El cura español con ébola falleció pese al tratamiento con suero experimental

EFE | Aug 12, 2014 | 5:52 AM

SIGUIENTE:

Miguel Pajares, el misionero español infectado en Monrovia, murió tras una corta lucha contra el virus del ébola.

El tratamiento que recibía era el mismo de los dos estadounidenses

El religioso español Miguel Pajares, contagiado de ébola en Liberia, falleció este martes en un hospital de Madrid, donde era tratado con un suero experimental utilizado también en Estados Unidos, informaron a Efe fuentes sanitarias.
“El fármaco experimental también se administra a dos estadounidenses”
Pajares, de 75 años, fue el primer español y europeo afectado por esta enfermedad, para la que, por el momento, no existe vacuna.
El misionero era tratado en Madrid con el citado suero experimental, denominado ZMapp, y que también se administra a dos ciudadanos estadounidenses con similar patología.
El religioso español fue trasladado el pasado 7 de agosto desde Monrovia, donde se contagió del virus, para ser tratado en el Hospital Carlos III de Madrid.
Fuentes del personal que atendió al religioso explicaron a Efe que el paciente, quien cumplía su quinto día de ingreso hospitalario, estaba en "condiciones críticas" y que, durante las últimas horas, experimentó una "bajada de constantes vitales".
Pese a que los médicos "probaron alguna medicación en un intento de estabilizarlo", la cámara y los monitores con los que era observado "mostraban que tenía problemas para respirar" hasta que el enfermo ha dejado de "mostrar actividad" esta mañana.
El caso del misionero Pajares se dio a conocer el pasado 4 de agosto
Su cadáver "será sellado e incinerado", sin practicarle la autopsia para evitar la propagación de la enfermedad, de acuerdo con el reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria de Madrid.
El contacto con los cadáveres debe realizarse "por personal entrenado" y no se procede, en estos casos, a ninguna preparación del cuerpo del difunto, precisaron a Efe fuentes sanitarias.

SIGUIENTE:

Al sacerdote Miguel Pájares se le está administrando la vacuna Z-MAP para curarlo del Ébola.

El pasado 4 de agosto se hizo público que el religioso español permanecía aislado en el hospital San José de Monrovia junto a otros trabajadores del centro sanitario, tras la muerte por ébola de su director, el hermano Patrick Nshamdze, a quien cuidó el sacerdote español.
Tras confirmarse que padecía la enfermedad, fue trasladado a España en un avión medicalizado, un Airbus A310 del Ejército del Aire, en el que también viajaba la monja de origen guineano y nacionalidad española, Juliana Bonoha, que no padecía la enfermedad.
Una epidemia que sigue cobrando vidas
Ambos trabajaban en el Hospital San José de Monrovia, donde quedaron ingresados otros tres religiosos compañeros de Pajares infectados de ébola, dos de ellos, la monja de la Inmaculada Concepción Chantal Pascaline y el religioso y enfermero George Combey, también han fallecido.
Mientras tanto permanece ingresada en el Hospital ELWA de Liberia, gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras, la hermana Paciencia Melgar.

SIGUIENTE:

La vacuna estaría lista para su aplicación y distribución el 2015, esto según la OMS.

Por su parte, Juliana Bonoha continúa su recuperación y su estado de salud permanece estable.
Fuentes hospitalarias indicaron a Efe que previsiblemente este martes se repetirá el test del ébola a la religiosa para descartar definitivamente que ha contraído el virus.
En los últimos cuatro meses, esta epidemia sin precedentes que afecta a Liberia, Guinea Conakry, Sierra Leona y Nigeria, ha causado la muerte a 1,013 personas y ha infectado a 1,848, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).
©EFE
Comentarios