Ferguson pone en evidencia la militarización policial

Univision.com | Aug 15, 2014 | 4:38 PM

SIGUIENTE:

Millones de dólares en armas de guerra se han repartido a policías de todo Estados Unidos después del 9/11.

La actuación de la policía durante las protestas raciales en Ferguson, Missouri, aumentó las preocupaciones por la militarización de las policías en Estados Unidos. También en el Congreso donde se prepara una investigación.
“Las policías locales han acumulado verdaderos arsenales de armas de guerra.”
La noche del miércoles se registró la quinta y más violenta jornada de protestas en la ciudad tras la muerte, el sábado, del joven afroamericano Michael Brown (18) a manos de un agente de la policía. Agentes dispararon contra los manifestantes.
Parecía la escena de un campo de batalla. La policía usó balas de gas pimienta y gas lacrimógeno. En los techos de vehículos tipo militar francotiradores, con rifles de miras telescópicas, apuntaban a las personas que exigían justicia para Brown.
La jornada culminó con decenas de arrestados, entre ellos dos periodistas, uno del diario The Washington Post y otro del sitio Huffington Post que cubrían las manifestaciones.
Las posturas
El presidente Barack Obama interrumpió brevemente sus vacaciones el jueves, en Massachusetts, para hablar de los disturbios y condenar el “uso excesivo de la fuerza (por parte de la policía) contra manifestaciones pacíficas”.
El alcalde de Ferguson, James Knowles III, salió al paso para decir que la policía del Condado de Saint Louis había estado a cargo del control del orden público desde el domingo. La postura no apaciguó las exigencias.
La policía ha dicho que sus agentes emplearon la fuerza en respuesta a la violencia de algunos manifestantes.
El analista militar Octavio Pérez, un experto en temas de inteligencia, dijo a UnivisionNoticias.com que la actuación de la policía “fue en respuesta a una agresión” perpetrada por individuos que salieron a las calles para protestar por la muerte de Brown y cometieron actos de vandalismo.
Joey Jackson, un analista legal citado por CNN, comentó que si bien hubo algunos manifestantes que actuaron fuera de la ley, la policía “necesitaba aislarlos de la gente y quizás responder en contra de ellos en lugar de disparar a la multitud en general”.
Respuesta “exagerada”
La batalla vivida en Ferguson la noche del miércoles despertó temores de militarización de las policías en Estados Unidos.
“Hay una preocupación real en muchas comunidades de que la reacción de la policía puede ahora reflejar la reacción en distintas ciudades del equipo que emplean las policías”, dijo a UnivisionNoticias.com la congresista Ileana Ros-Lehtinen (republicana por Florida). “Lo que vimos en Ferguson es una exageración de presencia policíaca frente a una protesta civil, una protesta pacífica”.
La legisladora comentó que “cuando la población ve a la policía vestida como soldados, como si estamos en una guerra, les preocupa y más en una comunidad que es tan sensible para problemas raciales”.
Ros-Lehtinen explicó que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) “tiene mucho dinero para distintos grupos de policías, para que ellos puedan obtener fondos y adquirir equipamiento” de tipo militar. “Y los consiguen, porque todos queremos que la policía esté lista para el futuro pero eso no quiere decir que, si existe una protesta cívica pacífica, debe tener esa reacción tan tipo militar” como la vista el miércoles en Ferguson.

SIGUIENTE:

La Policía de Ferguson reveló en una conferencia de prensa que el oficial Darren Wilson disparó a Michael Brown

Preocupaciones en aumento
El Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, comentó que es el "momento en que debemos procurar reconstruir la confianza entre la policía y la comunidad local", y que estaba “profundamente preocupado” por el despliegue de “equipo y vehículos militares”.
El diario The New York Times dijo que la senadora Claire McCaskill (demócrata por Missouri) y senador Rand Paul (republicano de Kentucky) manifestaron preocupaciones similares a las de Holder.
El diario agregó que el DHS financió la compra de un vehículo Bearcat (tipo militar) para la policía de Ferguson por un valor de $360,000. La adquisición fue confirmada al periódico por Nick Gragnani, director ejecutivo del Sistema de Respuesta Regional de Saint Louis y condados vecinos, que administra este tipo de subvenciones.
Agregó que desde 2003 el grupo ha invertido $9.4 millones en equipos para la policía en el condado, y que los fondos incluyen $3.6 millones para la compra de dos helicópteros, el vehículo Bearcat, otras unidades terrestres y equipos de visión nocturna.

