capturadas por las fuerzas soviéticas. Esta segunda etapa fue coordinada con la CIA.
Muchos de los nombres de quienes participaron en la operación fueron borrados antes de que los documentos fueran desclasificados.
Ningún integrante de la población indígena fue incluido. Los creadores del programa creían que los “esquimales, grupos indios y aleutianos deben evitarse en vista de su propensión a beber en exceso y su indiferencia a los gobiernos constituidos y a su política y filosofía”. Señalaban que “su principal preocupación es su supervivencia y su lealtad podría desplazarse fácilmente a quien tuviera el poder”.
Los reclutadores ofrecieron contratos de hasta 3 mil dólares al año (casi 30 mil dólares de 2014), suma que se duplicaría “luego de que comenzara la invasión”, de acuerdo con uno de los documentos. Los registros no dicen cuánto se gastó durante el transcurso del programa.
©The Associated Press
Commentarios