Activistas y congresistas aguardan las acciones ejecutivas migratorias de Obama

Univision.com | Jul 28, 2014 | 1:58 PM
Por Jorge Cancino
“Debe trabajar con el Congreso en soluciones reales en lugar de la emisión de Acciones Ejecutivas.”
Los campesinos de Oxnard, California, están tristes porque no habrá reforma migratoria en 2014. La esperaron pacientemente durante los últimos seis años, desde enero de 2009, cuando el Presidente Barack Obama llegó a la Casa Blanca tras ganar los comicios de 2008 con un amplio apoyo de votos latinos. A pesar de las malas noticias, no se rinden. “Voy camino a una reunión para decidir qué haremos las uniones a partir de ahora, cuando el Congreso se va de vacaciones”, dijo a UnivisionNoticias.com Lauro Barajas, director de la oficina regional de la Unión de Trabajadores de California.
A partir de la próxima semana ambas cámaras del Congreso entran en receso de verano. Y cuando regresen, al final de mes, los congresistas dirigirán todas sus armas a un solo propósito: ganar en cada uno de sus distritos las elecciones de medio tiempo del martes 4 de noviembre y conservar sus escaños.
“Nosotros pensamos que los grandes proyectos, como la reforma migratoria, a veces cuestan. Lo sabemos porque lo conocemos. Te pongo algunos ejemplos. Cuando la mujer tuvo que votar, fue una lucha de muchos años. Y todo lo que hicieron los afroamericanos fue una lucha grande para abolir la esclavitud. La reforma migratoria entra en la misma categoría de proyectos”, dijo Barajas.
Promesas inconclusas

Reacciones de Boehner tras la solicitud de presupuesto adicional para los problemas de los niños migrantes.

Durante la campaña presidencial 2008 Obama prometió una reforma migratoria en el primer año de su primer mandato, cuando los demócratas controlaban el Senado y la Cámara de Representantes. En 2009 otros temas de mayor interés nacional, entre ellos las guerras en Irak y Afganistán, la crisis financiera y la reforma de salud, retrasaron las discusiones.
En 2010 los demócratas perdieron la Cámara Baja y los republicanos reviraron el discurso migratorio hacia una política dura centrada en seguridad fronteriza y deportaciones.
En 2012 Obama volvió prometer la reforma y ganó la reelección con el mismo porcentaje de respaldo latino, obligando a los republicanos a cambiar el discurso y sumarse al esfuerzo por una reforma que saque de las sombras a 11 millones de indocumentados.
El divorcio
La luna de miel, sin embargo, duró apenas un par de meses. En junio de 2013 el Senado aprobó un plan bipartidista que incluye la ciudadanía para los indocumentados, pero el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes, encabezado por el presidente del Congreso, John Boehner (Ohio), advirtió que no discutiría el proyecto del Senado, que debatirían una versión propia y que lo harían por partes.
Ocho meses después, en marzo de este año, los republicanos dieron por muerta toda posibilidad de reforma migratoria.
“Pero esto no es nada más que la reforma las leyes de inmigración”, dijo Barajas. “Esto tiene que ver con los derechos de nuestra comunidad, con el respeto que nos estamos ganando en Estados Unidos, con la conquista de nuestros derechos junto con la reforma migratoria. Por eso creo que no nos podemos desesperar, ni desalentar. Los proyectos serios y grandes no son rápidos ni fáciles”.
En Washington DC, el activista y sindicalista Eliseo Medina dijo que “estamos trabajando para que el Presidente promulgue una acción administrativa lo más generosa e inclusiva que sea posible”, y aseguró que en noviembre usarán el voto para “castigar” a quienes se rehusaron en el Congreso a legalizar a los indocumentados. La lucha sigue”.

El Presidente dice que tomará cartas en el asunto de las deportaciones y la entrada de menores.

Las deportaciones
La desesperación, sin embargo, está lamente en los más de 11 millones de indocumentados que viven en el país. Desde que Obama llegó a la Casa Blanca, en enero de 2009, más de 2 millones de indocumentados han sido deportados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). El gobierno asegura que la mayoría de ellos tenía antecedentes criminales pero las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, entre ellos los sindicatos del campo, dicen que entre seis a siete de cada 10 no tenía antecedentes que pusieran en riesgo la seguridad nacional y califican para una reforma migratoria como la del Senado.
“Ahora tenemos la esperanza de que Obama pueda hacer algo” con Acciones Ejecutivas, dice Barajas. “Ojalá que pudiera hacerlo como lo que hizo para los dreamers pero un nivel más amplio. Sabemos que tiene limitaciones pero como presidente Puede usar su poder para traer alivio a toda la necesidad grande como la nuestra”.
La última promesa
El 30 de junio Obama anunció que tomaría acciones ejecutivas para aliviar temporalmente la estadía de millones de indocumentados y responsabilizó a los republicanos por el estancamiento de la reforma migratoria en la Cámara de Representantes. Y dijo que lo haría antes que finalice el verano.
“El presidente dijo que iba a hacer algo y estamos esperando que lo haga”, dijo a UnivisionNoticias.com el congresista demócrata por Florida, Joe García, quien en octubre del año pasado copatrocinó un proyecto de ley de reforma migratoria (H.R. 15) basado en el plan del Senado.
Entre las medidas que se esperan, García citó una ampliación de la Acción Ejecutiva (DACA) que en 2012 detuvo temporalmente la deportación de miles de dreamers y les otorgó un permiso de trabajo. Y también “Acción Ejecutiva para que personas afectadas por la Ley del Castigo puedan regularizar sus permanencias”.
La Ley del Castigo, aprobada por el Congreso en 1996, sanciona con 3 años fuera de Estados Unidos a indocumentados que han permanecido más de 180 días indocumentados en el país, y con 10 años si la permanencia sin papeles pasa de un año o 365 días.

