Gobierno de Obama usa medida de Bush para no conceder libertad bajo fianza a migrantes

Univision.com | Aug 06, 2014 | 10:27 AM
El Gobierno estadounidense está utilizando una medida adoptada por la Administración de George W. Bush (2001-2009) para negar fianzas a migrantes indocumentados detenidos en la frontera, reportó The Associated Press.
“Es el mismo que se otorga a migrantes con delitos serios y que implican un riesgo de seguridad.”
Conmina a los jueces de las cortes de inmigración a negar la libertad bajo fianza a las madres centroamericanas indocumentadas con niños pequeños que piden asilo, dijo el diario La Opinión.
Las autoridades argumentan que poner en libertad a estos extranjeros incrementaría el éxodo de indocumentados centroamericanos, minando la seguridad nacional y las fronteras.
El 2 de junio el presidente Barack Obama anunció la existencia de una crisis humanitaria en la frontera tras la detención, en lo que iba del año fiscal 2014, de al menos 46 mil niños solos cuando intentaban entran indocumentados a Estados Unidos. Un mes después la cifra se elevó a 57 mil.
El gobierno asegura que todos los menores aprehendidos pr la Patrulla Fronteriza, y los adultos que viajaron con ellos, se encuentran en proceso de deportación.

Noticiero Univision explicó que hasta los albergues que antes no daban abasto, ahora están cerrando.

La mayoría de los 57 mil niños migrantes han sido liberados con una orden para presentarse ante una corte de inmigración.
“La detención es crucial en casos de migración masiva. El permitir la liberación de detenidos tendría consecuencias indirectas pero adversas a la seguridad nacional”, indican los documentos presentados por el gobierno para oponerse a la liberación de mujeres detenidas en Artesia, Nuevo México, señaló el diario.
Abogados de inmigración dijeron que el argumento que emplea el gobierno se basa en una decisión tomada del 17 de abril de 2003 por el entonces Secretario de Justicia, John Aschcroft, y que ahora se utiliza contra las madres inmigrantes indocumentados con niños recluidos en el centro de detención de Artesia.
El mismo argumento fue adoptado con balseros haitianos que llegaron en masa al país hace más de una década.
“Es triste cuando la administración Obama afirma que madres jóvenes con bebés que escaparon por sus vidas son una amenaza para la seguridad nacional”, dijo Ahilan Arulanantham, sub-director legal de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) en el Sur de California.

La llegada de miles de niños centroamericanos a la frontera sur de EEUU ya había ocurrido hace 10 años.

La medida de Ashcroft formó parte de las respuestas del gobierno federal a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington DC y Pensilvania.
Abogados que se han trasladado hasta la remota zona de Artesia han dicho que las instalaciones están muy alejadas de las principales ciudades, advierten dificultades para conseguir representación legal y están alarmados ante la política implementada respecto a las madres migrantes, dijo La Opinión.
Los expertos aseguran que la política que sigue el gobierno de Obama con los migrantes detenidos en la frontera contradice la práctica de tomar cada caso por separado para garantizar el respeto al debido proceso.
“Lo que ocurría antes era diferente. Si una madre con un niño pequeño llegaba pidiendo protección y pasaba la primera entrevista para determinar si hay un caso creíble de asilo, normalmente se le daba fianza”, dijo Laura Lichter, abogada de inmigración de Denver, que pasó varios días en Artesia donando sus servicios la pasada semana.
“Ahora lo que estamos viendo es el trato de estas madres es el mismo que se otorga a migrantes con delitos serios y que implican un riesgo de seguridad”, agregó Lichter al periódico. “Dicen que si las liberas, la crisis de la frontera será peor. Francamente, esta es una violación seria a los derechos humanos”.

Activistas dicen que no se está dando a los niños la oportunidad de preparar sus casos para no ser deportados.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) no han comentado la política.
El gobierno de Obama ha reiterado que todos los menores y adultos detenidos por la Patrulla Fronteriza están en proceso de deportación que unos pocos podrán ganar sus casos de asilo político.
La semana pasada el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU pidió al gobierno amparar temporalmente a los niños migrantes mientras las cortes de inmigración revisan y atienden por separado cada uno de los casos. Un requerimiento similar fue hecho por el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), los países centroamericanos y organizaciones pro inmigrantes en Estados Unidos.
La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por sus siglas en inglés) dijo que la toma de una postura dura contra las madres migrantes, la mayoría de las cuales tienen niños pequeños y están encerradas en un improvisado centro de detención cuyas condiciones no son idóneas, es preocupante.
AILA coordina un programa pro bono para asistir a migrantes detenidos en el centro de Artesia.
La crisis humanitaria comunicada por Obama a principios de junio no es nueva, según un estudio al que UnivisionNoticias.com  tuvo acceso esta semana en exclusiva, y las causas que activaron el éxodo no son sólo la violencia en Centroamérica y la falta de oportunidades.
Elaborado por el doctor Raúl Hinojosa-Ojeda, director del North American Integration and Research de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), el informe revela que en el año 2006 el número de niños indocumentados detenidos por la Patrulla Fronteriza cuando intentaban entrar indocumentados al país fue más del doble que el número de aprehensiones ejecutadas en 2013.
Una de las razones del incremento en las cifras radica en una ley de 2008 para la prevención del tráfico humano aprobada por el Congreso, que impide la deportación inmediata de menores no acompañados provenientes de países que no sean fronterizos con Estados Unidos.
“Pasaron esa ley como típicamente pasan las cosas, no planificaron bien”, dijo Hinojosa. “No hicieron los ajustes necesarios para poner en ejecución la ley y no se planificó suficientemente con el número de gente que se esperaba”.
Antes de la entrada en vigor de la ley de 2008 las autoridades estadounidenses no preguntaban la procedencia de los niños, “los deportaban”, dijo Hinojosa. “Pero después de 2008 sí les preguntan. A los no mexicanos los cuentan pero a los mexicanos los siguen deportando como antes. La cifra no se conoce, pero debe ser tres o cuatro veces mayor que el número de niños centroamericanos”.
En el año fiscal 2005, la Patrulla Fronteriza detuvo a 114,563 niños, "pero ninguno enfrentó un proceso legal como ahora", dijo el investigador.
La mayoría de los niños detenidos en el año fiscal 2014, según el gobierno, proceden de Guatemala, El Salvador y Honduras.
(Con información de The Associated Press y La Opinión). 
©Univision.com
Commentarios