SIGUIENTE:

Ante la escalada de violencia, las autoridades rediseñaron la estrategia para que vuelva la paz a Ferguson.

Esperar los resultados
Pérez señala que se deben esperar los resultados de las investigaciones pero que, “por lo visto a través de los medios, la respuesta de la policía de Ferguson fue apropiada”.
“Hubo marchas pacíficas que tomaron ventaja. Manifestantes comenzaron a saquear y eso fue lo que activó el llamado a los SWAT (Special Weapons And Tactics, Armas y Tácticas Especiales) para contener las manifestaciones”, dijo.
Explicó que los SWAT “son unidades antimotines que usan cascos, rifles de francotiradores” y que “se trata de equipos de respuesta rápida” que son llamados para responder ante “un caso terrorista o saqueos” como los ocurridos en Ferguson.
“La policía siempre ha tenido francotiradores. Es un error que la gente le esté dando una connotación que pareciera que estamos ente un estado militarizado. Eso no es cierto”, dijo.
Pérez dijo además que “se deben esperar los resultados de las investigaciones (…) Hay que analizar cada cosa por sus méritos, analizar el suceso, el forcejeo entre Brown y el policía (que el viernes fue identificado como Darren Wilson, un agente de la policía de Ferguson con seis años de servicio), si hubo o no forcejeo, y las actuaciones de la policía durante los cinco días de protestas”.
“En la vida hay dos aspectos en todo. Para eso están las investigaciones. Tenemos que esperar resultados”, apuntó.
Héctor Schwert, un ex agente del Departamento de Policía Miami-Dade, Florida, compartió las opiniones de Pérez. "No hay ninguna militarizacion. Los cuerpos de policía deben estar preparados para responder a este tipo de disturbios", como los registrados en Ferguson.
La gota que rebalsó el vaso
A la pregunta si los sucesos ocurridos en Ferguson tras la muerte de Brown fue la gota que rebalsó el vaso, Ros-Lethinen dijo que “Sí”, y señaló que a partir de ahora “creo que va a cambiar mucho el aspecto de cómo se entrenan los policías, y ser más sensibles a la composición racial y étnica de las comunidades”.
“No todas las reacciones se pueden imitar”, dijo. “Lo que tenga éxito en Los Angeles ante un grupo hispano puede ser que no tenga éxito en Nueva York ante un grupo afroamericano. Así es que cada grupo, cada ciudad y la composición racial y étnica o religiosa de cada comunidad (debe ser tenida en cuenta). Uno tiene que ser muy sensible a todo”.
De las preocupaciones sobre el tipo de armas y equipo de tipo militar utilizado por las policías tras los ataques terroristas del 2001, Ros-Lehtinen dijo que “creo que es bueno que estén preparados para cualquier problema en el futuro pero eso no quiere decir que uno tenga un tanque y usarlo en la ciudad para cualquier protesta. Es bueno tener un equipo, es bueno darle los recursos para cualquier problema en el futuro pero una protesta pacífica no debe tener esa reacción armada de la policía cuando parecía que nadie estaba usando armas en estas protestas”.
The Associated Press

Protestas en Ferguson, Missouri, tras la muerte del joven afroamericano de 18 años, Michael Brown, a manos del agente Darren Wilson, de la raza blanca.