El mandatario dijo que los Republicanos en la cámara baja se niegan a discutir una reforma migratoria.

Derecho a una visa
“Un porcentaje enorme de personas afectadas por esta ley tienen derecho a una visa. Y pienso que Obama pude usar su poder ejecutivo para darle a estas personas estatus de algún tipo que les permita regularizar sus permanencias”, indicó.
García también citó las recomendaciones que en junio le entregó a Obama el Caucus Hispano, integrado sólo por republicanos. La lista incluye desde una ampliación al DACA hasta mejoras en los centros de detención de inmigrantes de ICE hasta eliminar los controvertidos programas federales Comunidades Seguras y 287(g), que otorga poderes especiales a las policías locales para actuar como agentes federales del servicio de inmigración. También frenar la deportación de personas sin récord criminal.
El Caucus le pidió a Obama proteger a los inmigrantes con fuertes y profundas raíces familiares en Estados Unidos y señaló que la Administración debería utilizar todos los medios legales disponibles, incluyendo ampliar el DACA, para proteger o amparar a los indocumentados que califican para la reforma migratoria del Senado.
Niños estadounidenses
Otras recomendaciones apuntan a proteger a los padres inmigrantes indocumentados de niños ciudadanos estadounidenses, y que a los indocumentados calificados como de “baja prioridad" se les debería permitir que permanezcan junto a sus familias a través de un “parole” y concederles una libertad condicional como una forma de alivio administrativo que podría potencialmente beneficiar a grandes grupos de personas de diferentes maneras.
Otro grupo a proteger podrían ser los familiares inmediatos indocumentados de residentes permanentes para que puedan gestionar sus permanencias y no quedar expuestos a ser sancionados con la Ley del Castigo.
Una medida similar entró en vigor en 2012 y ampara a ciertos familiares inmediatos (cónyuges e hijos menores de edad solteros) de ciudadanos quienes pueden ajustan sus estados migratorios y esperar un cupo disponible de residencia en Estados Unidos y salir sólo para ir a buscar la visa sin ser castigados.
Que actúe ya
El activista Enrique Morones, director de la organización Ángeles de la Frontera, dijo a UnivisionNoticias.com, desde San Diego, California, que “esperamos que el presidente tome Acción Ejecutiva sin el Congreso”, y que esperan respuestas cuanto antes. Mientras, en Seattle, Washington, Maru Mora, del movimiento Latino Advocacy, dijo que el presidente Obama “debe actuar ahora “expandiendo la Acción Ejecutiva de los dreamers”.
La activista también dijo que entre las medidas que adopte el presidente “se debe contemplar a los miles de niños migrantes solos detenidos en la frontera del suroeste de Estados Unidos”.
“Le haremos un piquete a Obama en las afueras de la Casa Blanca el 2 de agosto para que no se olvide. El resto del mes habrá más acciones en todo el país, aprovechando que los congresistas estarán en sus distritos en busca de nuestros votos”, añadió.
Reforma secuestrada
Frank Sharry, director de America’s Voice, dijo que “por demasiado tiempo la reforma migratoria ha sido rehén de la falta de voluntad política, de la politiquería barata y de la demagogia como ha quedado plasmado con la emergencia humanitaria de la frontera, que los republicanos han explotado y usado como excusa para seguir postergando una solución a la otra crisis interna que representan 11 millones de indocumentados viviendo con la constante amenaza de una deportación”.
“Esa negativa republicana de cumplir con su responsabilidad de legislar es la que ha generado la presión para que Obama actúe dentro de su  capacidad legal girando órdenes ejecutivas que amparen de la deportación a millones de indocumentados en tanto existen las condiciones políticas y legislativas favorables para una reforma migratoria que es la solución permanente y óptima”, agregó.
“Lo justo sería que se concedan permisos de trabajo a los millones que llenen los requisitos de legalización contemplados por el proyecto S. 744 que el Senado aprobó el año pasado. Pero el presidente y sus asesores determinarán quiénes serán los inmigrantes que pueden ampararse, por ejemplo, de una extensión de la Acción Diferida (DACA) que se concedió en 2012 a los Soñadores. Podrían ser los padres de esos Soñadores, podrían ser los indocumentados con hijos ciudadanos estadounidenses, y podrían ser, por ejemplo, los trabajadores agrícolas, uno de los sectores más necesarios de nuestra economía y también uno de los más olvidados y explotados”, detalló.
Guerra de posturas
La Oficina de la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), criticó la postura republicana de “deportar a los dreamers” y dijo que todavía había tiempo para aprobar la reforma migratoria si los republicanos quieren.
Los republicanos no tardaron en responder. “En este momento tenemos una crisis humanitaria y de seguridad fronteriza, y los estadounidenses en todo el país están de acuerdo en que debe ser abordada inmediatamente”, dijo a UnivisionNoticias.com la congresista Catthy McMorris Rodgers presidenta del partido.
“Es por ello que los representantes republicanos continúan trabajando en las soluciones que ayudarán a resolver esta crisis", agregó.
McMorris Rodgers dijo además que "el presidente debe trabajar con el Congreso en soluciones reales en lugar de la emisión de Acciones Ejecutivas independientes”, y que esas medidas “no van a resolver el problema".
La Casa Blanca ha dicho que la única manera de resolver permanentemente el problema de los 11 millones de indocumentados es con una reforma migratoria que los republicanos se resisten a aprobar en la Cámara de Representantes. Una fuente de la Casa Blanca dijo a UnivisionNoticias.com que el presidente sigue evaluando opciones que adoptará a finales del verano.
©Univision.com
Commentarios