Las acciones ejecutivas de Obama podrían demorar más tiempo de lo previsto

Univision.com | Aug 19, 2014 | 3:06 PM
Por Jorge Cancino
“Reconocemos que hay factores político partidistas que pueden afectar el alcance de las decisiones.”
Las medidas del presidente Barack Obama en materia de inmigración podrían demorar más tiempo de lo previsto. No hay fecha todavía, pero el presidente no tomará ninguna decisión hasta no estar 100 por ciento seguro de que no será demandado por los republicanos si usa su poder ejecutivo, conoció UnivisionNoticias.com el martes.
El 30 de junio Obama anunció que había pedido a los secretarios de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, y de Justicia, Eric Holder, que “identificaran acciones adicionales” que la Administración puede tomar por su cuenta para arreglar el sistema migratorio, y presentarle recomendaciones al respecto antes del final del verano.
El mandatario dijo que había tomado la decisión de actuar solo, sin el Congreso, porque el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner (Ohio), le indicó durante una reunión que no debatiría la reforma migratoria en 2014. “Si el Congreso no hace su trabajo, al menos nosotros podemos hacer el nuestro”, puntualizó.
De inmediato la Casa Blanca echó a andar un plan de trabajo. Creó un consejo político, en el que participan Johnson y Holder, para hallar las “acciones adicionales” solicitadas por Obama y reparar un el sistema migratorio que tanto Obama como los demócratas y los propios republicanos aseguran “se encuentra roto”. 
Leer: Activistas aguardan las acciones migratorias de Obama.

Obama dijo que si el Congreso no actúa sobre la crisis migratoria, él lo hará por acciones ejecutivas.

La Casa Blanca precisó que desde mediados de julio el consejo político ha sostenido más de 20 reuniones con representantes de organizaciones y grupos de derechos civiles, laborales, empresariales, alta tecnología, religiosos, comunidades agrícolas, latinos, LGBT, dreamers y mujeres, entre otros, y y que “continuará  escuchando ideas para mejorar nuestro sistema de inmigración”.
Una de las últimas reuniones se llevó a cabo a principios de agosto. El consejo se reunió con un grupo de empresarios, a puertas cerradas, para analizar las acciones ejecutivas. Político reportó que la lista de acciones incluirá, además de un freno a las deportaciones para ciertos indocumentados, cambios al programa de residencias permanentes (tarjetas verdes o gren card) para favorecer al sector de la industria de alta tecnología, la agricultura y la construcción.
La estrategia se enfocaría en conseguir el apoyo de un sector con alta influencia en el Partido Republicano. ¿Y qué pasa con los millones de indocumentados que no trabajan para la industria de alta tecnología?
El congresista Joe García (demócrata de Florida), dijo a UnivisionNoticias.com que la estrategia de la Administración apunta a dos blancos simultáneos, las personas con talentos especiales, y también ayudar a los trabajadores agrícolas y el resto de personas que no han cometido delitos y llevan tiempo en el país.

La abogada de inmigración Jessica Domínguez explica que está pasando con la Reforma Migratoria y cuáles son las posibilidades de que el Presidente Obama firme una orden ejecutiva.

