Florida ejecutó al reo Eddie Wayne por violación y asesinato de una niña

Notimex | Jul 10, 2014 | 1:43 PM

La Corte rechazó la apelación

Eddie Wayne Davis, un reo condenado a sentencia de muerte por asesinato y violación de una niña cumplió su sentencia este jueves, al recibir una inyección letal en el estado de Florida.
 
Davis, de 45 años, fue condenado en 1995 por el asesinato en primer grado de Kimberly Ann Waters,  la hija de una mujer con la que había salido brevemente.
 
De acuerdo con documentos de la corte, el acusado irrumpió en el remolque de su exnovia en la comunidad de Lakeland buscando dinero para comprar cerveza. Los fiscales detallaron que encontró a Waters dormida, por lo que despertó a la niña y la violó.
 
En junio pasado, el gobernador de Florida, Rick Scott, firmó su sentencia de muerte.
“En junio de 1995, un jurado condenó por unanimidad a Davis culpable por asesinato en primer grado”
Pese a que Davis comunicó con anterioridad a las autoridades que sufría de Porfiria, un trastorno en la sangre y dijo que la inyección podría causarle dolor abdominal extremo y náuseas, la apelación del reo fue rechazada por la Suprema Corte, ya que uno de los médicos testificó que era "altamente improbable" que se presentaran estos síntomas.
Los abogados del prisionero insistieron en que su cliente sufriría con la inyección  y presentaron un testimonio médico que indicaba que la sustancia Midazolam, utilizada para dejar a la persona inconsciente, podría causarle una crisis de Porfiria y que además se violaría la prohibición constitucional de los castigos crueles e inusuales.
Lamentablemente la droga mortal no funcionó como se esperaba y Eddie Wayne Davis tardó 40 minutos en morir de un paro cardíaco.
En junio de 1995, un jurado condenó por unanimidad a Davis culpable por el asesinato en primer grado, por el secuestro y agresión sexual contra Waters.
©Notimex
Comentarios