Jugar al aire libre, esencial para la salud de los niños

Reuters | Jul 18, 2014 | 3:23 PM
Los niños que pasan tiempo al aire libre después de la escuela son más propensos a tener buena aptitud física.
“Los CDC recomiendan que los niños hagan por lo menos una hora de actividad física por día”
Un equipo halló que los niños canadienses que pasaban la mayoría de la tarde al aire libre eran tres veces más propensos a hacer la actividad física diaria recomendada y a estar en mejor forma que los que se quedaban dentro de la casa después de la escuela.
"Es evidencia que refuerza la importancia de estar al aire libre", dijo el autor principal, Lee Schaefer.
Con su equipo, de la Universidad de Regina, Saskatchewan, estudió a 306 niños y adolescentes urbanos de entre 9 y 17 años. Los participantes utilizaron un dispositivo para contar la cantidad de pasos que daban durante una semana e informaron la cantidad de horas que pasaban al aire libre después de la escuela con actividades organizadas y juego libre.
Los que pasaban al aire libre la mayoría de la tarde hacían casi 20 minutos más de ejercicio moderado a intenso por día que los que se quedaban bajo techo tras considerar la edad, el sexo, el peso y el mes del año.
"Es importante que los alumnos estén al aire libre porque hacen más actividad física", dijo Schaefer. "Lo más importante del estudio no es que los niños se mueven más, sino que lo hacen con intensidad moderada o alta", agregó.
Los CDC de Estados Unidos recomiendan que los niños hagan por lo menos una hora de actividad física moderada a intensa por día. Pero son pocos los niños del mundo desarrollado que lo hacen, según publica el equipo en The Journal of Pediatrics.
Estudios previos habían hallado que los más jóvenes hacen la mayor parte de su actividad física diaria moderada a intensa en la escuela y que sólo se mueven 10 minutos por día después de la escuela.
Pero Schaefer señaló que el aumento de las exigencias escolares le restó tiempo al juego al aire libre en la escuela.
Dada la cantidad de horas que los niños están en la escuela, los autores consideran que las políticas de bienestar estudiantil deberían reforzar la actividad física al aire libre.
El nuevo estudio no recomienda cómo lograr que los niños y los adolescentes que tienden a no salir a jugar, lo hagan. Los autores también ignoran qué hacían los niños que salían de la casa. "Eso es justo lo que vamos a estudiar en el futuro", indicó Schaefer.
No hubo diferencia en el peso de los niños y los adolescentes que pasaban tiempo al aire libre o dentro de la casa.
Esto sorprendió a Schaefer, aunque dijo: "El peso no siempre es lo mejor para evaluar si una persona es saludable o no.
Cuando pesamos a alguien, en realidad no sabemos cuánto corresponde a grasa o a músculo. Aún nos queda mucho por conocer. Me encantaría ver que los alumnos pasan más tiempo al aire libre".
©Reuters
Comentarios