Dramático testimonio de los supervivientes del ferry surcoreano

Deutsche Welle | Jul 28, 2014 | 7:01 PM
El dramático relato de seis estudiantes, supervivientes del naufragio del ferry surcoreano Sewol, conduce a dos culpables: la tripulación de la nave, que ordenó a los pasajeros permanecer en sus camarotes mientras se hundía el barco, y los servicios de rescate, por no ayudar a quienes quedaron atrapados en los primeros momentos del accidente.
“En el barco Sewol, que llevaba 475 personas a bordo, viajaban más de 300 alumnos de una escuela”
La reconstrucción de los hechos ha tenido lugar en la primera comparecencia del juicio que se sigue contra el capitán y la tripulación del barco, hundido el pasado 16 de abril. La fiscalía argumenta que el capitán, Lee Jun-Seok, de 69 años, y otros tres tripulantes abandonaron la nave sin atender a la seguridad de los pasajeros, tras retrasar la orden de evacuación. Esta forma de actuar pudo haber elevado el número de muertes, 304 de un total de 476 tripulantes.
Las víctimas obedecieron órdenes de la tripulación
En el barco Sewol, que llevaba 475 personas a bordo, viajaban más de 300 alumnos de una escuela que iban a visitar la turística isla de Jeju, en el sur del país. Durante el juicio, los seis estudiantes supervivientes aseguraron que muchos de sus compañeros obedecieron las órdenes de la tripulación, permaneciendo un rato en fila india dentro de un pasillo del barco que conducía a una salida de emergencia. Mientras, el barco se hundía.
"Como no llegaban los servicios de rescate, muchos decidimos saltar al mar uno detrás de otro. Después de que yo saltara, una ola golpeó la salida de emergencia y los diez que quedaban en el pasillo ya no pudieron salir", recordó una joven. Otra estudiante aseguró que las lanchas de la Guardia Costera surcoreana recogían únicamente a los jóvenes que habían saltado al agua y que no actuaron para salvar a los que aguardaban en el ferri a la deriva, pese a tenerlos al alcance de la mano. "Se quedaron parados mirando al barco mientras se hundía, incluso después de que yo les dijera que había muchos atrapados tras la puerta de emergencia", dijo la joven.
Decenas de testimonios
Tras esta primera comparecencia, celebrada a puerta cerrada y sin la presencia de los quince acusados, se celebrarán varias otras en las que testificarán decenas de supervivientes hasta el próximo martes. El capitán y tres de los tripulantes están acusados de homicidio por negligencia grave, un cargo similar al de asesinato en primer grado.
Según el código penal de Corea del Sur, ello podría implicar la pena de muerte, aunque esta no se aplica en el país desde 1997. Los 11 miembros restantes de la tripulación están acusados de conducta negligente con resultado de muerte. Podrían enfrentarse a condenas de hasta cadena perpetua.
MS (efe/afp)
©Deutsche Welle
Commentarios