No sólo nos dedicamos a vender galletas

EFE | Jul 14, 2014 | 10:51 AM

Universidad de Arizona promueve incursión de niñas en programas de ingeniería

Tucson (AZ).- Mariana Bracamonte, de 13 años, aprovechó las vacaciones para construir robots con materiales reciclables como parte de un programa de la Universidad de Arizona que promueve la incursión de niñas en estudios de ingeniería.
Las estudiantes no solo aprenden nuevas destrezas, sino también trabajo en equipo
"Estamos construyendo un prototipo que va a ir dentro de un volcán, estará perfectamente cubierto y llevará también cámaras", explicó a Efe la joven estudiante.
Bracamonte fue parte de un grupo de 24 niñas exploradoras de varias partes de Arizona que participaron esta semana en un campamento de verano organizado por el Colegio de Ingeniería de la Universidad de Arizona en conjunto con la organización Girls Scouts del Suroeste de Arizona, en la ciudad de Tucson.
El programa busca "mostrarles que hay diferentes opciones para ellas al momento de que quieran escoger una carrera", explicó a Efe Michelle Higgins, representante de las Girl Scouts del Suroeste de Arizona.
"Muchas personas tienen el estereotipo equivocado de que las niñas exploradoras solamente se dedican a vender galletas", se quejó Higgins.
La rama de la ingeniería es sumamente amplia y ofrece diversas oportunidades como computación, ciencias y desarrollo tecnológico, entre muchas otras.
Higgins señaló que esta nueva experiencia les muestra las capacidades que tienen y les ayuda a desarrollar nuevas aptitudes.
Las participantes analizaron diferentes escenarios de desastres naturales como los incendios forestales, inundaciones y temblores, entre otros, y luego diseñaron robots para salvar a las víctimas de estos desastres.
De igual forma, crearon albergues que pueden ser guardados y transportados rápidamente a los lugares donde sean requeridos.
"Las estudiantes no solo aprenden nuevas destrezas, sino también trabajo en equipo", aseguró Higgins.
Para asesoras del campamento de verano como Ana Rapalo, este tipo de programas son de suma importancia ya que considera que aun existe una notable la ausencia de mujeres, principalmente latinas dentro de los programas de ingeniería.
"En las clases te puedes dar cuenta que hay muy pocas mujeres, estos programas enseñan a las niñas que podemos hacer esto, no importa que no seas exitosa en todo lo que hagas, si tienen la dedicación y la perseverancia se puede lograr", dijo a Efe Rapalo, quien es estudiante de ingeniería en la Universidad de Arizona.
Indicó que las jóvenes estudiantes se dan cuenta de las múltiples aplicaciones que puedan dar a sus conocimientos, al mismo tiempo que cumplen con sus propósitos de servir a la comunidad.
"Creo que es significativo que usaron su creatividad utilizando materiales reciclables que se pueden encontrar en sus hogares y no modelos que solo requieren ser ensamblados", expresó Rapalo.
La mayoría de las estudiantes fueron estudiantes de escuela intermedia, que se encuentran en una edad donde comienzan a definir la carrera que desean estudiar.
El campamento de verano tuvo un gran impacto para Bracamonte, quien aseguró que en el futuro le gustaría estudiar ingeniería.
"Fue una gran experiencia y una buena oportunidad para aprender cosas que no sabías, me gustaría especializarme en computación o electricidad", aseveró esta joven de padres mexicanos.
©EFE
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en