Tenga cuidado con lo que dice a través de Internet

Univision.com | Jul 23, 2014 | 12:38 AM
Por Fernando Escobar Giraldo
“Quienes administran justicia tratan de escarmentar para que otros no se amparen en anónimos”
Inaudito, pero acaba de ocurrir en Cali, Colombia. Un internauta se convirtió en el primer ciudadano de ese país en ser condenado a 18 meses y 20 días en prisión y a una importante multa, por emitir un comentario a través de internet.
El gran interrogante es si la Corte Suprema de Justicia colombiana está violando las normas sobre libertad de expresión al haber avalado la decisión tomada por un tribunal inferior.
Y un interrogante más, es si la justicia colombiana fue discriminatoria con esta sentencia pues son miles los casos similares que a diario se dan en todo el mundo a través de las redes sociales, blogs, páginas web, correos electrónicos y demás. Tanto así que un analista colombiano, de nombre Omar Rincón, comentó que: “De aplicarse los criterios del tribunal, el ex presidente Álvaro Uribe debería estar en la cárcel por todos los señalamientos que ha hecho y la cantidad de cosas que ha dicho que no son ciertas”.
El hecho se originó tras la publicación de una noticia por parte de www.elpais.com.co bajo el título: 'Siguen capturas por cartel de becas en Emcali'. Al final del mismo se menciona que una alta funcionaria de esa entidad estaría tomando correctivos por el otorgamiento irregular de becas a funcionarios.
El condenado, de nombre Gonzalo López, usó un seudónimo para publicar lo siguiente en internet, refiriéndose a dicha funcionaria: "Y con semejante rata como es Escalante que hasta del Club Colombia y Comfenalco la han echado por malos manejos, que se puede esperar... el ladrón descubriendo ladrones? bah!" (sic).
La aludida presentó una demanda por injuria y calumnia. Las autoridades hicieron seguimiento al anónimo con la dirección I.P. de la computadora y llegaron hasta López. Un juez lo halló culpable de injuriar a Gloria Lucía Escalante, utilizando como prueba la computadora, declaraciones de testigos y otros elementos.
Esto ha generado un enorme debate en Colombia que ya traspasa las fronteras. A López ni siquiera se le dio la oportunidad de retractarse y el tribunal determinó que tampoco pudo probar lo que dijo de que a la señora Escalante la expulsaron de ciertas entidades por malos manejos.
Muchas conclusiones surgen de este singular juicio. Quienes administran justicia tratan de escarmentar para que otros no se amparen en anónimos emitiendo conceptos considerados injuriosos. Miles de personas, quizás millones, deberían estar entonces tras las rejas. ¿Habría lugar a una petición de extradición si el supuesto delito se comete en otro país? ¿Hasta dónde llega la definición de –libertad de expresión—y hasta dónde esto queda al libre albedrío o libre interpretación de los jueces?. Alguien comentó que hay que tener cuidado porque si uno dice que “en el Congreso hay muchos corruptos”, pues podría terminar en la cárcel. Y ¿qué tal los mismos jueces cuando, amparados en su autoridad, tratan con severidad injuriosa a acusados o testigos en las cortes? Y, poniéndole un poco de ironía … casi todos los árbitros, en todos los deportes, en el mundo entero, tendrían derecho a acusar de injuria a millones de de aficionados.
Al señor López prácticamente no le quedan recursos legales.
Y una amiga mía a quien le conté la historia, podría corer el mismo riesgo de ir a prisión porque, también a través de internet, comentó: “Que asco los jueces, la Corte Suprema y la justicia colombiana”. El nombre no lo digo, bueno, imaginen porqué.
El diccionario define injuria como: “Insulto u ofensa contra la dignidad o el honor de una persona, especialmente mediante acusaciones injustas”. Y el código penal colombiano dice: “Injuria. El que haga a otra persona imputaciones deshonrosas, incurrirá en prisión de uno (1) a tres (3) años y multa de diez (10) a mil (1.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.
Saque usted sus conclusiones.
©Univision.com
Commentarios