Cuellar insiste en cambiar la ley de 2008 para poner fin a la crisis en la frontera

Univision.com | Aug 19, 2014 | 6:25 PM
Por Jorge Cancino
“Cuellar dijo que su propuesta de ley no viola el debido proceso.”
El congresista demócrata por Texas, Henry Cuellar, no abandona su postura ante la crisis humanitaria de niños indocumentados en la frontera. Insiste en modificar la ley William Wilberforce de Reautorización para la Protección de Víctimas del Tráfico de Personas (TVPRA, en sus siglas en inglés), aprobada por el Congreso en 2008. “Es la misma postura que el presidente anunció cuando pidió fondos especiales al Congreso”, dijo.
Cuellar se dirigía a la frontera cuando habló por teléfono con Univision.Noticias.com. “Voy a McAllen, a una junta con la  ministra de asuntos extranjeros de Honduras para hablar de los niños y el trabajo que estoy haciendo en mi distrito”, explicó.
La crisis humanitaria en la frontera suroeste de Estados Unidos con México estalló el 2 de junio cuando el presidente Barack Obama anunció que la Patrulla Fronteriza había detenido, en lo que iba del año fiscal 2014, unos 46 mil niños migrantes, la mayoría centroamericanos.
El distrito 28 se encuentra en la zona de la crisis.

Los jóvenes detenidos en la frontera y trasladados a NY para comparecer, van en compañía de abogados.

La ley de 2008 no permite que menores migrantes que viajen solos sean deportados de inmediato como ocurre con los mexicanos cuando son detenidos por la Patrulla Fronteriza. Deben ser entregados al Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) para ser procesados y que un juez de inmigración decida sus futuros en Estados Unidos.
De los 46 mil niños citados por Obama, 73% son originarios de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras), 25% mexicanos y 2% de otros países. Los mexicanos ya fueron deportados pero el resto, el 75%, fueron procesados de acuerdo con lo estipulado por la ley de 2008.
El gobierno asegura que todos los niños centroamericanos están en proceso de deportación. Sus casos, sin embargo, pueden demorar años en el lento y dificultoso proceso legal de las cortes de inmigración estadounidenses.
A mediados de julio Cuellar, junto con el senador republicano John Cornyn, presentó la ley HUMANE (Ayudando a menores no acompañados y Mitigación de Emergencia Nacional), una propuesta que, dijo resolverá la crisis.
La iniciativa propone que los menores no acompañados tengan su audiencia en el tribunal de inmigración en un plazo de siete días después de que hayan sido procesados por el HHS. Y que si no cumplen los requisitos para quedarse en Estadios Unidos, serán deportados.

Noticiero Univision explicó que hasta los albergues que antes no daban abasto, ahora están cerrando.

El plan también estipula el nombramiento de 40 nuevos jueces para las cortes de inmigración y con ello aumentar la capacidad de respuesta ante la crisis. Actualmente hay 260 jueces de inmigración que trabajan en 59 tribunales de inmigración en el país atendiendo casi 377 mil casos pendientes de resolución, según datos de la Universidad de Siracusa.
El tiempo medio de espera un inmigrante para resolver su futuro en Estados Unidos es de 587 días, agrega el reporte.
Cuellar dijo que su propuesta de ley no viola el debido proceso y que envía un mensaje claro a las familias centroamericanas para que no sigan enviando a sus hijos a Estados Unidos. Y que los cambios a la ley de 2008 no desprotege a los niños migrantes.
De la alianza con Cornyn, uno de los senadores del ala dura republicana que se opone a cualquier tipo de reforma migratoria que incluya beneficios para los indocumentados, Cuellar dijo que “cuando hay un problema grande, como la crisis en la frontera, los demócratas y los republicanos deben trabajar juntos para resolverlo. Todos han dicho esto y todos lo siguen diciendo. John Kennedy y el propio Obama lo han dicho. Debemos trabajar juntos para solucionar este problema. Esa es mi posición”.

Un informe presentado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dice que México sabía del éxodo.

La postura le ha costado caro en un año de elecciones. El congresista Luis Gutiérrez (demócrata por Illinois), tildó el plan de Cuellar como "una agenda de sólo deportaciones disfrazada con piel de cordero".
Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, llamó a Cornyn como "el mayor hipócrita en materia de inmigración" y cuestionó la alianza con Cuellar. Y Rubén Hinojosa, presidente del Caucus de congresistas demócratas hispanos, dijo que el congresista de Texas es un 'blue dog' que asiste poco a las reuniones del grupo.
'Blue dog' (perro azul) es un grupo informal de congresistas demócratas del sur elegidos en distritos electorales tradicionalmente republicanos.
“Las personas van a decir lo que quieren decir”, dijo Cuellar. Aseguró que las opiniones no le incomodan y que no cambiará de postura sobre el tema. “Yo creo que es correcto”.
A comienzos de agosto Cuellar reveló una carta que le envió a Obama para hablar de la crisis en la frontera. A la fecha no ha recibido respuesta y la Casa Blanca no se pronuncia al respecto.
“En el Congreso he aprendido que algunas veces uno de nosotros va a tener posiciones diferentes pero al fin del día vamos a estar juntos. Así se resuelven los grandes problemas, juntos”, apuntó.
Obama pidió al Congreso $3,700 millones en fondos de emergencia para enfrentar la crisis. El senado respondió con un plan de $2,700 que nunca llegó al pleno y los republicanos de la Cámara aprobaron, el 30 de julio, $694 millones sabiendo de antemano que el Senado no la sometería a voto.
En cuanto a las acciones ejecutivas en materia de inmigración que Obama anunciará a finales del verano, Cuellar dijo que “vamos a ver que dice” y aseguró que “lo respaldaré”.
Por el distrito 28 al que representa Cuellar han cruzado la mayoría de los niños migrantes que desencadenaron la crisis humanitaria en la frontera.
©Univision.com
Comentarios