Grabovo, el pueblo que se convirtió en la zona cero del avión de Malaysia

Univision.com | Jul 19, 2014 | 1:55 PM
En Ucrania se escribe Грабове, en inglés, Hrabove y en castellano, Grabovo. Esta pequeña localidad de unas 3.3 millas cuadradas, ubicada en la región de Donetsk, en el este del país, acaba de saltar a la escena internacional por el motivo menos deseado. En uno de sus campos, cayeron los restos del avión de Malaysia Airlines que fue derribado el jueves pasado y en el que murieron 298 personas.
“Un grupo de mineros ayudaron a los socorristas a rastrillar la zona”
Un inmenso campo, sembrado con trigo, es el dramático escenario donde permanecen desperdigados los restos metálicos del avión malasio que se estrelló el jueves junto a decenas de cadáveres de los 298 pasajeros que iban a bordo.
A unos 80 kilómetros (unas 50 millas) de la capital regional, Donetsk, en el conflictivo este de Ucrania, el campo de Grabovo, cercano a otro de girasol, descubre ante los ojos de los pocos periodistas que llegaron al lugar imágenes para el espanto.
Los vecinos de Grabovo recorrieron ayer el campo sorprendidos y en shock ante el horror. Se pudo ver a hombres, niños y mujeres por igual. Algunos, no tenían más remedio que pasar por allí rumbo a sus casas.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Un testigo que presenció cómo se estrellaba el avión malasio aseguró hoy a la agencia Efe que con la onda expansiva de la explosión salió despedido desde la habitación en la que estaba y acabó en el sótano de su casa.
"Cuando cayó el avión, la onda expansiva de la explosión fue tan fuerte que mi mujer y yo salimos despedidos del cuarto de estar y acabamos en el sótano de la casa", dijo Alexandr, cuya vivienda se encuentra a unos 50 metros (unos 165 pies) del epicentro de la tragedia, donde se concentra la mayor parte de los restos del Boeing 777 malasio.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Los rebeldes separatistas custodian la zona del desastre y vigilan a los periodistas que hacen su trabajo entre los restos de la tragedia.
Para llegar a la zona cero de esta catástrofe hay que pasar una decena de sus puestos de control. A los rebeldes profusos, se los señala como responsables del derribo del avión, que se desintegró en el aire cuando fue alcanzado por un misil a más de 30 mil pies de altura.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Un gran fragmento del fuselaje deja ver el emblema de la compañía aérea Malaysia Airlines, cuyo vuelo MH17 cubría la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur cuando fue impactado.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Otros trozos más pequeños del aparato están diseminados en una amplia zona, y entre ellos aparecen también numerosos cuerpos de hombres y mujeres que viajaban en el trágico vuelo.
Dos días después del ataque, aún quedan trazas de fuego y humo que emanan de los restos del accidente y el lugar está poblado por milicianos armados hasta los dientes.
Los rebeldes aseguran que no han recogido los cuerpos porque no les corresponde y porque permiten que los socorristas del Servicio Nacional de Situaciones de Emergencia hagan su trabajo. Sin embargo, las autoridades ucranianas los acusan de haber retirado cuerpos para llevarlos a un lugar desconocido.
Los equipos de rescate acarrean sin cesar camillas en los que trasladan cadáveres.
Un grupo de mineros ayudaron a los socorristas a rastrillar la zona en busca de los cuerpos que quedaron esparcidos en un zona de 15 kilómetros (casi 10 millas) de ancho. A cada hallazgo, clavaban estacas con un trapo blanco en la punta para marcar el lugar en donde habían caído los cuerpos.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Uno de los comandantes rebeldes cuyo mote de guerra es "Ugrumin” dijo a Efe que no es cierto que ellos dispararan el misil que derribó el aparato malasio."Es una provocación de los servicios de seguridad ucranianos", asegura.
En la zona del desastre no hay disparos a pesar de encontrarse en una de las regiones separatistas donde se enfrentan los insurgentes prorrusos con el Ejército ucraniano desde abril pasado, tras una crisis que comenzó en febrero de este año.
Aunque no se llegó a un alto el fuego entre las partes, rige de hecho una especie de tregua desde que tuvo lugar el dramático siniestro.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

Además, según informó hoy el Servicio de Seguridad ucraniano desde Kiev, los rebeldes se han comprometido a permitir los trabajos de rescate de las víctimas en un radio de 20 kilómetros.
Así lo acordó el llamado Grupo de Contacto, formado por representantes de Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) en una videoconferencia celebrada anoche con los prorrusos desde Kiev.
"Las negociaciones a tres bandas terminaron con el acuerdo de que se creará una zona de 20 kilómetros cuadrados para que Ucrania pueda cumplir su tarea humanitaria, recoger los cuerpos y entregarlos a sus familiares", dijo Valentin Nalivaichenko, jefe de los servicios de seguridad.
Numerosos países y el Consejo de Seguridad de la ONU han exigido que se lleve a cabo una investigación independiente para aclarar las causas del siniestro del avión de Malaysia Airlines y han pedido que los prorrusos permitan el acceso a la zona de la tragedia.
Sin embargo, el Gobierno de Ucrania denunció hoy que los rebeldes se han llevado 38 cuerpos de los fallecidos en el siniestro.
Getty Images

Rebeldes prorrusos vigilan el área donde permanecen los restos del avión y limitaron el acceso a observadores.

"Milicianos armados alejaron a los equipos de rescate y los dejaron sin medios de comunicación. Cargaron los cuerpos en un camión como sacos. Según los milicianos, se disponían a llevarlos a la ciudad de Donetsk", dijo una fuente del Gobierno local de Donetsk.
Kiev también acusó Rusia de ayudar a los separatistas "a destruir las pruebas de un crimen internacional”.
Mientras tanto, en Grabovo, donde viven poco más de mil personas según el último censo, los vecinos no salen del espanto. Sus campos han quedado marcados a fuego por la catástrofe para siempre. Y ellos también. 
©Univision.com
Comentarios