¿Dónde está la Cruz Roja?

Univision.com | Jul 18, 2014 | 5:29 PM

Por David R. Ayón - Analista de Latino Decisions

La frustración crece con cada noticia de la extendida crisis fronteriza y las imágenes de niños y madres desesperados.  Tal situación inevitablemente propicia críticas, quejas y ataques mutuos, inclusive entre los líderes latinos.
“Amor, más que palabras – de cualquier manera, en cualquier momento, en cualquier lugar”
Hemos oído de congresistas hispanos criticando a sus colegas hispanos, y legisladores latinos estatales de California quejándose de los congresistas, en ambos casos por no ejercer el liderazgo debido en esta emergencia. 
Y el domingo pasado en la tele nacional, la conocida estratega republicana Ana Navarro hizo de las organizaciones hispanas el blanco de sus críticas. 
Sin duda, tiene sentido esperar y exigir más de nuestros líderes y organizaciones — y también de nosotros mismos.  Pero en primer lugar, cuando se trata de emergencias de dimensiones como la actual con los niños, la responsabilidad mayor corresponde a las autoridades.
Por lo menos las críticas entre los funcionarios latinos empezaron a dar lugar esta semana a la búsqueda de salidas, con que el Caucus Hispano del Congreso (CHC) se reuniría con el presidente Obama para abordar la situación.
En cuanto al papel de las organizaciones civiles, aun para formar una opinión muy preliminar, habría que ver y reconocer lo que sí se está haciendo — no solo lo que no se está haciendo — y además reconocer la necesidad estratégica de la especialización, planeación y visión de largo plazo de toda organizacion significativa y duradera.  Hay que juzgar la actuación de cualquier entidad conforme a sus propósitos establecidos.
Navarro se dijo estar muy decepcionada con las organizaciones hispanas porque no se ven ayudando a mejorar las lamentables condiciones en que se encuentran los niños en los refugios improvisados en Texas.  ¿Que tan justa esta crítica? 
El hecho es que las conocidas organizaciones latinas no fueron establecidas ni están estructuradas para proveer ayuda humanitaria de emergencia.  Hay organizaciones no-gubernamentales que sí, y antes de lanzar acusaciones, podemos enterarnos de las acciones que éstas han y no han emprendido.
La que más se destaca sin duda es la Catholic Charities of the Rio Grande Valley, dirigida por la monja Norma Pimentel.  Los informes en los medios abundan sobre el papel jugado por esta entidad religiosa, su movilización de centenares de voluntarios, los refugios establecidos en iglesias de McAllen y Brownsville, los miles de migrantes atendidos en las últimas semanas.
Basta con ver la conmovedora crónica de este drama en la página de Facebook de la organización, donde aparece documentado casi día a día el gran reto que ha enfrentado desde que abrió el primer refugio el 11 de Junio en McAllen.  Los llamados urgentes se presentan como una cascada -- pidiendo voluntarios, donaciones de comida, ropa, bolsas, almohadas, toallas, jabón.  En las fotos se ve la respuesta de la comunidad.
Los católicos no han sido los únicos texanos quienes han respondido de manera humanitaria a las agudas necesidades de los migrantes.  Ahí también han estado los Texas Baptist Men, aunque de una forma mucho mas discreta.  Aparentemente el tema de los indocumentados es lo suficientemente controvertido como para motivar a estos bautistas a casi guardar silencio respecto a la ayuda médica que han brindando a los niños en Brownsville.
Quizás el lema de los Texas Baptist Men es lo suficientemente contundente al respecto: ”Amor, más que palabras – de cualquier manera, en cualquier momento, en cualquier lugar.”  Aparte, están organizados para tomar acción sin atraer la atención de otros: en su página dedicada a comunicar el estado de alerta a sus voluntarios, actualmente aparece la condición color rojo, junto a las palabras “Active (GO),” con la explicación de que los voluntarios disponibles deben comunicarse con su coordinador asignado.  Más nada.
Hay otros tipos de organizaciones luchando desde sus propias trincheras.  Cinco de las más destacadas que abogan por los derechos de los migrantes presentaron una queja masiva formal ante el Departamento de Seguridad Interna (DHS), de parte de los niños migrantes no-acompañados, el mismo 11 de Junio cuando el refugio temporal en McAllen abrió sus puertas.  La detallada queja alega que la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza sistemáticamente abusa y maltrata a estos niños, y exige una investigación inmediata.
Después de ver las noticias, los incansables esfuerzos de Catholic Charities y el estado de alerta de los bautistas en Texas, resulta sumamente extraño no encontrar mención alguna de la emergencia actual en las páginas de internet de la Cruz Roja Americana – ni en la nacional, ni en inglés o español, ni en la local del sur de Texas, ni en la de noticias, ni en su Facebook.
La monja Norma Pimental lamenta la ausencia de ésta, la más grande de las organizaciones civiles dedicadas a proveer ayuda humanitarian de emergencia.  Nota que cuando se dio una situación similar en los 80, con los refugiados centroamericanos de aquel entonces, la Cruz Roja puso refugios temporales por todo el Valle del Rio Grande.  “Desafortunadamente, en esta crisis humanitaria, no vemos a la Cruz Roja…No entiendo por qué,” dijo la monja en entrevista con la Texas Monthly.
Portavoces de la Cruz Roja Americana del sur de Texas se niegan a dar respuesta; me refiriendon a la oficina nacional en Washington.  Los de allá tampoco quieren hablar del asunto de los niños migrantes; solo emiten una escueta declaración por escrito que en Texas, a petición de las autoridades, hicieron llegar cobijas y estuches higiénicos.
¿Donde está la Cruz Roja?  Esa sí es una pregunta pertinente.
©Univision.com
Commentarios