Se llevó a la tumba su secreto millonario

Univision.com | Jul 02, 2014 | 11:30 AM
Vivía como un ermitaño. No tenía lujos, auto del año ni una mansión. La ropa que usaba era sencilla, una gorra, una chamarra y un pantalon obscuro es  la vestimenta con la que sale en una de sus últimas fotografías. Pero un grande secreto guardaba el estadounidense George Konnigh: era millonario.
“Vivió una vida muy simple, parecida a la de un ermitaño”
La policía de Ramapo lo encontró muerto a los 79 años. El cuerpo estaba afuera de su casa rural. Llevaba varias semanas viviendo solo después de la reciente muerte de su hermana, con quien compartía la granja familiar.
Su casa tenía pocos bienes además carecía de fontanería en el interior y de calefacción. Pero esto no significaba que George no tuviera el dinero suficiente como para vivir con comodidades.
Él había recibido alrededor de 3 millones de dólares por la venta de 31.5 acres de la propiedad de su familia en el norte de Ramapo.
Se los vendió a la empresa de Nueva Jersey, JIEM Propiedades en el pasado mes de noviembre.
Su hermana, Alice, fue quien  habría hecho la transacción.
Los restos de George fueron encontrados a las 11:52 de la mañana en su casa.
"Vivió una vida muy simple, parecida a la de un ermitaño", dijo Mark Emma, teniente de la policía de Remapo.
Estaba solo, únicamente tenía a un abogado que lo veía de vez en cuando.
Su casa estaba en tan mal estado que parecía que estaba abandonada.
Tenía una vida sin pretensiones. A menudo caminaba por el bosque y solo en algunas contadas ocasiones se transportaba en taxi.
La autopsia que le realizaron para determinar las causas de su muerte aún no es clara pero no se ha considerado que haya algún sospechoso de asesinato.
La policía cree que lo más probable es que haya perdido la vida por una causa natural.
Thomas O'Connel, uno de los abogados que trabajó con la familia durante los últimos 15 años, dijo que habían poseído no menos de 200 acres de tierra en el área.
Dijo que George y sus hermanas, Alice y Anna, nunca habían trabajado ni tenido empleos fijos.
"Ellos vivían de las ventas de los acres para salir a flote, tal como sus padres lo habían hecho", dijo O'Connell.
Aunque ellos no tuvieran verdaderos gastos fuertes, la venta más reciente fue hecha, en gran parte, para pagar más de 130 mil dólares en impuestos, recalcó O'Connell.
El abogado dijo que George jamás había ido a médico y  una visita al dentista era inimaginable.
Eugene Erickson, de 82, una vecina de la familia desde 1956, dijo que los Konnigh no eran  muy sociables y que tampoco hablaban mucho con los demás.
"Vivían como si fueran reclusos. Nadie los conocía. Vivían para ellos mismos. Yo le decía hola a George pero nunca recibí grandes respuestas de su parte", explicó a la prensa local.
©Univision.com
Commentarios