Las “body cam”, el tercer ojo que quieren para los policías

Univision.com | Aug 22, 2014 | 2:54 PM

SIGUIENTE:

Tras fuerza excesiva de algunos oficiales, planean poner cámaras de video en los uniformes de los policías.

Por María Arce

La muerte de Kajieme Powell, a quien le dispararon a mansalva dos policías, fue captada en video y ha generado una fuerte polémica. Un vecino de St. Louis había seguido al joven afroamericano desde que salió de un supermercado donde se comportaba errático y filmó todo con su celular. En la era de la hipervigilancia, cámaras de seguridad de bancos, oficinas, parqueos, tiendas y teléfonos móviles se han convertido en un tercer ojo que todo lo ven y todo lo registran. Tras el incidente en el que murió el joven de 25 años, en ese estado acaban de pedir que todos los policías lleven cámaras adosadas al cuerpo.
“Todo el mundo se comporta mejor cuando está frente a las cámaras”
Uno de los grandes dilemas de la seguridad es quiénes nos controlan y cómo. "Esta es una tecnología que tiene un verdadero potencial para servir como control y contrapeso frente al poder policial", dijo Jay Stanley, analista de políticas en la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).
Existen al menos cinco grandes empresas que comercializan este tipo de cámaras conocidas como “body cams”. Se trata de pequeños dispositivos que se adosan a los uniformes de los policías (también vienen incorporadas en accesorios como anteojos), no intrusivos y que no interfieren en las tareas de los oficiales.  
Vievu es una de las empresas que comercializa estas cámaras. Su modelo LE3 HD cuesta $899.95 dólares y está diseñada “para organizaciones o individuos que necesitan videodocumentar sus acciones”, explican desde la empresa. El dispositivo tiene un software especial que almacena y cataloga las grabaciones y que impide que las mismas puedan ser alteradas. Y en caso de que la cámara sea robada o se pierda la misma trae un dispositivo de bloqueo.
“Todo el mundo se comporta mejor cuando está frente a las cámaras”, dijo  Steve Ward, presidente de Vievu, en una entrevista con ReasonTV hace poco.
"Las cámaras vehiculares sólo capturan aproximadamente el 5% de lo que hace un policía. Y yo quería captar el 100% de lo que hace un policía ", explicó Ward. Y sabe de lo que habla. Es un exoficial de policía de Seattle y el lema de su compañía es "hecho para policías por policías. Prueba la verdad".
Uno de sus competidores es Digital Ally, que ofrece dos tipos de cámaras. La FirstVu HD, una cámara ultra liviana capaz de grabar en continuado entre 25 y 54 horas. El dispositivo cuenta de dos partes: un lente-corbatero similar a una webcam y la grabadora en sí que se coloca en el cinturón del oficial. Y la FirstVU, un dispositivo más grande que compacta en un solo aparato las dos partes del anterior. Y que también puede colocarse en las patrullas. Ambas cuestan $795 dólares y se venden hace ocho meses.
Stan Ross es el Ceo de la empresa y le dice a UnivisionNoticias.com: “El beneficio más obvio es el poder recolectar evidencia. Ya sea para ver el comportamiento de un oficial –apropiado o no- o para captar el momento en que se comete un delito. También ahorra mucho en las investigaciones y en las cortes”.
Los dispositivos de la empresa Wolfcom funcionan como accesorios que se anexan al uniforme o a los anteojos de los oficiales. The Eye Vision es una cámara point of view (punto de vista) con micrófono que puede engancharse de las patillas de los lentes, anteojos de sol o gafas de protección. El dispositivo también puede colocarse engancharse en gorros, sombreros y hasta en el cuello de una camiseta. Es extremadamente liviana. La empresa tiene también un dispositivo adaptado para visión nocturna.
