Los dueños de La Bestia

Univision.com | Jul 22, 2014 | 6:49 PM

SIGUIENTE:

Univision Investiga nos cuenta cuales empresas mexicanas operan rutas del llamado tren de la muerte.

Por Gerardo Reyes. greyes@univision.net
“Es un hecho que los maquinistas han estado vinculados con actos delictivos”
Grandes compañías de Estados Unidos, magnates mexicanos, congresistas y ex funcionarios de Washington, tienen intereses en las empresas que operan los ferrocarriles de carga mexicanos conocidos genéricamente como La Bestia, según archivos públicos consultados por Univisión.
Las dos grandes empresas que manejan el servicio en México niegan que sus trenes sean parte de La Bestia, o consideran que las denuncias de lo que ocurre a bordo de sus vagones es un asunto por el que debe responder el gobierno.
Pero testigos y expertos sostienen que empleados de estas operadoras son parte de la cadena de abusos de los que son víctimas los indocumentados y que la responsabilidad debe ser compartida.

SIGUIENTE:

Influyentes políticos y empresas figuran entre accionistas detrás de las operaciones del tren ‘La Bestia’.

Uno de los indocumentados explicó a Univisión que en su travesía en La Bestia,  "los mismos trabajadores del tren querían dinero. Que si no les dábamos dinero nos podían bajar''. Otro compañero asegura que entregaron lo único que tenían, cinco pesos mexicanos. “¿Medio dólar más o menos?”, preguntó el reportero;"ni medio dólar, cuarto de dólar'', contestó el migrante.
Los indocumentados utilizan principalmente los ferrocarriles de Kansas City Southern y de Ferromex a partir del centro de México, en una ruta imprevista que comienza al sur en trenes de una empresa más modesta, la Compañía de Ferrocarriles Chiapas Mayab.
 Kansas City Southern
La Kansas City Southern México (KCSM) es la subsidiaria de Kansas City Southern (KCS),  una empresa privada que cotiza en el mercado bursátil de Nasdaq, en Estados Unidos, y opera ferrovías del centro y sur de este país, así como a lo largo del Canal de Panamá con trenes de pasajeros y carga que unen los dos océanos.
En México cubre rutas entre el norte y el centro del país, y toca los puertos de Lázaro Cárdenas, Tampico y Veracruz. Según documentos de Nasdaq, el mayor accionista de la empresa ferrocarrilera es T. Rowe Price Associates, un gigantesco fondo de inversión con intereses en Bank of America y General Electric.
Entre los miembros de la  junta directiva de Kansas City Southern, con base en Kansas City, Missouri, se encuentran el ex secretario de Transporte de Estados Unidos Rodney E. Slater y el ex embajador de Estados Unidos en México, Antonio Garza.
Slater, quien ocupó el cargo federal durante el gobierno de Bill Clinton, entre 1997 y 2001,  es socio de la firma de cabildeo Patton Boggs LLP en Washington.
Garza fue embajador en México de 2002 a 2009. Es hijo de inmigrantes mexicanos, estuvo casado con la heredera del imperio cervecero Corona, y hoy es parte de White & Case, una de las firmas de abogados más grandes de Estados Unidos, con oficinas en México.
Según documentos revisados por Univisión, los estatutos corporativos de KCS obligan a los miembros de la junta directiva de la compañía a tener acciones por no ser empleados de la empresa.
De acuerdo con la organización Maplight, en el último registro de la compañía, que data del 2012, aparecen como accionistas minoritarios de KCS el congresista demócrata Jack Reed y el republicano Kenny Marchant, quien se ha opuesto al paquete de emergencia presentado por el presidente Obama al congreso para los niños no acompañados.  Univisión Investiga consultó con la subsidiaria de la empresa en México qué tipo de medidas ha tomado la empresa con sus empleados en relación con las denuncias de abusos con los inmigrantes. Doniele Carlson, portavoz de la firma, respondió que KCSM tiene problemas "mínimos'' con los inmigrantes en sus trenes.
