Obama sopesa pedir cambios a ley de 2008 para acelerar las deportaciones de niños

EFE | Jul 03, 2014 | 11:43 AM
El presidente Barack Obama está considerando pedir cambios a una ley de 2008 para acelerar la deportación de los niños que llegan a la frontera, indicó a Efe un funcionario de la Casa Blanca que pidió el anonimato.
“No estaban llegando niños centroamericanos en las cantidades que llegan ahora.”
El lunes, Obama informó en una carta al Congreso de que próximamente les enviará una serie de solicitudes para dar más autoridad al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, con el fin de acelerar la deportación de los niños procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador.
Una de las opciones que Obama está examinando para ello es la de cambiar una ley de 2008 que exige que la Patrulla Fronteriza entregue al Departamento de Salud a aquellos niños indocumentados que crucen la frontera y cuyo país de origen no comparta frontera con Estados Unidos, en lugar de deportarlos de inmediato.
"Lo que estamos considerando permitiría al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tratar a los menores de Centroamérica de forma similar a como tratamos a los niños de México", que sí pueden ser deportados a su llegada al país, dijo el funcionario.

Desde Laredo, Texas, te decimos qué ocurre cuando las familias son liberadas en terminales de autobuses.

"En cualquier caso, se examinará cualquier petición humanitaria relacionada con cada uno de los niños y se asegurará que los países donde se va a devolver a los niños tengan mecanismos apropiados activos para poder repatriar y reintegrar a los niños de forma segura", agregó.
La ley, conocida como TVPRA (siglas de Ley de Reautorización de Protección de las Víctimas de Tráfico de Personas), se firmó en un momento en el que "no estaban llegando niños centroamericanos en las cantidades que llegan ahora", subrayó la fuente.
Por eso, Obama quiere pedir que se enmiende la ley de forma que la Patrulla Fronteriza pueda decidir más rápido sobre la situación de los niños y deportarlos rápidamente a su país de origen.
No obstante, la Administración "sigue comprometida con los principios básicos de la TVPRA: asegurar que los niños quedan protegidos del tráfico de personas y proporcionar un refugio seguro para aquellos que huyen de un medio creíble de persecución en su país de origen.

Pese al riesgo de caídas y mutilaciones, niños y embarazadas trepan al tren ‘la bestia’.

Algunos activistas han mostrado su preocupación por el efecto que puede tener cambiar una ley diseñada para proteger a niños que pueden ser víctimas de tráfico de personas y otros abusos.
"Esto es una completa devastación del debido proceso para los miembros más vulnerables de nuestra comunidad", indicó una analista de inmigración del grupo de libertades civiles ACLU, Ruthie Epstein, al diario USA Today.
La fuente consultada por Efe en la Casa Blanca negó que los posibles cambios a la ley puedan vulnerar el debido proceso de los menores, al asegurar que se evaluarán sus casos uno por uno y que hacer que el sistema sea "más rápido" no significa que sea menos justo.

Univision habló con el hermano de Gilberto Ramos, el menor guatemalteco que murió tras cruzar la frontera.

Actualmente, los niños centroamericanos interceptados al llegar al país son reubicados en instituciones federales o con parientes dentro del país a la espera de que su caso avance a través del sistema de justicia migratoria estadounidense, un proceso lento pero que al final conduce a la deportación en la mayoría de los casos.
Según datos del Gobierno, unos 90 niños y adolescentes no acompañados cruzan la frontera suroeste diariamente y ya suman unos 52,000 los detenidos en los últimos 9 meses tras entrar al país, cifra que podría llegar a 100,000 a final de año.
A eso se suman los 39,000 adultos acompañados de niños detenidos por las autoridades.
©EFE
Commentarios