Armados hasta los dientes
The New York Times reportó que, según un informe del Departamento de Justicia de 2013, cerca de 400 departamentos de policías locales y más de 100 agencias estatales han comprado armas no letales con fondos proporcionados por ese departamento.
Las subvenciones financiaron la compra de chalecos antibalas, vehículos y equipos de vigilancia.
El diario dijo que no estaba claro si las subvenciones costearon la adquisición de los equipos utilizados para dispersar las manifestaciones en Ferguson.
El reporte agrega que el ejército ha enviado a los departamentos de policías locales  ametralladoras, camiones blindados, aviones y otros equipos excedentes de guerra.
Ros-Lehtinen dijo a UnivisionNoticias.com que todos estos temas serán investigados por el Congreso al término del receso de verano.
Programa militar
La policía de Ferguson, al igual que otros 8 mil cuerpos de policía local en el país, se beneficia del "Programa 1033″, activado en la década de los 90 y que permite al Pentágono reciclar equipos para transferirlos a la policía cuando estos estas fuerzas lo requieran.
De acuerdo con la Agencia de logística del Pentágono, el año pasado el ejército proporcionó el equivalente a $450 millones en equipo militar a los cuerpos de policías locales, reportó la agencia AFP. Allí se incluyeron desde gafas de visión nocturna hasta armas y vehículos blindados.
Desde que fue activado el programa se han invertido más de $5 mil millones, dijo el Noticiero Univision.
“A través de éste programa, las policías locales han acumulado verdaderos arsenales de armas de guerra”, señaló Kara Dansky, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).
En un estudio llamado “La guerra llega a casa” (“War comes Home”), publicado en junio, Dansky condena la “excesiva militarización de la policía estadounidense”.
The New York Times reportó que desde 2006 el Departamento de Defensa ha dotado a departamentos locales de policía de 435 vehículos armados, 44,900 equipos de visión nocturna, 533 helicópteros, 93,763 fusiles de asalto y 180,718 cargadores para fusiles de asalto. Los principales estados beneficiados son Texas, Florida, Nuevo México, Oklahoma, Nueva York y Carolina del Sur.
Otro de los fenómenos recientes ha sido la proliferación de los equipos especializados SWAT, con estructura militar, en todo el país. Según una columna reciente de John Fund, comentarista político del National Review (un medio de orientación conservadora).
"Para el año 2005 por lo menos el 80% de los pueblos con una población entre 25,000 y 50,000 personas tenían su propio equipo SWAT. El número de redadas realizadas por dichos equipos ha pasado de 3,000 por año en los años ochenta a cerca de 50,000 en la actualidad", dijo el grupo de derechos civiles.
La ACLU lanzó una campaña para denunciar los abusos cometidos por las unidades SWAT de la policía, procedimientos que tilda de “híper agresivos” y de “herramientas tácticas de guerra para luchar en una guerra contra las drogas que ha perdido el mandato del público”.
El grupo, en una de sus páginas de internet, pide la colaboración del público para que las autoridades revisen las actuaciones de la fuerza pública.
La muerte de Brown
Brown murió el sábado en la tarde durante un confuso enfrentamiento con el agente Wilson.
Dorian Johnson, un joven que acompañaba a Brown cuando se produjeron los sucesos, dijo a la prensa que cuando iban caminando por el medio de la calzada, un agente policial les ordenó que usaran la acera, lo que generó una discusión.
"El policía disparó una vez y cuando mi amigo escuchó el disparo se dio la vuelta y levantó las manos", relató Johnson. "(Brown) empezó a echarse al suelo y el policía se aproximó y siguió disparando varias veces", agregó.
Dos testigos de aquel día dijeron a la cadena CNN (que declararon ante la policía del condado de Saint Louis) que no vieron que Brown entrara en el vehículo policial, que se hizo un disparo y el joven se liberó y el agente salió del vehículo para perseguirlo.
Piaget Crenshaw dijo que Brown corrió unos seis metros. "Michael sacudía su cuerpo, como si le hubieran dado", dijo la segunda testigo, Tiffany Mitchell.
Brown Luego se colocó de frente al agente y levantó las manos, pero el agente siguió disparando, dijeron ambas mujeres. Cayó al pavimento, concluyeron.
Las versiones sobre la muerte de Brown no han sido confirmadas y forman parte de las investigaciones que llevan a cabo las autoridades de Missouri, el FBI y que realizará el Congreso.
©Univision.com
Commentarios