Familia halla a un segundo hijo, diez años después del tsunami de Indonesia

Univision.com | Aug 19, 2014 | 5:20 PM
Jamaliah y Septi Rangkuti nunca perdieron las esperanzas. Durante una década no hubo un día que no pensaran en sus hijos, ni una noche que no dejaran de rezarles luego de que fueron arrastrados por el devastador tsunami que devastó la región norte de la isla de Sumatra en 2004.
“Arif Pratama tenía siete años cuando la fuerza del tsunami lo arrastró lejos de su familia”
En junio de este año un tío de los niños desaparecidos descubrió a una chica que se parecía a la hija perdida de la familia. En efecto, Raudhatul Jannah estaba viva. Tenía cuatro años cuando el tsunami se la arrebató a su madre de los brazos. Y ahora, con 14 años, contaba cómo fue rescatada por una pareja de pescadores.
Tras la noticia, los rostros de los pequeños que habían desaparecido en 2004, se hicieron famosos en los medios locales. Los padres dijeron que continuarían buscando a su hijo, que en la actualidad tendría 17 años.
Dos meses después de encontrar a Raudhatul Jannah recibieron una llamada para decirles que un adolescente sin hogar tenía años de ser indigente y se parecía al chico de la foto.
"Yo quedé en shock. Había una foto de un niño al que reconocí bastante bien. Grabé su foto en mi teléfono", dijo Lana Bestari, quien junto con Windu Fajri habían dejado dormir a un niño indigente en su café Internet por meses, dándole comida y ropa.
Bestari y Fajri lo llamaron Ucok al no saber su nombre. Pero Pratama había vivido durante todos estos años como un pordiosero, durmiendo afuera de los mercados y tiendas abandonadas.
Arif Pratama Rangkuti tenía siete años cuando la fuerza del tsunami lo arrastró lejos de su familia, al igual que su hermana. Unas 230 mil personas murieron debido al tsunami, pero ellos lograron vivir para contarlo.
"Yo recé cada noche, porque en mi interior sentía que mis hijos estaban vivos", dijo Jamaliah.
La familia de Arif Pratama viajaron para encontrarse con él en la ciudad de Payakumbuh, al occidente de Sumatra. Jamaliah se aferró al adolescente llorando, mientras él parecía tímido y abrumado.
"Mi marido nunca se rindió respecto a esto. Siempre decía que nuestro hijo estaba vivo", dijo Jamaliah emocionada, añadiendo que Dios les había dado un milagro.
©Univision.com
Commentarios