Un reo agonizó por dos horas durante su ejecución en Arizona

Univision.com y Agencias | Jul 23, 2014 | 8:28 PM

SIGUIENTE:

Un asesino convicto agonizó por una hora y 40 minutos desde que le aplicaron la inyección hasta que murió.

Joseph Rudolph Wood, un asesino sentenciado a muerte en Arizona, agonizó por casi dos horas antes de morir durante su ejecución. La dosis de inyección letal que le fue suministrada falló.
“Este hombre realizó un horrible asesinato y ustedes se preocupan por las drogas”
Wood, de 55 años, falleció este miércoles a las 15:49, una hora y 57 minutos después de que la ejecución empezó, pese a que el procedimiento normal debió tomar solo 10 minutos, informó la oficina del secretario de Justicia estatal, Tom Horne.
Pese a que su defensa pidió que se aplazara el procedimiento a fin de conocer más sobre las dos drogas que se utilizarían en la ejecución, la Corte Suprema estatal negó la petición al afirmar que Arizona tiene derecho a mantener bajo secreto todo lo relacionado con las drogas que emplea.
De acuerdo con la agencia AP, durante el proceso de la muerte del reo, jadeó y se quedó si aliento al menos 600 veces, sin que fuese auxiliado.
Horas antes, los abogados también intentaron sin éxito que la Corte detuviera la ejecución, luego de que argumentaran que su cliente no fue bien representado durante su sentencia.
Wood fue condenado a muerte por los asesinatos de Debra Dietz y su padre en un taller mecánico en el año de 1989.
De acuerdo con la versión oficial de los hechos, Wood y Dietz tenían una tumultuosa relación en la que él varias veces la golpeó. El padre de la mujer intentó protegerla y evitar que la siguiera viendo, pero Wood reaccionó con enojo, disparando contra ambos.
Por su parte, los familiares de las víctimas dijeron que no tenían ningún problema con la forma en que la ejecución se llevó a cabo.
"Este hombre realizó un horrible asesinato y ustedes se preocupan por las drogas", dijo Richard Brown. "¿Por qué no le dan una bala, ¿por qué no le damos Drano?", señaló un familiar.
Mientras Wood pronunciaba sus últimas palabras, miró a los familiares de las víctimas y dijo que estaba agradecido con Jesucristo como su salvador. Luego les sonrió, lo que enfureció a la familia.
"Me consuela saber que hoy terminará mi dolor, hice una oración para que este o cualquier otro día puedan encontrar la paz en todos sus corazones y que Dios les perdone todo", dijo Wood.
El caso ha puesto de relieve el escrutinio que rodea la inyección letal después de dos polémicas ejecuciones, entre ellas la de un preso de Ohio que en enero resopló y se quedó sin aliento durante los 26 minutos que tardó en morir. En Oklahoma, un preso murió de un ataque al corazón minutos después de que funcionarios penitenciarios suspendieron su ejecución debido a que los medicamentos no se administraron de manera adecuada.
Arizona utiliza las mismas drogas, el midazolam y analgésico sedante hidromorfona, que fueron utilizados en la ejecución de Ohio. Una combinación de fármacos diferentes se utilizó en el caso de Oklahoma.
El gobierno de Estados Unidos se ha negado a revelar detalles como qué farmacias están suministrando drogas para la inyección letal y quién los está administrando
La ejecución de Wood fue la tercera de Arizona desde octubre y 36ª del estado desde 1992.
©Univision.com y Agencias
Comentarios