Hallan más restos humanos en el Costa Concordia

Univision.com y Agencias | Aug 06, 2014 | 4:12 PM
Durante labores de supervisión del Costa Concordia antes de su desmantelamiento, submarinistas del cuerpo de bomberos de Italia hallaron un cráneo y un hueso de mano a bordo del crucero naufragado.
“La Universidad La Sapienza de Roma invitó a Schettino a dar una clase de gestión de pánico”
De acuerdo con la agencia de noticias Efe, el hallazgo se produjo un día después de que comenzaran las labores de búsqueda del camarero indio Russel Rabello, una de las 32 víctimas mortales registradas en el suceso ocurrido en enero de 2012 y cuyos restos aún no han sido recuperados.
Los medios consideran "improbable" que esos restos pertenezcan a Rabello y creen que podrían ser de Maria Grazia Trecarichi, cuyo cadáver fue encontrado decapitado y sin una mano el pasado octubre durante las labores de enderezamiento de la nave.
Los responsables del hallazgo comunicaron los hechos al fiscal de Génova, Federico Manotti, quien dispuso la guarda de los restos y su posterior estudio para analizar su código genético y establecer a quién pertenecen.
La tragedia se produjo la noche del 13 de enero de 2012 cuando el crucero, en el que viajaban 4,229 personas, encalló y naufragó en las costas de la isla del Giglio, cuando se encontraba bajo las órdenes del capitán Francesco Schettino.
Schettino afronta en la actualidad un juicio por el hundimiento del buque, en el que murieron 32 personas y 64 resultaron heridas, y debe responder de las acusaciones de homicidio culposo múltiple, abandono de la nave, naufragio y no haber informado inmediatamente a las autoridades portuarias de la colisión contra el escollo que provocó el siniestro.
Por esta razón, la noticia de que la Universidad La Sapienza de Roma invitó a Schettino a dar una clase de “gestión de pánico”, generó polémica en Italia.
La lección tuvo lugar el pasado 5 de julio, al final de una maestría en ciencias criminológicas organizado por la cátedra de psicopatología forense de la facultad de medicina de la casa de estudios, reportó este miércoles el diario “La Nazione”.
El rector de la universidad, Luigi Frati, tomó distancia de “una iniciativa autónoma e indigna tomada por un docente” al referirse a Vincenzo Mastronardi, el profesor que invitó al ex oficial y que será sometido a una investigación del comité ético universitario.

El excapitán del Costa Concordia, Francesco Schettino visitó los restos de ese barco hundido el 13 de enero de 2012.

“Basta de polémicas, voy a aclarar todo. Me reuniré pronto con el rector para explicarle cada paso de este episodio. Ese encuentro no fue realizado en el contexto universitario, era un evento reservado a expertos”, se defendió Mastronardi.
Pero sus palabras no sirvieron a aplacar la molestia del ministro de la Universidad del gobierno, Stefania Giannini, quien calificó la situación como “hecho desconcertante”.
“La autonomía universitaria no puede ser aplicada en desprecio a las familias de las víctimas de la tragedia del Concordia que representa una herida abierta para este país”, señaló en una nota del ministerio.
“No se pueden hacer atractivas las maestrías y seminarios explotando la ola mediática (…) Nuestras universidades deben continuar siendo lugares que transmiten el saber, la doctrina y el método y no donde se produce espectacularización”, agregó.
Por su parte, Schettino se justificó argumentando haber sido invitado como “experto” para ilustrar a los estudiantes “la gestión del control del pánico”.
Estas palabras desataron la furia de políticos de diversos partidos y de las redes sociales, especialmente porque el capitán está imputado por homicidio culposo múltiple, abandono de persona y abandono de embarcación junto con otros oficiales.
Todo eso por la actitud que tuvo la noche del 13 de enero de 2012, durante la cual modificó la ruta del Costa Concordia y acercó el barco tanto a la Isla del Giglio que provocó una colisión con una filosa escollera que provocó una profunda grieta en todo el costado.
Tras dos años encallado frente a los acantilados de la isla de Giglio, el barco fue reflotado el mes pasado mediante un complejo sistema de ingeniería y trasladado hasta el puerto de Génova, donde permanece a la espera de ser desmantelado.
©Univision.com y Agencias
Commentarios