"Tenemos una seguridad bien entrenada y coordinada que ha prevenido exitosamente esta clase de cosas'', explicó Carlson. "KCSM no ha tenido que lidiar con temas de mala conducta de empleados como otros ferrocarriles mexicanos,'' agregó.
Sin embargo, en marzo de este año el gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra las empresas Kansas City Southern de México y Ferrosur, por su “presunta responsabilidad por acción u omisión en ilícitos y violaciones a los derechos humanos contra migrantes”, según un comunicado oficial de la gobernación.
Una serie de reportajes preparados por el corresponsal de Univisión Pedro Ultreras sobre el drama de los indocumentados en La Bestia, muestra que el problema en los trenes de KCSM no es insignificante.
“Me tocó ver personalmente a grupos pequeños de cinco, diez, cuatro o hasta veinte  migrantes centroamericanos en el norte de México en los trenes de carga de la compañía Kansas Southern'', explicó Ultreras.
Según el reportero, los migrantes usan los trenes de KCSM en las rutas hacia San Luis Potosí y Saltillo Coahuila, y de ahí hasta Piedras Negras o Monterrey.
El sacerdote  Alejandro Solalinde, director del albergue Hermanos del Camino de Ixtepec, es quizás la persona que más conoce las penurias de los migrantes.  Durante años ha dado refugio a cientos de ellos que van camino hacia Estados Unidos en el lomo de La Bestia.    
"Es un hecho que los maquinistas han estado vinculados con actos delictivos contra la población migrante'', señaló Solalinde. "Ellos han hecho parte de secuestros y de todo eso. Pero la responsabilidad no es sólo de ellos, ellos forman parte de una mafia donde están los carteles, operarios, funcionarios públicos y hasta corporaciones policiacas'.
Ferromex y Ferrosur
Los trenes del consorcio Ferrocarriles Mexicanos (Ferromex) surcan también el mapa del país, llevando en sus más de 14,000 vagones automóviles, productos agrícolas y frecuentemente migrantes. En 2011 Infraestructura y Transportes Mexico (ITM), la empresa que controla Ferromex, adquirió  a Ferrosur S.A. de C.V.
En el consorcio participan capitales del empresario Germán Larrea, el presidente de Grupo México, conocido como El Rey del Cobre por ser el dueño de la tercera empresa productora de este metal en el mundo. Carlos Slim, a través del grupo financiero Inbursa, también tiene influencia en Ferromex.
Un portavoz de Ferromex consultado sobre la posición de la empresa ante la crisis de los migrantes y las quejas de los abusos de algunos de sus empleados, respondió: "Todos estos temas son de competencia del Instituto Nacional de Migración que es el encargado de la política migratoria del país. La compañía no tiene opinión al respecto''.
Varios expertos consultados por Univisión coinciden que la responsabilidad es compartida. "Yo creo que estas compañías y sus dueños, que en algunos casos multibillionarios como Carlos Slim, tienen una responsabilidad para que los operarios de los trenes y sus acompañantes no sean parte de la mafia que pone en riesgo a eso migrantes'',  afirma la periodista Sonia Nazario, quien  ha escrito extensamente sobre el tema y recibió un premio Pulitzer por “La Travesía de Enrique”, que relata la historia de un niño hondureño sobre el lomo de La Bestia.
Uno de los tramos más febriles de La Bestia está al sur de México. Su manejo fue adjudicado a la empresa Ferrocarriles de Chiapas Mayab. La compañía no ha empezado a operar el tren, según le dijo a Univisión un vocero de la misma.
La estructura de la propiedad  de esta empresa es tema de un litigio  en una corte federal de Miami. Dos socias del gerente general y accionista de la empresa Pedro Topete Vargas lo demandaron alegando que utilizó un crédito obtenido por ellas para comprar la concesión del tren sin su autorización. La empresa de ingeniería ICA también fue demandada. Los demandados alegan que la querella está basada en hechos falsos.
Ninguna de las partes respondió llamadas y correos electrónicos de Univisión Investiga. 
©Univision.com
Comentarios