La sequía tiene en vilo los cultivos de California

ImpreMedia Digital, LLC | Aug 31, 2014 | 1:58 PM

Agricultores temen que se pierdan plantaciones completas

En el Valle de Temecula no dejan de ver hacia el cielo. Los cultivadores de uva están en plena temporada de cosecha y cuidan el agua como un tesoro, porque es posible que en 2015 les llegue a cuentagotas.
Tendremos que abandonar el negocio si no nos llega agua
"Estamos rezando para que llueva", dice Ben Drake, dueño de un viñedo de 250 hectáreas que ha dado buenos frutos gracias a un acuífero local y al abasto que llega del norte del estado.
Pero sus tierras no tendrían la misma suerte el próximo año: se agotan las reservas.
Ahí se anticipa lo peor: que desaparezcan paulatinamente 1,500 hectáreas de viñedos, un problema que ya experimentan los cultivadores de uva y productores de vino en el Valle de San Joaquín.
"Tendremos que abandonar el negocio si no nos llega agua", comenta preocupado Drake, quien es presidente de la Asociación de Viticultores del Valle de Temecula.
Empeora por día
La sequía en California, la peor en su historia, se agrava cada día y reduce las opciones para producir las frutas y verduras que se consumen en todo el país. Aquí se cultiva el 50% de éstas, por ello se observa un incremento del 10% al 20% en el costo de los alimentos.
Por ejemplo, la lechuga vale 30% más, el costo del aguacate subió 28%, por el tomate se paga 19% más y el precio del chile campana se elevó 17%. Y es posible que el golpe al bolsillo sea más duro en 2015.
"(La sequía) ha dificultado el cultivo de distintos alimentos y los ha encarecido", explica Aubrey Bettencourt, directora de la Alianza del Agua de California. "Subió el salario mínimo, pero cuánto de eso llega a los hogares si el costo de los alimentos y de servicios públicos ha subido", agregó.
Actualmente, el 80% del estado sufre una extrema sequía, lo que ha provocado de más de 800 mil acres de tierras de cultivo estén sin producir. Se estima que la pérdida de ingresos procedentes de este sector y negocios relacionados sea de 5,000 millones de dólares tan solo este año.
Con menos alimentos disponibles y más caros, la dieta de los californianos podría modificarse.
Impacto múltiple
No se ve una salida fácil: si se recupera el abasto de agua llevaría años ver algunos frutos perdidos. "Como muchos de nuestros cítricos se producen en árboles permanentes, la falta de agua los mataría y literalmente se usará maquinaria pesada para derribarlos", reflexiona Bettencourt.
Viene otro impacto: la ya elevada tarifa por consumo de agua potable podría subir hasta un 10% el año que viene, mientras se restringiría aún más su uso. Hace unos días, Anaheim se sumó a las ciudades que piden a sus residentes no regar jardines, ni lavar coches en las horas más soleadas.
"Queremos hacer nuestra parte para responder a la actual sequía", mencionó Dukku Lee, gerente general de Servicios Públicos de dicha localidad.
Poco antes, el condado de Los Ángeles agregó más prohibiciones: no lavar aceras y solo regar los jardines dos días. "No hay alivio a la vista", recalcó el supervisor Don Knabe.
El plan del gobernador Jerry Brown es invertir $6,000 millones en un eficiente uso del agua y reciclaje, la gestión eficaz de los acuíferos y más almacenamiento. "Tenemos que actuar ahora para seguir siendo buenos administradores de este vital recurso", expresó el mandatario estatal.
En tanto, en el Valle de Temecula piden al cielo un milagro.
"Esperamos que la sequía sea pasajera y que 'El Niño' (fenómeno meteorológico que provoca intensas lluvias) venga este año y tengamos agua en nuestro acuífero y reservas", ruega el viticultor Drake.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios