¿Hubo abuso policial en la muerte de Kajieme Powell?

Univision.com | Aug 21, 2014 | 10:32 PM

SIGUIENTE:

Noticiero Univision trajo las opiniones de dos expertos de esta tema con dos visiones muy diferentes.

Por María Arce. En Twitter. @maria_arce
“Un tiroteo es una tragedia pero la ley en Missouri permite el uso de la fuerza letal”
19 segundos fue lo que duró el enfrentamiento entre dos policías y el joven afroamericano Kajieme Powell en St. Louis. 19 segundos fue lo que tardaron los oficiales entre que se bajaron de su camioneta y le dispararon nueve veces al muchacho. 19 segundos fueron la diferencia entre la vida y la muerte.
La revelación de un video en el que se puede ver cómo se produjo el incidente en el que murió Powell ha reabierto el debate sobre el uso de la fuerza letal por parte de los policías a la hora de detener a un sospechoso. ¿Podrían haberlo arrestado sin dispararle? ¿Cómo deben actuar los policías ante estos casos? ¿Qué dicen las leyes de EEUU? ¿Hubo abuso policial?
En EEUU no existe una norma a nivel nacional que detalle cómo deben comportarse los policías durante un arresto. La Constitución le garantiza a los Estados la potestad para determinar esos procedimientos. En el caso de Missouri, donde se produjo el incidente, la Asamblea legislativa aprobó una serie de estatutos que incluyen las directivas sobre la legítima defensa y, en ellos, dedica un capítulo al uso de la fuerza letal.
Candace McCoy, profesora del John Jay College de Justicia Criminal de la Universidad de Nueva York,  explica a UnivisionNoticias.com: “Hay 18,000 agencias locales en EEUU. Cada una con sus propios protocolos policiales”. Esto significa que cada uno de los Departamentos de Policía implementa sus propios estándares y determina las situaciones en las que el uso de la fuerza letal es permitido.
Vigente desde el 1 de enero de 1979, el capítulo 563.046 aprobado por la Asamblea de Missouri establece: “Un oficial de la ley puede realizar una detención o prevenir una fuga justificando el uso de la fuerza letal sólo cuando tal uso está autorizado en otras secciones de este capítulo; o cuando crea razonablemente que es inmediatamente necesario tal uso de la fuerza letal para efectuar la detención y también crea razonablemente que la persona a ser arrestada ha cometido o intentado cometer un delito grave o está tratando de escapar con un arma mortal o puede poner en peligro la vida o causar lesiones físicas graves a menos que sea arrestado sin demora”.
Precisamente, la primera versión de la Policía de St. Louis sobre porqué los oficiales dispararon a Powell la dio el propio jefe de la Fuerza. Sam Dotson, a través de su cuenta en la red social Twitter, publicó: “Hoy oficiales @SLMPD recibieron una llamada sobre un sujeto que parecía agitado y estaba armado con un cuchillo. El sospechoso gritaba mátenme ahora y se acercó”.
Precisamente, la información de que Powell estaba armado con un cuchillo y el hecho de que el joven caminaba erráticamente por la calle habrían llevado a los policías a disparar. En el video, se escucha al muchacho gritar tal como informó Dotson. Pero en el video no es posible ver el cuchillo: la amenaza.

SIGUIENTE:

En medio de la tensión, divulgan las imágenes de cuando un agente mata a otro afroamericano en San Luis.

