Obama: el Congreso puede actuar ahora para solucionar la crisis de los niños

Univision.com | Jul 09, 2014 | 7:52 PM

SIGUIENTE:

El presidente se reunió con el gobernador de Texas para tratar la crisis humanitaria de niños migrantes.

En medio de las críticas por no visitar los albergues que alojan a los niños inmigrantes que llegan en masa hace meses a EEUU, el presidente Barack Obama salió a presionar una vez más al Congreso para que halle una solución a la crisis migratoria que atraviesa el país. Sobre las 6.45 hora del este, Obama salió al cruce de las críticas y aseguró que está abierto a todas las propuestas del gobernador de Texas, Rick Perry, para hacer frente a la ola de los menores solos que atraviesan Honduras, Guatemala, El Salvador y la frontera con México para entrar en EEUU. En los últimos 9 meses, más de 57,000 niños lo han hecho, desbordando los albergues y refugios para inmigrantes, según los últimos datos divulgados hoy.
“Si quieren que el problema que se solucione a largo plazo, el Congreso debe actuar rápidamente”
El Presidente dio su discurso desde Texas a donde acudió para discutir el tema con Perry, uno de sus más férreos opositores y posible candidato presidencial en 2016.
El gobernador de Texas recibió a Obama en el aeropuerto de Dallas y viajó con él en helicóptero a una reunión con funcionarios locales y líderes religiosos para discutir la crisis en la frontera.
Durante su discurso, Obama le pidió al Congreso a que apruebe rápidamente su pedido de más fondos de emergencia para que las ideas de Perry y otras puedan ponerse en marcha.

SIGUIENTE:

Durante su visita a Texas, el presidente Barack Obama se reunió con Rick Perry a puerta cerrada para tratar el problema de los niños migrantes.

Ayer, Obama envió oficialmente al Congreso un pedido de 3,700 millones de dólares para hacer frente a la crisis de los niños migrantes, a la que él mismo ha reconocido como un asunto humanitario urgente.  Obama enfrenta una creciente presión política de partidarios y opositores por igual para detener la crisis humanitaria que se concentra en la frontera entre el Estado de Texas y México.
Su solicitud de ayer fue la medida más agresiva tomada hasta el momento por su Gobierno para abordar la crisis de menores procedentes de Centroamérica, junto con la orden de acelerar el proceso de deportaciones.
Los fondos, sin embargo, deberán ser aprobados por el Senado -controlado por demócratas- y la Cámara de Representantes- en manos de los republicanos, quienes se niegan desde hace un año a aprobar una reforma migratoria con camino a la ciudadanía que obtuvo el visto bueno de los senadores el 27 de junio de 2013.
Obama dijo que estaba dispuesto a considerar el envío de tropas de la Guardia Nacional a la frontera, como ha pedido el republicano Perry en varias ocasiones, pero advirtió que sólo sería una solución temporal.
El Presidente lanzó un guantazo a Perry y los republicanos al decirles que si quieren que el problema se solucione a largo plazo, el Congreso debe actuar rápidamente para darle luz verde a su pedido de fondos especiales.  “No hay nada que el gobernador indicó que le gustaría ver a la que yo tenga una objeción filosófica", dijo Obama después de reunirse con Perry y otros líderes locales.  Obama dijo que Perry llamó la atención sobre cuatro áreas que le preocupan: el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, la ubicación de esos agentes, las diferentes políticas para inmigrantes procedentes de México frente a los que vienen de América Central y el funcionamiento del sistema de cortes migratorias de EEUU.  Obama dijo que si el Congreso aprueba la solicitud de fondos de emergencia, el Gobierno tendrá los recursos necesarios para tomar algunas de las medidas recomendadas por Perry.
Según Obama, el problema se puede arreglar si el Congreso –sobre todo los republicanos como el gobernador de Texas- están interesados en llegar a una solución, pero que si prefieren transformar este tema en un asunto político, no será resuelto.
La crisis de los menores de edad migrantes ha empeorado de tal modo que los detractores del Presidente han empezado a llamarla el Katrina de Obama, en referencia a lo mal que manejó George W. Bush la crisis desatada por el huracán que arrasó Nueva Orleans en 2005.
La Casa Blanca rechazó esas comparaciones hoy.
Obama, dijo esta tarde que su decisión de no visitar la frontera sur durante su viaje a Texas, se debe a que sería "un teatro" que no resolvería la crisis migratoria y negó que sus medidas ejecutivas sobre inmigración hayan generado un efecto de llamada para los niños centroamericanos.
"No hay nada que esté ocurriendo en la frontera de lo que yo no esté íntimamente al tanto y haya sido informado", dijo Obama desde Dallas.
"Esto no es un teatro. No estoy interesado en oportunidades de foto, sino en resolver un problema", agregó el mandatario, quien ha sido criticado por republicanos y activistas por no visitar la zona por donde entran una media de mil niños y adultos centroamericanos cada semana.
“Queremos hacer lo correcto para estos niños. Esta es una situación extremadamente peligrosa”, dijo Obama y volvió a pedirles a los papás de los niños en Centroamérica que no pongan a sus hijos en peligro al enviarlos solos a cruzar países y fronteras.

SIGUIENTE:

El presidente Obama habló directamente a los padres de Centroamérica que envían a sus hijos a Estados Unidos.

Los republicanos del Congreso se mostraron escépticos un día después del pedido de Obama, a pesar de que han presionado a la Casa Blanca para que tome medidas enérgicas ante la crisis, recibieron la propuesta con cautela.
“La Cámara no va a aprobar directamente lo que el Gobierno desea hacer'', dijo el representante Mario Diaz-Balart, miembro del panel de crisis fronteriza establecido por el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner.
Otro republicano, Mick Mulvaney, criticó el pedido de financiamiento y sugirió que se deberían solicitar fondos de ayuda al exterior para pagar por la propuesta de la Casa Blanca.
“Creo que es una payasada. Creo que el presidente ha creado este plan para hacerlo ver como si la única razón por la que no está reforzando la frontera es porque no tiene dinero. Y eso no es preciso'', sostuvo Mulvaney.
“Si lo aprobáramos -y no estoy diciendo que apoyaría el proyecto- el primer paso sería encontrar una forma de financiarlo. Quizás tomemos ayuda del exterior de países que están ayudando a contribuir con esta dificultad'', indicó.
El discurso de Obama no fue la única medida del Poder Ejecutivo. El vicepresidente Joe Biden llamó a los presidentes de los tres países centroamericanos para discutir el tema y avanzar en posibles soluciones.
Con información de AFP, AP y EFE
©Univision.com
Commentarios