“Tenemos que hacer no sólo lo que necesita el sector empresarial; también tenemos que hacer lo correcto para nuestro país. Hay que mirar más allá de los indocumentados y mantener un bloque político que coloque a los republicamos en una posición difícil” hasta forzar un voto por la reforma migratoria.
“Esa es la solución definitiva y permanente”, dijo García.
La reforma no va, eso ya lo han dicho los republicanos y lo confirmó Obama el 30 de junio. Un mes después, el 30 de julio, la Cámara de Representantes aprobó con 225 votos a favor y 201 en contra una iniciativa para autorizar una demanda contra el presidente, a quien acusan de extralimitarse en sus funciones.
Si bien las modificaciones a la Ley de Atención de Salud fueron las razones que motivaron el voto republicano, nada quita que un cambio a la ley de inmigración a través de una acción ejecutiva ponga a Obama contra la pared y ante los tribunales de justicia, y a millones de indocumentados al borde de la deportación.
“Tener el poder ejecutivo no es todo”, dijo García. “El presidente está siendo cauteloso, estudiando las probabilidades. Él me dijo sería tan amplio como la ley se lo permita” pero no hay fecha para anunciar cambios, por ahora.
Las reuniones con distintos grupos continúan. “El Presidente ha ordenado a su equipo identificar acciones adicionales sobre las medidas que puede tomar sin el Congreso”, dijo la Casa Blanca a UnivisionNoticias.com el martes. Como parte de este proceso, ha solicitado, y sigue solicitando, la opinión de grupos y personas que representan grupos don distintos puntos de vista.
“La Casa Blanca ha estado llevando a cabo sesiones extraordinarias con diferentes sectores de la comunidad para recibir sugerencias y expectativas acerca del Alivio Administrativo que se espera anuncie el Presidente Obama en algún momento el mes de septiembre”, confirmó Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). “En varios documentos al secretario Johnson y a la Casa Blanca hemos dado a conocer nuestra perspectiva acerca de lo que creemos es posible bajo una orden ejecutiva”.
El activista agregó que entre las opciones le pedimos al gobierno que incluya las “deportaciones deferidas y permisos de trabajo para los familiares de jóvenes amparados bajo DACA, parejas de ciudadanos estadounidenses, padres de niños nacidos en Estados Unidos residentes permanentes, protección temporal para Filipinos, y mujeres y niños huyendo de la violencia en Centroamérica, personas que han vivido en Estados Unidos por más de 5 años, y personas que contribuyen a la economía del país”.
La Administración dijo que espera recibir las recomendaciones “a finales del verano” y que después de esa fecha el presidente analizará qué decisiones tomará y cuándo.
“Estamos tomando nuestro tiempo para revisar cuidadosamente lo que la ley existente le permitirá hacer al Presidente”, dijo la Casa Blanca a una pregunta de UnivisionNoticias.com.
La revisión cuidadosa que lleva a cabo la Administración también incluiría el impacto que tendrían las acciones ejecutivas migratorias antes de las elecciones de noviembre, y si ello pondría en peligro la mayoría que los demócratas tienen en el Senado.
Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del Movimiento Latino USA en Los Angeles, California, dijo que "tomando en cuenta que senadores demócratas en distritos conservadores en los estados de Arkansas, Alaska, Carolina del Norte y Louisiana han solicitado que no ejecute las medidas de inmigración esperadas, algunos activistas se han manifestado a favor de que se anuncie la reducción de deportaciones antes de las elecciones de noviembre, y dejar para después los permisos de trabajo temporal".
“No se sabe aún las medidas que el presidente Obama tomará”, dijo Roberto Izurieta, director del Departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington. “Pienso que los republicanos tomaran el Senado pero no tendrán los 60 votos necesarios para pasar algo no aceptable para los demócratas. O sea, la necesidad de negociar se mantiene”.
“Lo que no tengo claro es qué piensan los republicanos extremos: ¿seguir con esto dos años más? Quizás retomar el senado les lleve a la conclusión errada que continuar con este tema abierto dos años más es una buena medida. Se equivocan. Una es la elección de medio período (donde votan las bases) y otra la presidencia (donde votan y definen la elección los moderados que están a favor de una reforma migratoria). Hay mucho por verse aún”, dijo.
Para las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes el futuro inmediato es incierto. Comprenden que la solución definitiva al problema de los 11 millones de indocumentados pasa por la reforma migratoria y que las acciones ejecutivas serán respuestas temporales a un problema nacional.
“El alivio puede lograrse aplicando inteligentemente las leyes existentes para priorizar las deportaciones centrándose en verdaderos delincuentes y no en padres y madres de familia sin historial delictivo”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice. “Pero el presidente también puede amparar a grupos específicos de inmigrantes. Nos parece que lo justo”.
Entre esos grupos podrían contemplarse los que califiquen para la reforma migratoria que aprobó el Senado el 27 de junio de 2013, dijo Sharry.
El activista reconoció que si bien Obama “estaría ejerciendo esa discreción dentro de los parámetros constitucionales, reconocemos que hay factores político partidistas que pueden afectar el alcance de las decisiones que tome”, entre ellos la advertencia republicana de enjuiciarlo por usar su poder ejecutivo.
“Políticamente hablando, estas acciones solidificarán el apoyo de votantes hispanos al Partido Demócrata, particularmente de cara a las elecciones de 2016”, dijo Sharry. “Y aportarán al legado del presidente que hasta ahora ha sido marcado por la cifra récord de deportaciones”.
©Univision.com
Commentarios