“¿Fue razonable cómo actuaron los oficiales?”, la pregunta la responde Peter A. Joy, experto en justicia criminal de la Escuela de Leyes de la Universidad de Washington en St. Louis. “Es difícil decir si el joven tenía un cuchillo o no, pero si lo hubiera tenido, bajo la ley (de Missouri) sería una justificación para haberle disparado”, explica a UnivisionNoticias.com.
“Un tiroteo es una tragedia pero la ley en Missouri permite el uso de la fuerza letal. La ley les garantiza (a los policías) la protección para que puedan realizar su trabajo. La cuestión es si los oficiales se sintieron amenazados o no. Pero no somos el oficial de policía que estaba allí. Es importante darse cuenta de que también hay una persona (el oficial) que se siente amenazada”, reflexiona.
David Klinger, profesor asociado de la Universidad de Missouri-St. Louis destaca una imagen del video. “El hecho de que Powell se subiera a una plataforma puso a los policías en desventaja”. Fue allí cuando los oficiales dispararon.
Aunque no existe una ley nacional que delinee el uso de la fuerza letal por parte de los policías en todos los Estados, una sentencia de la Corte Suprema de EEUU de los años 80 sentó jurisprudencia sobre el tema.
La Corte determinó en el caso Garner c/Tennessee en 1985 que la fuerza letal "no puede ser utilizada a menos que sea necesaria para impedir la fuga y el oficial tenga una causa probable para creer que el sospechoso representa una amenaza de muerte significativa o de lesiones corporales graves para el agente o los demás".
En otro fallo de 1989 (Graham c/Connor), la Corte estableció un estándar "objetivamente razonable" para estos casos. Klinger explica que la "razonabilidad" se basa en cómo un oficial "razonable" habría respondido en la escena y que el "uso de la fuerza debe ser proporcional a la amenaza". La regla marcada por el tribunal no se basa en la amenaza real sino en la amenaza que el oficial cree que existió.
¿Fue proporcional haber disparado nueve veces contra Powell? “Por el tipo de armas que usan los oficiales es habitual que haya esa cantidad de disparos. Y había dos oficiales en la escena. Aún no sabemos quién disparó ni cómo”, señala McCoy. Es una respuesta muy difícil de responder coinciden los especialistas. Bajo situaciones de extrema presión, los oficiales deben decidir en segundos. 19 segundos.
¿Lo que se conoce como “shooting to wound” (disparar para herir) era una opción para los oficiales? “Cuando uno dispara como militar o policía quiere tratar de deshabilitar o impedir a esa persona lo más rápido posible. Y la única manera es disparar múltiples veces a los órganos vitales y no a las extremidades”, dice el abogado y ex fiscal Alberto Milián, asesor del condado de Broward al norte de Miami.
Para este especialista entrevistado por Noticiero Univision no hubo abuso de la fuerza sino que los oficiales actuaron en defensa propia y de acuerdo a los reglamentos policiales. “Un individuo con una navaja, con un cuchillo que está a una distancia de 15 o 20 pies puede representar una amenaza letal para cualquier ser humano y creo que los oficiales desgraciadamente tuvieron que actuar en ese caso”, sostiene.
“Quienes han sido enseñados en el uso de armas de fuego entienden que una persona con un disparo -inclusive en el corazón- puede continuar en actividad. Por eso, se les enseña a disparar varias veces al blanco. También hay que tener en cuenta un factor humano -y que no tiene nada que ver con ser policía- y es que la adrenalina hace que los soldados o policías descarguen sus armas más de lo que es necesario. El policía esta aterrorizado también y no sabe lo que va a pasar y quiere regresar a casa. Va a actuar como un ser humano, con entrenamiento, pero como un ser humano”, explica Milián.
John Firman, director de la investigación, programas, y servicios profesionales a la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP, sus siglas en inglés), desmitifica que los policías tengan la opción de disparar a brazos o piernas. "Eso es un mito de Hollywood", dice. Los oficiales están entrenados para disparar al torso donde se encuentran los órganos vitales y la mayor cantidad de vasos sanguíneos. Disparar contra un pie no significa que se vaya a neutralizar a un sospechoso.
"Es muy dificil en un momento de una amenaza real poder disparar a una pierna. No es una película de vaqueros", coincide Milián.
"En toda política sobre el uso de la fuerza en cualquier agencia del orden público en Estados Unidos, la regla es la siguiente: Si se siente lo suficientemente amenazado o si hay vidas amenazadas y siente la necesidad usar la fuerza letal, entonces usted debe usarla", dice Firman, cuya entidad publica en Internet una guía en la que sostiene que la fuerza letal está justificada "para proteger al oficial o a otros de quien se crea razonablemente que es una amenaza de muerte o de un grave daño corporal, y para evitar la fuga de un delincuente violento sobre quien el oficial tiene una causa probable para creer que representará una amenaza significativa de muerte o lesiones físicas graves para el agente o los demás".
Para Peter Jirasek, un sargento retirado e instructor de justicia criminal de Illinois, el concepto de “shooting to wound” tampoco es admisible en estos casos. "Si sólo buscas herir a alguien al dispararle, entonces no hay justificación alguna para disparar", dijo en una entrevista con The Huffington Post.
John De León, abogado experto en derechos civiles, cree que no hay dudas de que “hubo exceso de uso de la fuerza por falta de entrenamiento”.
“La policía ante una circunstancia de peligro debería haberse retirado y no acercarse a la persona que representa el peligro. Deberían haber pedido refuerzos y llamar a un profesional que los hubiera pedido ayudar. En unos 15 segundos lo habían matado”, sostiene De León. “Si hubieran entrado en una conversación con el muchacho de manera de enseñar que estaban allí para ayudarlo y no para matarlo creo que se hubiera evitado esta situación”, dice.
Para De León hubo un componente racial como en el caso de Michael Brown, el joven que murió baleado por un oficial de Policía en Ferguson, a pocas millas de donde mataron a Powell el 9 de agosto pasado. “La policía ve a alguien de color caminando en las calles y lo mira de una forma en donde tienen el derecho de matarlo en vez de tratar de implementar otras opciones” para detenelo y pide que los protocolos policiales sean revisados. “Tenemos que mirar cuáles van a ser las opciones para que esto no pase de nuevo”, dice De León.
“La otra gran pregunta que debemos hacernos es qué respuesta puede dar la policía a las personas con enfermedad mental. Me pregunto cómo están estos policías entrenados. Las personas con problemas mentales hacen cosas impensadas y si provocas a una persona enferma, deberás dispararle”, dice McCoy en referencia a los informes de la Policía de St. Louis sobre que Powell amenazó a los oficiales porque tenía serios problemas psicológicos.
El profesor Peter Joy subraya que no hay que sacar conclusiones de antemano: “Hay una investigación en curso. Los testigos serán interrogados y la investigación determinará si (Powell) tenía un cuchillo y está justificado el uso de sus armas”. UnivisionNoticias.com se comunicó con el Departamento de Policía de St. Louis para consultar por el estado de la investigación. Aún no se ha obtenido respuesta.
McCoy, por su parte, señala que debido a la protección legal, es improbable que los oficiales sean enjuiciados y aún más que sean condenados. “Es muy poco probable que un oficial vaya a juicio por un caso así. Y no es algo malo. El estándar legal para probar un crimen es muy alto y debe serlo porque no queremos culpar a alguien de un crimen que no cometió”, explica.
Según los últimos datos publicados por el Departamento de Policía de St. Louis, en 2012 hubo 17 casos de abuso físico policial. El Departamento de Asuntos Internos admitió que en solo uno de ellos el oficial acusado se extralimitó.
©Univision.com
Comentarios