Colombia, disconforme con cierre de frontera con Venezuela

Deutsche Welle | Aug 13, 2014 | 9:42 PM
La decisión del gobierno de Nicolás Maduro de cerrar la frontera entre Venezuela y Colombia durante las noches, para detener el contrabando de alimentos y combustible, generó la reacción del gobierno de Juan Manuel Santos por medio de su ministra de Exteriores, María Ángela Holguín, quien este miércoles puso en duda la utilidad de la medida, al tiempo que aclaró que la idea no fue consensuada entre ambos gobiernos.
“El cierre nocturno está operativo desde el lunes 11 de agosto”
“Esto es una medida unilateral del gobierno de Venezuela. En ningún momento fue una decisión consensuada entre los presidentes en la reunión de Cartagena de Indias” del pasado 1 de agosto, dijo la canciller. “No nos parece que el cierre de la frontera sea la medida que va a controlar el contrabando. Se tiene que controlar por otras medidas internas y una cooperación conjunta de las Fuerzas Armadas, que se viene dando”, añadió Holguín.
Si bien la ministra Holguín expresó la “inconformidad” colombiana ante la medida, dijo que de modo alguno esto afecta el comercio bilateral. El cierre nocturno, entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana, está operativo desde el lunes 11 de agosto y tiene una validez de al menos un mes. La medida ha recibido críticas también en Venezuela, donde el opositor Henrique Capriles la tachó de “una gigantesca estupidez”.
Gigantescos decomisos
Los grandes subsidios que aplica Venezuela a los bienes de consumo permiten a los contrabandistas comprar una amplia variedad de productos, desde gasolina y diésel hasta aceite para cocinar y harina de maíz, que luego llevan a Colombia a través de la frontera, donde los venden y obtienen una amplia ganancia. De acuerdo con autoridades de Caracas, esto explicaría el desabastecimiento que padece Venezuela.
“Gran parte del problema es que cuando se subsidian todos los alimentos y en el país del lado no, el contrabando se da. Una cosa es que subsidie a los pobres y otra que subsidien todos los alimentos, porque se abre un boquete de contrabando difícil de controlar”, opinó la ministra colombiana. Hasta julio, Venezuela incautó 21.000 toneladas de alimentos que los contrabandistas pretendían llevar a Colombia, más que todo lo confiscado en 2013.
DZC (dpa, Reuters, EFE)
©Deutsche Welle
Commentarios