Bodycam de Pro-vision propone adoptar las cámaras para “incrementar la seguridad de los oficiales y reducir las debilidades de los departamentos”. Sus dispositivos graban en HD, se activan con un simple botón, son a prueba de agua y pueden asociarse a un oficial en particular gracias a un sistema especial de identificación. También saca fotos.
Un gran negocio
Las opciones son variadas y el negocio es grande. Solo la empresa Taser le provee cámaras a 1,200 agencias locales de policías, entre ellas la de Rialto (CA), Lake Havasu City (AZ), Danbury (CT) y Forth Worth (TX).
“Apenas se nota que la llevas puesta”, “puede demostrar si el uso de la fuerza fue justificado o no”, “nada puede testificar mejor que una pieza de video”, “la cámara no tiene precio cuando se trata de exonerar a un policía de una denuncia falsa”, “si no recuerdas algo puedes volver al video y verlo” son algunos de los elogios que brindan oficiales de esas ciudades. Pero no todos están de acuerdo.
Según William A. Farrar, el oficial que dirigió el estudio de la Universidad de Cambridge, en Rialto tuvo que enfrentarse con colegas que no querían saber nada con tener un “Gran Hermano” encima durante sus guardias. La mayor resistencia la encontró entre los policías más viejos. Farrar, según explicó en una entrevista con The New York Times, los convenció con una simple pregunta: “en vez de confiar en la visión parcial de otro sobre lo que ocurrió, ¿por qué no tener tu propia versión registrada?”. No hizo falta más.
Desde Taser, coinciden con Farrar. Las body cam “captan a la perfección las pruebas en vídeo desde la perspectiva de un oficial”, explican a UnivisionNoticias.com.  Además, “mejoran el comportamiento de los sospechosos, la confianza del público y crea comunidades más seguras a un costo menor”, agregan desde la empresa.
Stan Ross señala que algunos oficiales se oponen a utilizarlas porque sostienen que “son policías juramentados y que su palabra está por encima de todo. Pero la tecnología está allí y tendría que ayudarnos a probar que alguien es culpable o no”.
A dos años de aquella experiencia, otras ciudades intentan la suya. En las últimas horas, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, anunció que quiere las “body cameras” en cada uno de los oficiales que patrullan las calles del condado.
Giménez quiere una primera tanda de 500 cámaras que se colocarían en la mitad de los oficiales de patrulla a modo de programa piloto. “Quiero una cámara en cada oficial de policía”, dijo Giménez en una audiencia el jueves sobre el presupuesto local.
"Creo que si hubiera habido una cámara, mucho de lo que pasó se podría haber evitado", dijo el  alcalde en referencia al otro caso que sacude a Missouri: la muerte del joven, también afroamericano, Michael Brown. El 9 de agosto pasado fue baleado por un policía en un episodio que se encuentra bajo investigación.
Según Giménez, "los oficiales de policía, todo el mundo, de vez en cuando pueden actuar de un modo fuera de lugar. Pero también hay una gran cantidad de denuncias infundadas contra ellos". Las cámaras ayudarían a esclarecer casos como el de Powell y Brown en los que los oficiales podrían haber usado indebidamente la fuerza letal y limpiar el buen nombre de otros oficiales acusados injustamente.
Aunque Giménez aseguró que hace dos años quiere implementar el uso de las cámaras, los incidentes en Missouri dispararon la urgencia. “Creo que una cámara en cada policía va a reducir la cantidad de quejas sobre el uso de fuerza excesiva”, explicó el alcalde. Tiene razón. Según un estudio  de la Universidad de Cambridge, llevado a cabo por el jefe de Policía de Rialto, California, el uso “body cams” redujo en un 59 por ciento el número de incidentes con policías en Rialto, California. Esto quiere decir que antes de las cámaras, la cantidad de incidentes era 2.5 veces mayor.  
El trabajo, realizado con el aval del Instituto de Criminología de esa universidad, registró un descenso del 87.5% en el número de denuncias contra los agentes durante este estudio que duró un año.
©Univision.com
Commentarios